Borrón y cuenta nueva

Por: Luis Gavazut

Amanece 2019 con una economía al borde del colapso. Una economía cuyo Producto Interno Bruto ha caído entre el 30% y 40%, cuyo sector secundario, es decir, industrial en general, ha caído a niveles de subutilización de la capacidad instalada en torno al 80%, cuyas importaciones totales han disminuido entre el 50% y el 80%, cuya producción de hortalizas ha caído también en aproximadamente el 80%, cuya producción petrolera ha caído a niveles de la década de 1940, cuya oferta cambiaria total anual no supera lo que en 2012 se movía en tan solo 48 horas.

Una economía donde el salario mínimo pasó en pocos años de ser el más alto de América Latina y el Caribe, mayor que 400 dólares mensuales, a menos de 5 dólares mensuales, muy por debajo de la línea de pobreza extrema de Naciones Unidas de 1 dólar diario.

Una economía donde una cantidad enorme de pequeñas y medianas empresas han quebrado, principalmente en el sector terciario, es decir, en los servicios de todo tipo.

Una economía donde el talento humano mejor calificado ha emigrado del país, lo cual representa una caída igualmente abrumadora del capital humano que requiere nuestro desarrollo. Todo esto ocurrió en menos de una década.

Pero… ¿Por qué ocurrió esto? ¿Y por qué todo pronóstico racional, mínimamente objetivo, indica que esta debacle será todavía mucho peor en este 2019 y los años subsiguientes?

Sinceramente pienso que ante este cuadro desolador ya ni siquiera interesa el por qué, ya a nadie le importan las causas, cada quien cree la que mejor le plazca y en medio de tantas explicaciones la verdad se ha perdido en el camino y a nadie se le quita el sueño por ello. Así que no voy a exponer aquí una vez más cuáles han sido las causas, como ha sido mi costumbre a lo largo de las investigaciones y escritos que he tenido el privilegio de hacer del conocimiento público.

Lo que voy a intentar es delinear lo que a mi juicio va a ocurrir en nuestro país como consecuencia de sea lo que sea que nos trajo a esta situación histórica. Una situación que nos conduce inexorablemente a un borrón y cuenta nueva de nuestra economía nacional.

Esto es para aterrorizarse, ciertamente, y no se trata de ser alarmista, sino que hace rato que ya las baterías se agotaron en todas las alarmas que tienen años sonando con estridencia en nuestra amada Venezuela, la patria que nos vio nacer, donde nacieron a su vez nuestros padres y donde espero tener la inmensa dicha de que mi carne y mi sangre se desvanezcan entre sus fértiles y magníficas tierras.

Esas mismas tierras donde la carne, los huesos y la sangre de gigantes de la Humanidad se han desvanecido una y otra vez a lo largo de nuestra titánica historia. Donde millones de gentes de a pie que han seguido los ideales y las luchas de esos gigantes también forman parte de la inmensa fertilidad de nuestras tierras patrias.

Son cuatro, a mi modo de ver, los escenarios catastrofistas a los que este cataclismo económico invita: invasión militar extranjera, anomia social incontrolable, golpe de estado militar y depauperación indefinida.

De esos cuatro escenarios, el que luce más probable de continuar las tendencias actuales, es el último de los mencionados. La depauperación indefinida. Haití, Cuba, Zimbabwe…

Así lo creo, a juzgar por las cartas geopolíticas que el Presidente Maduro está jugando en esta hora aciaga, que llevan a pensar que Venezuela recibirá el apoyo militar directo de Rusia en caso de que Estados Unidos y sus lacayos latinoamericanos opten por la invasión militar directa, lo que nos llevaría en tal caso a un escenario tipo Siria, es decir, guerra interminable con amplia destrucción del país pero sin derrocamiento del gobierno bolivariano ni pérdida de nuestra integridad territorial. Integridad que obviamente se perdería mediante secesión múltiple de nuestra geografía patria en caso de que la invasión militar directa por parte del hegemón occidental tuviese éxito.

