La primera víctima de la guerra económica no puede ser la verdad

Por amor a la memoria de Sebastián

Por: Luis Enrique Gavazut Bianco

 

En su clásica obra Crisis de la República, la conspicua filósofa, teóloga y filóloga alemana Hanna Arendt, exilada primero en París en 1933 y luego en Estados Unidos a partir de 1941, donde desarrolló su exitosa carrera y falleció en el año de 1975, explica que fue la metódica y deliberada mentira, sistemáticamente utilizada por el gobierno norteamericano para ocultar la verdad sobre la Guerra de Vietnam a la opinión pública de ese país, lo que la hizo cavilar sobre este oscuro aspecto de la política. Al respecto expone:

“Más que sus errores de cálculo, son notas esenciales de los Documentos del Pentágono su encubrimiento, su falsedad y su condición de mentira deliberada. La confusión que se comete cuando se concede más importancia a los primeros es debida probablemente al hecho extraño de que las decisiones erróneas y las declaraciones insinceras se hallaban en contradicción consistente con los precisos documentos de los servicios de información” (Arendt, 1999, p. 22).

Si esas palabras no hubiesen sido escritas en referencia a la Guerra de Vietnam, el lector pudiera fácilmente pensar que lo fueron para referirse a lo ocurrido casi medio siglo después en la Guerra de Irak, iniciada por los Estados Unidos en 2003.

La relación, o más bien la ausencia de relación, entre hechos y decisiones, entre los servicios de información y los servicios civiles y militares es quizá el más trascendental secreto y ciertamente el mejor guardado de los que revelaron los Documentos del Pentágono” (Arendt, 1999, p. 28).

Pareciera estarse escuchando las críticas que meses después de iniciarse la Guerra de Irak el Congreso norteamericano hiciera a los servicios de inteligencia y al gobierno de ese país, por la presunta “descoordinación” entre ambos, habiéndose demostrado que los primeros estaban, desde antes del inicio de la guerra, en cabal conocimiento de que Irak no poseía ni nunca poseyó armas de destrucción masiva, que fue justamente el argumento que utilizó el gobierno norteamericano hasta la saciedad para convencer a la opinión pública nacional e internacional de la necesidad de perpetrar esa guerra.

Llevado al extremo, el argumento de Arendt sobre la falsedad y el engaño en la política, hace pensar seriamente en la posibilidad de que el derrumbamiento del World Trade Center de Nueva York en el año 2001, haya sido conocido por el gobierno norteamericano desde antes que ocurriese, dado el uso intensivo que luego se hizo de ese criminal suceso para convencer a la opinión pública de la necesidad de librar la llamada Guerra contra el Terrorismo e invadir acto seguido a Afganistán. Esta posibilidad resulta tanto más plausible si se toma en cuenta el hecho histórico, comprobado y reconocido por el propio gobierno de los Estados Unidos, de que éste estaba en conocimiento del ataque japonés a Pearl Harbour en 1943 desde al menos tres días antes de que el mismo ocurriese, hecho que se utilizó para convencer luego a la opinión pública de que Estados Unidos debía entrar a la Segunda Guerra Mundial.

“Es total la divergencia entre los hechos –formulados por los servicios de inteligencia y a veces por los mismos que decidían (como sucedió especialmente en el caso de McNamara), y a menudo accesibles al público informado- y las premisas, teorías e hipótesis según las cuales se elaboraban finalmente las decisiones” (Arendt, 1999, p. 32).

Pero lo más grave del problema del engaño político es más adelante expresado por la autora en referencia, en los siguientes términos:

…cuanto más éxito tenga un mentiroso y mayor el número de los convencidos, más probable será que acabará por creer sus propias mentiras (…) El mundo interior del gobierno, con su burocracia por una parte y su vida social por otra, torna relativamente fácil el autoengaño (…) En el terreno de la política, donde el secreto y el engaño deliberado han desempeñado siempre un papel significativo, el autoengaño constituye el peligro por excelencia; el engañador autoengañado pierde todo contacto, no solo con su audiencia, sino con el mundo real” (Arendt, 1999, pp. 42-44).

Profundiza aún más su argumento la autora en referencia al señalar que el engaño y el autoengaño en la política, sobre todo este último, puede llegar a producirse por el distanciamiento del político respecto de la realidad y su desconocimiento o negativa a hacer uso del método científico para fundamentar su toma de decisiones, es decir, a corroborar sus hipótesis de acción con los hechos, con la realidad donde esas hipótesis puestas en práctica tendrán sus repercusiones.

Este fracaso en la distinción entre una hipótesis plausible y el hecho que debe confirmarla, es decir, el manejo de hipótesis y de simples ‘teorías’ como si se tratara de hechos establecidos, tornado endémico en las ciencias psicológicas y sociales durante el período en cuestión, carece con seguridad de todo el rigor empleado por quienes utilizaban las teorías de los juegos y los análisis de sistemas. Pero la fuente de ambos fracasos –principalmente la incapacidad o la repugnancia a consultar la experiencia y aprender de la experiencia- es la misma” (Arendt, 1999, p. 50).

El corolario de este último punto de vista es que el político engaña y se autoengaña por su incapacidad para aprender de la experiencia; sin embargo, hoy día las máscaras se han caído ya tantas veces que resulta difícil creer que esa actuación del político no sea deliberada.

Hannah Arendt, quien fuera una de las filósofas más influyentes del siglo XX, de manera verticalmente coherente con su línea de pensamiento aboga por la toma de decisiones políticas consensuadas mediante formas de democracia directa, al igual que desnuda la mentira y el engaño como fundamentos de la praxis política contemporánea: “…el engaño, la deliberada falsedad y la pura mentira, utilizados como medios legítimos para el logro de fines políticos, nos han acompañado desde el comienzo de la Historia conocida” (Arendt, 1999, p. 12).

 

¿La primera víctima de la guerra (económica) es la verdad?

Cada vez veo con mayor preocupación, por ser el arte de la verdad -mejor conocido como ciencia- aquel al cual he consagrado mi vida, que esa naturaleza falaz de la política esté resurgiendo en el ejercicio del gobierno bolivariano.

Y digo resurgiendo, porque todos sabemos lo mentirosos que fueron los gobiernos de la IV República, y en carne propia padecimos las consecuencias de esa terrible perversión. Por eso el advenimiento al poder del incólume Hugo Chávez fue una bocanada de aire fresco en la política venezolana. Por eso, también, la inmensa fuerza moral tras el mandato del Comandante Eterno: “En paz y en democracia, siempre obedeciendo al pueblo”, “En plenas libertades”.

No puede haber democracia ni libertades si no hay información veraz, si no hay transparencia en la rendición de cuentas ante la nación toda. Si no hay suficiente difusión pública de esa información. Nadie defiende lo que no conoce… y tampoco nadie se opone.

Lo desconocido es como si no existiera. Si no se sabe lo que ocurre, la gente está literalmente fuera de la realidad, viviendo en una nube o en un infierno, según sea el caso, sin saber por qué. Los insectos rastreros, al no tener sentido de la vista, no saben lo que es la luz, a pesar de vivir todos los días inmersos en ella. La información es la luz de una nación.

Comprendo que por la emergencia económica haya resultado conveniente a los mejores intereses republicanos el dejar de publicar cierta información de carácter macroeconómico, tomando en cuenta los impactos que dicha información tiene sobre el comportamiento de los agentes y con el fin noble de no empeorar por ello mismo la situación.

Sin embargo, ese ya insólitamente prolongado blackout informativo no solo ha sido para algunos indicadores macroeconómicos que obligatoriamente debe publicar el Banco Central de Venezuela, sino que se ha extendido a la práctica totalidad de la información gubernamental. Ya nadie publica nada, ni rinde cuentas de nada. Es imposible hacerse de ninguna estadística gubernamental, no solo del BCV, sino de todos los ministerios, entes, organismos y dependencias de la administración pública, a todos los niveles político-territoriales. El otrora gordo y sustancioso Anuario Estadístico de Venezuela que publicaba el Instituto Nacional de Estadística no es más que un recuerdo triste de un pasado alegre.