En cuanto a la anomia social incontrolable, es decir, el popular “estallido social”, difícilmente pueda ocurrir con un gobierno al que ese escenario no le tomaría por sorpresa –como fue el caso en 1989- y cuyos dispositivos de control del territorio están bien consolidados, a través de múltiples cuerpos de élite de seguridad del estado.

El golpe de estado militar, por su parte, no luce tan probable en un país que ha sabido priorizar la inversión en su fuerza armada, donde a pesar del deterioro económico de la calidad de vida que también afecta a los efectivos militares, estos mantienen un nivel de estabilidad económica mucho mayor que el resto de la población, hablando en términos agregados.

Así que lo que queda es la depauperación indefinida que, si nos atenemos al caso de Cuba, por ejemplo, pudiera prolongarse generación tras generación… Escenario que luce tanto más probable cuanto que es precisamente lo que le ocurre a los países que son bloqueados financiera y comercialmente por Estados Unidos y en cuyo auxilio no ocurre ningún otro país de manera suficientemente significativa.

Cuando llegué a esta conclusión, confieso que se me erizaron los pelos de la nuca y sentí cómo el frío emocional recorría hasta el último de mis huesos, dejándome en un estado de angustia y desesperación. Tras muchos días de agonía, sin embargo, empecé a ver las cosas de otro modo, con mayor claridad y profundidad. Más sereno, aunque no menos apremiado, he escrito este artículo para compartir esa visión.

Nuestra economía moderna, la que nació hace más de un siglo y que ha tenido como núcleo medular la industria petrolera y la renta internacional que ella genera, es una economía que nos permitió ser clasificados como “país de renta media-alta”. Como toda economía de renta media-alta y de renta alta, el sector más grande de todos, el que conjunta entre el 70% y el 90% de toda la población económicamente activa, es el sector terciario, el de los servicios de todo tipo: comercio, transporte, servicios empresariales, servicios profesionales, turismo, banca y finanzas, entre otros.

A diferencia de los países del primer mundo, que también son de renta media-alta y de renta alta, ese gigantesco sector terciario, que es su principal característica, se sostiene con base en una enorme productividad de los sectores primario y secundario, es decir, la agricultura, la minería y la industria. Con el hecho casi universal de que todas esas economías comenzaron su desarrollo industrial (sector secundario) gracias a los excedentes de explotación de su previo desarrollo agrícola (sector primario), y el desarrollo de su sector terciario (servicios) floreció gracias a su vez al desarrollo de la industria. Esto es tan básico, que es casi de Wikipedia.

Pero el caso de Venezuela es otro. Nuestro enorme desarrollo del sector terciario se debe a una sola industria, la petrolera, y el desarrollo de esta a su vez no se debe al desarrollo y aprovechamiento de los excedentes de explotación agrícola, siendo que nuestros sectores primario y secundario son muy subdesarrollados, incluso en comparación con el resto de los países de América Latina y el Caribe.

En otras palabras, Venezuela vive –literalmente- de la industria petrolera. Ergo, si la industria petrolera muere, la economía venezolana muere. Simple. En ciencia, la explicación verdadera, por regla general, es la más simple de todas las posibles.

Por lo tanto, es perfectamente comprensible, perfectamente lógico y razonable que si usted sustenta su nivel de vida en una única fuente de ingresos, al perder dicha fuente de ingresos usted cae en la ruina. Por la sencilla razón de que todos los huevos de su consumo material estaban colocados en una sola canasta. Es el drama al que se enfrenta el ejecutivo de una gran corporación transnacional cuando recibe la carta de despido sin beneficios o, peor aún, cuando llega a su trabajo de la noche a la mañana y le dicen que la empresa cerró operaciones o se fue a la quiebra, como ocurrió con Enron o con Lehman Brothers.