Bases de datos que en su momento fueron públicas en algunos portales web gubernamentales, como la famosa base de datos de CADIVI, fueron borradas del mapa y lo que ahora se consigue da ganas de llorar. Las estadísticas de asignaciones cambiarias del año 2013 siguen siendo el secreto mejor guardado del siglo XXI. Si no hubiera sido por el Blog La Tabla, que osadamente las filtró, también lo serían las de los años 2014 y 2015. A partir del año 2016 es como si el país hubiese dejado de existir, tal cual como absolutamente inexistente e inabarcable es la luz para los insectos rastreros.

La Constitución de la República obliga a todo funcionario público de cualquier nivel o jerarquía a dar cuenta de sus actuaciones ante el público (por eso es funcionario público), y no puede excusarse en prohibiciones u órdenes de sus superiores jerárquicos que contravengan esa disposición. La realidad es otra bien distinta. Cualquier funcionario que ofrezca declaraciones sobre sus actuaciones oficiales, sin autorización de sus superiores, es despedido o sancionado o víctima de cualquier índole de retaliación.

La única fuente de información pública son las declaraciones de los altos funcionarios de Estado ante los medios de comunicación social oficiales, cuyas contradicciones e imprecisiones han rebasado tal orden de magnitud, que dan ganas de darle con un bate de béisbol a la pantalla del televisor. Por ejemplo: que la gasolina representa 18.000 millones de dólares anuales para el país, que representa 14.000 millones de dólares anuales, que representa al menos 10.000 millones de dólares anuales… Algo así como la escena de la película donde el animador le pregunta a la chica: ¿Y cuántos años tienen ustedes de casados? Mientras ella dice “Ocho”, el chico a su lado dice: “Diez”; e inmediatamente el chico rectifica y dice “Ocho”, pero la chica al mismo tiempo dice: “Diez”. Intercambian miradas, y responden al unísono: “Bastantes años”.

La cosa es muy grave. No solo es la información estadística, sino todos los registros y constancias que garanticen el mínimo requisito para ejercer los derechos ciudadanos más elementales. Cualquier solicitud se recibe verbalmente y no le dan constancia al solicitante. Si es un reclamo o queja, mucho menos. En estos días, unos amigos me dijeron que en el Banco Agrícola de Venezuela usted va con la documentación y entonces un funcionario mete los datos en “el sistema” y vaya y espere a que le avisemos. Ni un recibo, ni una constancia, ni un número de caso o de expediente. ¿Y cuál es su nombre señorita? “María”. Si el crédito es rechazado o nunca es tramitado, el ciudadano queda indefenso porque no puede acudir al Poder Judicial a demandar sus derechos, en caso de que considere que hubo negligencia o discriminación por parte del banco, por ejemplo. Y, sobre todo, en caso de que por dicha negligencia o discriminación, el ciudadano haya sufrido perjuicios materiales y morales. No convivimos en un estado de derecho, muchísimo menos de justicia, porque no hay peor injusticia que la negación, deliberada o no, de la posibilidad de demandar los derechos ciudadanos (se tenga o no se tenga la razón).

Todas las instituciones se han vuelto pasmosamente irresponsables. Y a ello contribuye precisamente la oscuridad, la opacidad, la falta de información, la ausencia de registros, todo menos dejar alguna evidencia que pueda ser tomada como prueba. El concepto mismo de correspondencia recibida ha pasado al saco del olvido de las ideas exóticas. Es una tragedia histórica que finalmente acabará con nuestra República, no me queda la menor duda. Lo que viene ocurriendo con el asunto de los trámites de los pasaportes, por ejemplo, ya no solo dan ganas de agarrar el bate de béisbol, sino una ametralladora e irse a la montaña a seguir los pasos del Ché, Fidel, Fabricio Ojeda…

Y así es con todo: “No sé”, “No hay sistema”, “Vaya a otra oficina”, “Hay que esperar”, “Cambiaron los jefes”, “No sé cuándo”, “No sé dónde”, “Ahorita no hay”, “No mijo, olvídese de eso”, “Traiga el proyecto”, “Déjeme el proyecto que yo me encargo”, “Cuente con eso”, “Si quiere me paga y se lo doy”, “Eso cuesta tanto”, “Pero tenemos patria”… Y ya no puede taparse el Sol con un dedo, solo los ricos y poderosos quienes consiguen todo y rápido.

¿Para esto es que consagramos nuestra vida por la Revolución Bolivariana? ¿Para tener que volver la cara 20 años después y mirar el mismo cuadro dantesco del burocratismo y la corrupción adeco-copeyana?

El lector sabrá perdonar mi exabrupto, pero ya las venezolanas y venezolanos no tenemos tripa para seguir aguantando tanto abuso y barbarie. Soy chavista. Estoy y estaré hasta la muerte de este lado de la talanquera, por mis convicciones y porque se lo debo a Hugo Chávez, quien dio su vida por todos nosotros. ¿Hay alguno en el ejercicio del poder actualmente que esté dispuesto a hacer lo mismo? Ojalá y así sea. Aunque a estas alturas ya no sé si queda algo de la talanquera, porque las prácticas adeco-copeyanas son las que imperan por doquier. Hace rato que el adequismo tumbó esa talanquera. “El que tenga ojos que vea, el que tenga oídos que oiga”…

 

De la desinformación a la desprotección del Pueblo 

El otro día, la pareja de mi hermano, con siete meses de embarazo, inició labores de parto. Comenzó a sentir contracciones y dolores, como es lo usual en estos casos. Así que mi hermano me llamó y fui a buscarlos. Primero fuimos al Hospital General de Guarenas, donde la atendieron por la emergencia. “Ningún acompañante, por favor, esperen allí afuera en esos bancos que están en la calle”. Eran como las 10 de la noche. Al cabo de 20 minutos sale la chica. ¿Y qué te dijeron? Que tengo dilatación y que tengo que ir a la Maternidad porque aquí no tienen incubadora para el bebé.

Volamos a la Maternidad Concepción Palacios. Lo mismo. “Ella entra sola, no se admite ningún acompañante” (¿Tendrá algo que ver con que no haya testigos?). A la media hora sale de nuevo. ¿Qué pasó? Que aquí tampoco tienen cómo atenderme ahorita. ¿Pero eso es todo? ¡Llévela al Materno Infantil del Valle! Nos dijeron algunas personas que se encontraban allí. Volamos al Hospital Materno Infantil del Valle. Ya se imaginará el lector. “Ustedes esperen aquí afuera, ya la vamos a atender”. A los 10 minutos sale otra vez. Ya con gran dificultad para caminar y severos dolores por las contracciones. “Aquí me dicen que sí tienen cómo atenderme pero que no garantizan la vida del bebé”.

Esta vez nadie nos sugiere nada. Voy y le pregunto al vigilante. Amigo, por el amor de Dios, ¿qué podemos hacer? “Pueden ir al Pérez Carreño”. Una enfermera que por casualidad pasaba y escuchó, nos dijo que también podíamos intentarlo en la Clínica Santa Ana en San Bernardino. Enfrentados a la disyuntiva, por la urgencia del caso, optamos por ir a la Clínica Santa Ana que nos quedaba más cerca.

Al fin llegamos. Ya eran las tres de la madrugada. Llevaba al menos cinco o seis horas en labores de parto. En el asiento del carro, casi pare antes de llegar a la Clínica.

“Ustedes esperan afuera”. Ella pasa. Transcurre como media hora. Ella sale con sangre en todo el vestido. “¡Se me está saliendo el niño!”, exclamó hecha un mar de lágrimas, por el dolor y por lo que ya en su incipiente corazón de madre intuía… Le digo a mi hermano: “Entra con ella”. “Alto ahí, usted no puede entrar”, bramó el vigilante. “¡Que entres te digo y habla con la enfermera!”. Así lo hizo. Finalmente la atendieron. Una doctora les reclamó a las enfermeras y corrió con la camilla.

“Hay que esperar que la doctora avise en qué habitación va a estar para que le traigan el desayuno”. Pasó un buen rato. “Metan todas las cosas de la paciente en un solo bolso y dénmelo a mí porque ya tiene habitación asignada”. ¿Y cómo está ella? ¿Cómo está el bebé? “No sé”, nos dijo el vigilante. “Pero les digo algo, aquí hay tres incubadoras disponibles, yo las vi hoy, pero esas están reservadas”. “Hay que confiar en Dios”.