Al no continuar PDVSA –por las causas que al lector le dé la gana de creer- suministrando la riqueza sobre la base de la cual se construyó el secular andamiaje de país de renta media-alta, nuestra economía llega a enero de 2019, de la noche a la mañana, y se topa con la noticia de que la única fuente de riqueza quebró o no está en condiciones de seguir suministrando esa renta. Caso cerrado.

Acto seguido, como el Vicepresidente Ejecutivo de la película donde el mismo tuvo que terminar robando y atracando comercios y bancos junto a su esposa para poder sobrevivir, el 80% de nuestra población que vive de los servicios se enfrenta al horripilante rostro de la miseria, de la quiebra inminente, de la necesidad de emigrar para poder sobrevivir… No se trata de que sean apátridas, es que sin PDVSA, sin renta petrolera, ese montón de servicios ya son insostenibles en nuestra nueva economía.

Por otro lado, el 15% de nuestra población que trabajaba en fábricas pequeñas, medianas y grandes, enfrenta a su vez el drama de una interminable sucesión de quiebras y cesación de operaciones que los dejan desempleados de la noche a la mañana y sin beneficios de ningún tipo que les permitan sobrevivir en lo más inmediato.

El 5% restante, que es el campesinado, todavía puede sobrevivir e incluso vivir con tranquilidad pese a las circunstancias.

¿Y qué ha pasado con el 95% restante? Hemos venido viviendo de las remesas provenientes de familiares que se han ido al extranjero, de algún que otro ingreso o ahorro en divisas, del empleo público y demás subsidios directos e indirectos del estado bolivariano y –como el tipo de la película que se convirtió en delincuente- de las rentas ilegales provenientes del bachaqueo, el contrabando y la especulación cambiaria y financiera.

Por supuesto, incluso el empleo público (que también se ubica en el sector servicios), las ayudas del gobierno y las actividades de servicios delincuenciales, terminarán por colapsar también en caso de que PDVSA siga en picada. Así, solo habrá dos clases de personas o familias en Venezuela: las que viven de las remesas y algún que otro ingreso en divisas, y las que viven de la tierra. Claro y también los ricos, que siempre son ricos.

Tiene que ser así. Es inevitable. Cuando un castillo de naipes se viene abajo, lo único que lo detiene es el suelo, la tierra…

Nuestra economía, aquella que una vez hiciera de Venezuela una potencia mundial en la producción y exportación de café y cacao, con un excelente desarrollo de las explotaciones de caña de azúcar y de la ganadería, se intoxicó durante más de un siglo a punta de renta petrolera, y ahora se enfrenta a la realidad de tener que desintoxicarse, tener que volver a la raíz, a los fundamentos de toda economía, al sector primario, donde se edifican las bases o pilares sólidos de los otros dos sectores, el secundario y el terciario.

No es un retroceso. Todo lo contrario. Es una cura. Es la purga necesaria de tanto rentismo secular. Cierto que visto desde la perspectiva de una persona como yo, que siempre he vivido de prestar servicios profesionales que ya no tienen demanda en este país, se trata de un cuadro dantesco, horroroso y escalofriante. Sobre todo tomando en cuenta que ya pasé el umbral del medio cupón y, por lo tanto, no tengo la vitalidad física y motivacional de la bendita juventud.

El ser humano cambia, se autotransforma, al enfrentar la adversidad. Sin la presión psicológica plasmada en esa frase tan conocida: “la necesidad la pintan calva”, no hay cambio, porque no hay incentivo para salir de la zona de confort. Mientras haya confort, la falta de necesidad nos convierte en postergadores indefinidos. Esa es la razón por la cual aquello de “sembrar el petróleo” nunca funcionó. Ni funcionará. La renta petrolera solo prolonga la ilusión del castillo de naipes. La necesidad pura y dura es lo único que lleva al ser humano a sembrar. Pues bien, allí estamos… después de 100 años, allí estamos.