No supimos más nada. A las 7 de la mañana le dejamos unas empanadas y un jugo para el desayuno, con el vigilante, porque “nadie puede entrar hasta la visita, que es a la hora de almuerzo”.

Dejé a mi hermano y me devolví para mi casa a dormir un rato, con el corazón contento porque le habíamos salvado la vida al bebé. Cuando me desperté, lo primero que hice fue llamar a mi hermano. ¿Y el bebé? Está muerto. Dicen que nació vivo, pero que no aguantó. Que sufrió una falla hepática o algo así. ¿Y hay historia clínica? ¿Hay alguna prueba? ¿Eso es todo? Eso es todo.

Eso es todo. Eso es lo que vale la vida humana en el país que se llena la boca en jarro afirmando que “Lo primero es el ser humano”. Pues hay que demostrarlo no dejando morir a los bebés en el vientre de sus madres.

El que quiera entender lo que siento ahora y lo que está pasando en nuestro país, vaya al Materno Infantil del Valle y lea el lema que está escrito en el gigantesco mural de la entrada. Y mientras lo lee, piense bien en esta historia que acabo de narrar.

Cuando comencé a escribir este artículo, no pensé que iba a terminar de esta manera, porque quería discutir varios asuntos de la economía donde considero que el engaño, las medias verdades y, mucho peor, el autoengaño, pueden traer consecuencias muy lamentables. Sin embargo, por amor a la memoria de Sebastián, que fue su nombre por tan breves instantes en este mundo, he decidido dejarlo hasta aquí.

29 Comentarios en La primera víctima de la guerra económica no puede ser la verdad

    • Un gobierno que no puede garantizar los más mínimos y legítimos derechos de sus ciudadanos, principalmente el derecho a la vida, es un gobierno que se coloca al margen de la Constitución y las leyes, y por lo tanto puede considerarse un gobierno fracasado.

      • Mi sentido pésame. Estoy llorando. Por la muerte de su sobrino, con la situación del país ninguno está exento de pasar por algo así o peor. Que Dios nos ayude y nos ilumine para salir airosos de está espantosa crisis. Soy chavista, pero me temo que si Nicolás se vuelve a lanzar en las próximas elecciones mucha gente no lo va a apoyar, incluyéndome. Lo peor es que pudiera surgir un Bolsonaro que logre capitalizar el descontento de la gente. Saludos.

  1. Esta política de ocultar la información es tanto más grave como Venezuela de acuerdo con su constitución es una democracia participativa. Quiero añadir el hecho que desde 2017 no se publican mas las memorias y cuentas de los varios ministerios. Tanto en 2017 como en 2018 había un gran show de entrega al tribunal supremo y a la asamblea constituyente y después la información quedó guardada.

    Discuerdo con la idea que el ocultamiento de información macroeconomica pueda ayudar de alguna forma. Como los agentes necesitan este tipo de información el resultado es solo que la procuran en otro lugar.

  2. Cuando el pueblo entregó a Hugo Chávez Frías su poder soberano, conociendo la verticalidad y el patriotismo del comandante, sostuve que nos venían tiempos de encarnizada lucha, que la burguesía y el impeialismo acostumbrado a sus propias revoluciones y traiciones para dententar el poder nos impondría entre sus tácticas la mentira como instrumento para volver a dirigir los destinos del país. Sin embargo, sostuve que un revolucionario JAMAS DEBE MENTIR: que, por consiguiente, la VERDAD practicada por Hugo Chávez Frías nos conduciría como pueblo, como patriotas, hacia el logro firme de nuestra libertad, igualdad y soberanía, que por siempre la utopía dejaría de ser un sueño. ¡Este
    grande hombre cumplió!. La revolución se sentía. Chávez como esencia del pueblo, con la espada de la VERDAD, combatía con valor y gallardía. Después de Chávez, la mentira, la improvisación y el engaño han alcanzado niveles que favorecen a los enemigos de la revolución bolivariana. Camarada Gavazut, siento tu dolor. Es el mismo dolor de nuestro pueblo muriendo en los hospitales. La mentira y el engaño es el verdadero poder a todos los niveles de la administración pública. Han dejado que la burguesía y los gringos nos impongan la dictadura del desabastecimiento y la hiperinflación gracias a la complacencia, la cobardía y la traición. Por doquier, nos tropezamos con el burgués y el pequeño burgués entorpeciendo los planes del gobierno: mintiendo y engañando. He visto con asombro a nuestros enemigos desempeñando funciones públicas importantes. Temen dejar al pueblo su iniciativa creadora para resolver sus problemas, es la única vía a seguir para lograr el triunfo de la revolución. LENIN, dijo: ¡Que le pueblo sea efectivamente dueño de su destino, y ya se verá con qué ardor defenderá su patria socialista! “Sabrá hacer frente al más temible de los enemogos”. El pueblo no es un rebaño que puede ser conducido por cualquiera. Para ser líder, para ser amado por el pueblo hay que ser pueblo. ¡Chávez lo sabía, él es pueblo! ¡ Yo no soy yo, el pueblo es Chávez! Volviendo a citar a LENIN: ” Pero ya es hora de despojarse de ese falso orgullo burgués que consiste en pretender que un Estado es fuerte cuando sus dirigentes pueden conducir a su pueblo a cualquier parte, como si fuera un rebaño dócil. Según nosotros, un Estado es fuerte cuando las masas lo saben todo y lo dicen todo ellas mismas, con pleno conocimento de causa”. Soy un viejo revolucionario, cargado de años, no quiero morir bajo el signo de la desesperanza y la frustación. Quiero ver a mi revolución bolivariana y socialista fuerte y vigorosa en las manos generosas y valientes de nuestro pueblo.

    • “Cuando el pueblo entregó a Hugo Chávez Frías su poder soberano …”

      Y yo siempre pensaba que la “soberanía reside intransferiblemente en el pueblo”.

      • Lenin nunca ha dicho o escrito algo así. Es la “libertad literaria” (invención) de Gerárd Walter que atribuye este pensamiento a Lenin. Pero hay gente que no tiene compromiso alguno con la verdad.

    • Disculpen no quedó claro a que me refería.

      “LENIN, dijo: ¡Que le pueblo sea efectivamente dueño de su destino, y ya se verá con qué ardor defenderá su patria socialista! ‘Sabrá hacer frente al más temible de los enemogos’”.

      Lenin nunca ha dicho o escrito algo así. Es la “libertad literaria” (invención) de Gerárd Walter que atribuye este pensamiento (o algo así) a Lenin. Pero hay gente que no tiene compromiso alguno con la verdad.

  3. Walter Ulbricht (Primer líder de la República Democrática Alemana) durante una entrevista el 15 de junio de 1961 afirmo: “Nuestros obreros están dedicados a la construcción de casas !Nadie tiene la intensión de erigir un muro!” Dos meses después inaugura el Muro de Berlin, El muro de la Vergüenza, El Comunismo, El socialismo MIENTE.
    Por cosas como estas en que millones se han marchado huyendo del socialismo que todo lo destruye.
    Mi pesar por tu perdida.

    • Y el capitalismo miente más. Betancourt y Leoni fueron grandes asesinos de las esperanxas de pueblo; pero se mostraban como grandes “democrátas”; y no hablemos de las mentiras de los gobiernos de EUA, ¿es que no leiste el comienzo del artículo?

  4. La revolución se nos escapa de las manos, como el agua entre los dedos porque hemos dejado que una camarilla de ineptos la dirija, aun estamos a tiempo de enderazar el rumbo, pero tenemos que organizarnos para poder remplazar a esos pseudo revolucionarios y estar dispuestos a morir en el intento.

  5. Muy lamentable mi mas sentido pésame pero es una realidad muy cruda; y lo mas triste es el apoyo incondicional, total, absoluto que le da el Pdnte Maduro al ministro Castro Soteldo el viernes 09/11/2018 en cadena nacional ahora si somos manejados por una “Burguesía Revolucionaria” manejada por ese ministro así lo creo. también recordaba cuando en cadena nacional 2014 le daba todo el apoyo incondicional al ministro de tierra de ese momento Ivan Gil (llamado el Niño Monsanto por un gran porcentaje de pequeños y medianos productores) otro nefasto individuo premiado como vice canciller para europa na mas y reconocidos como “expertos” en materia agrícola y agro industria por el Pdnte Maduro y por ningún lado vemos que toman como referencia entre otros las propuestas de la Prof Pascualina Cursio Mitos Sobre la Economía Venezolana recomendad por el mismo pdnte y otro detalle en ese equipo económico no hay ni una mujer al frente de nada. Entonces si ¿La primera víctima de la guerra (económica) es la verdad?

  6. Muy lamentable lo ocurrido a la familia Gavazut. La contribución de Luis Gavazut a la compresión de la realidad economica ha sido muy importante. Muy valida su reclamó de contar con la informacion fidedigna del estado. En cuanto a la. Pesima atencion recibida por su cuñada es mas que lamentable. Creemos que la promocion de Parto Humanizado que realiza el gobierno es una posible ventana para evitar esas situaciones. En los centros de atencion medica publicos se observa que el personal a todos ha relajado su mística de trabajo. Creemos que la lucha por una buena salud. Debe iniciarse en los centros de trabajo y organisnos educativos publicos y privados. Acompañamos a la familia Gavazut en su dolor…!

  7. Un gobierno que no puede garantizar los más mínimos y legítimos derechos de sus ciudadanos, principalmente el derecho a la vida, se coloca al margen de la Constitución y las leyes, y por lo tanto puede considerarse un gobierno fracasado.

  8. Incluso a los políticos con principios personales aceptables, sus ineptitudes y carencias culturales los induce y conduce a la perpetración de la mentira, al autoengaño y a la irresponsabilidad en sus gestiones del ámbito económico y social, pues la ineptitud y carencias culturales son plataforma natural para proceder en esos ámbitos con los mismos resabios que con la actuación “política” se hayan autoinculcado.

  9. No es muy diicil comprender todo lo que explicaste ya que solo hace 1 semana que murió una sobrina con 5 dias de nacida en el hospital de guaiparo en san felix ya que la niña nació con una deformación en el esofago y en el hospital no hay terapia intensiva pediátrica, ni medicamentos (todos los gastos corren por los pacientes) entonces recomendaban que la lleváramos a una clínica ¿pero con que dinero? lamenta lamentablemente no pudimos hacer nada y la beba falleció entonces el dilema de donde sacamos para enterrarla la urna y todo lo que implica tuvimos que recurrir a pedir a la recolección de dinero entre familiares y amigos; (la popular vaca) ademas prestamos y empeños, gracias a la FUNDACION LALA Pto Ordaz que nos dono la urna y pudimos darle cristiana sepultura, Lamentablemente esta es la triste realidad que vivimos muchos venezolanos

  10. aunque no concuerdo en muchas de las soluciones que propone. ni quiero al gobierno de Maduro lo considero una dictadura oprobiosa. de verdad mi mas sentido pésame Dr. y a sus familiares así como esos casos deben de haber varios todos los días ojalá nunca nadie pase por eso

  11. TANTA VERDAD, HACE DAÑO ESCUCHARLA. IMAGINO QUE VIVIR EN UNA GRAN MENTIRA TAMBIÉN ME HACE CÓMPLICE. TREMENDO ARTÍCULO, SIN DESPERDICIO. LA VERDAD SIEMPRE HAY QUE DECIRLA, AUNQUE LOS QUE MANEJAN EL TREN PREFIERAN LA MENTIRA. POBRES MENTES. DIOS, SI EXISTE? LES JUZGARÁ.

  12. quizás aquí se pueda hacer un comentario más, incluso un anécdota dolorosa como la que cuenta nuestro escritor, o los otros compañeros que aquí escriben. Este escrito destroza el corazón, pero incluso más allá de eso llama a grito despertar… cuántos sebastianes (nombre de mi hijo mayor incluso) tienen que existir… la verdad destrozada por discursos sin fondo, sin pasta, sin corazón… mis condolencias hermano de lucha

  13. Lamentable hermano por la vida de ese ser que no se quedó entre ustedes. Lamentable hermano por los sueños truncados de Sebas y de todos quienes seguimos soñando a que era verdad lo de Chávez. Lamentable hermano, pues la mentira se ha impuesto, se oculta la verdad y se nos trata de confundir.
    Seguiremos en la lucha, no habrá otro camino

  14. En estos momentos muchos tenemos la primera víctima de la guerra económica. Mi hermana Antonieta vivía en Kennedy, parroquia Macarao y trabajaba en San Martín, con 67 años debía seguir trabajando. Siempre fue un problema conseguir los medicamentos de la tensión y muchas veces bajaba y subía caminando hasta las Adjuntas porque lo del transporte en los barrios tiene años castigando al pueblo. En noviembre del año pasado empezó a faltarle la respiración, me llamo y le dije que por su cuenta se hiciera una placa de tórax y efectivamente se la hizo. Cuando el radiologo vio la placa le sugirió un cardiólogo urgente. Como era de noche, después de salir del trabajo fue al día siguiente, el cardiólogo la envío con una referencia al Algodonal. Hay el mismo día le drenaron un pulmón, 3 litros de líquido le sacaron. Le dieron de alta hasta tener los resultados de de ese líquido y una biopsia. A los 15 días se llenó otra vez de líquido. Volvió y la drenaron otra vez. Ella escuchó a una doctora decir que tenía un tumor y se llenó de pánico. Todos los resultados estarían listos en enero porque llegó diciembre. El 7 el pulmón se llenó otra vez de líquido, lo drenaron y le dijeron que volviera en enero porque ellos se hirian de vacaciones. El 15 de diciembre mi hija la busco en Caracas y la llevo a Barquisimeto donde vivimos nosotros. No tenía seguro, tampoco dinero porque trabajaba en una fábrica. Tomaba poca agua y dormía sentada cuidando el pulmón. Empezamos a buscar donde llevarla porque empezó a tener problemas para respirar, en los pocos hospitales de Barquisimeto la mandaban a su médico. Sólo una doctora de medicina alternativa aceptó examinarla y le recetó bastantes medicinas que de inmediato compramos y empezó su tratamiento que no hizo efecto. El 23 de diciembre paso la noche muy mal, llamanos a la Dra el 24 tempranito y dijo que la llevaramos a su consultorio. En el camino dijo sentirse peor y mi hija la llevo al hospital José María Pineda donde la recibieron por el estado crítico que llevaba, a los 10 minutos murió por un derrame pleural masivo. Mi hermana murió el día que nació en niño Jesús, el 24 de diciembre de 2018. Los resultados del líquido y la biopsia los entregaron el 18 de enero, todos negativos. Ella murió pensando que tenia cáncer. De todas maneras nadie dijo porque su pulmón se enfermo, presumimos que fue el estrés, la rabia, la impotencia y la falta de medicamentos. Ahora estamos pidiendo a Dios que mi hermano que tiene 60 años no corra con la misma suerte. Baja y sube todos los días desde Kennedy hasta las Adjuntas caminando, ha rebajado 18 kilos. Han pasado 25 días sin agua, ya las calles no se ven por tanta basura y si le escribes a la alcaldesa te manda a tomar manzanilla. Así se vive en los barrios de Caracas, basura, anarquia bachaqueros, desesperanza, decidía e indolencia es lo que impera.

  15. Mi séntido pésame. Muy triste situación… que es la que Vive nuestra Venezuela pero no sólo por los errores del gobierno sino por la brutal Guerra internacional y asesina que Estados Unidos mantiene contra nuestro país!! Lo que nos queda en esta situación de emergencia en que se encuentra Venezuela , y en la medida en que se pueda, es tratar de prepararnos ante aquellas emergencias que sabemos vienen. Para las mujeres embarazadas ir chequeando con antelación cuál Hospital o clínica sería la más apta para que el bebe nazca, éso podría reducir las posibilidades de ir corriendo por todos los hospitales de Caracas, en este caso. Cuando se presente el momento del parto , entre su ginecóloga y la familia del bebé se recomienda haber analizado cómo reaccionar en el momento del parto ante la situación de emergencia que vive el país. Un abrazo

  16. La Banalidad del Mal, cuando se apoya la destrucción de un país, y sólo se reacciona, tardíamente, en el momento en que uno se vuelve víctima de sí mismo. Reaccionemos para que estas cosas no continúen ocurriendo, a ningún venezolano.

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*