A Bolivia no le pueden hacer guerra económica por la sencilla razón de que el 70% de su población vive de la tierra, come lo que cultiva con sus propias manos, no conocen lo que es un anaquel y es el único país del mundo en el que la franquicia McDonald’s no tuvo éxito, ni siquiera se instaló, porque tras hacer los estudios de mercado, llegaron a la conclusión de que en Bolivia no hay mercado para las famosas hamburguesas yanquis. Allá la gente come los tubérculos que extraen de la tierra cada día. Simple… y contundente.

Así que no hay de otra. Todo el que no perciba o tenga perspectivas de percibir ingresos en divisas, por remesas o por cualquier otro concepto, debe inexorablemente sembrar, cultivar la tierra, para poder comer y para dar de comer a sus hijos. Todos los que no lo hagan desde este mismo instante, contando con el empleo público y demás subsidios y ayudas del gobierno, son unos insensatos, porque eso también tendrá que venirse abajo si PDVSA sigue por el camino que va.

Es más: si viene la guerra tipo Siria, un escenario ciertamente probable, pues solo hay que mirarse en el espejo de ese pueblo y en el espejo del resto de pueblos sometidos a la guerra. El que cultiva la tierra tiene mayores probabilidades de supervivencia. Eso es un hecho histórico. El que se quede a esperar las cajas con comida y agua lanzadas en paracaídas por la aviación militar, estará en una situación sin duda muy precaria.

Por supuesto, es posible que el gobierno finalmente logre recuperar PDVSA, es posible que el castillo de naipes se arme nuevamente, también es posible que la burguesía criolla y extranjera decidan disponer de sus enormes fortunas en divisas e invertir una parte en el desarrollo de la economía nacional, como posible es que Estados Unidos nos perdone por haber osado aspirar a ser libres, soberanos e independientes, y decida levantar el bloqueo financiero y comercial en contra de nuestro país, como posible asimismo que se llegue a un gran pacto político nacional entre el gobierno y la oposición que allane el camino para que esas otras posibilidades tengan lugar.

Es posible que China, Rusia, India, Turquía, Irán y otras naciones del bloque euroasiático, conjuntadas en la Organización de Cooperación de Shangai (OCS) inviertan en Venezuela y reconviertan todo nuestro parque industrial (el andamiaje de tecnologías patentadas por las naciones del bloque occidental) a sus propias tecnologías, con sus propias patentes industriales, con sus propios estándares y normas.

Es posible que el Estado apoye finalmente de manera contundente la producción popular agrícola y artesanal, que invierta en fábricas de materias primas intermedias y que asuma la producción de alimentos, medicamentos, textiles y calzado en las propias manos socialistas del Estado. Todo eso es posible.

También es posible que nada de eso ocurra…

About Luis Enrique Gavazut
Coordinador del Movimiento de Batalla Social Punta de Lanza. Director Ejecutivo de la Fundación Punta de Lanza. Coproductor del Programa Radial “Trinchera del Poder Popular” Investigador Independiente en Ciencias Sociales y Consultoría desde 1990.

48 Comentarios en Borrón y cuenta nueva

    • Lo que pocos chinos dicen sobre su propio desarrollo económico es que para que las políticas reformistas tuvieran el éxito que han tenido hasta ahora, primero tuvieron que atravesar los 30 años de Mao. Se estima que tuvieron que morir alrededor de 50 millones de campesinos chinos para que el excedente de explotación agrícola pudiese destinarse a la exportacion y con ello acopiar el capital físico indispensable para la industrialización. Cada país es un mundo y a cada economía le toca lo suyo.

      • Si aja, no se murieron ellos, los que dirigian se morian los pendejos¡¡

        Explicame como es ese borron y cuenta nueva si todo lo que esta montado en la politica y las instituciones… son LOS MISMOS de los ultimos 5 años, como funciona? eso no es nigun nuevo comienzo. O renuncia Maduro y la ANC toma el toro por los cuernos con un nuevo gobierno o aqui se va a tener que hacer una junta militar y todo el mundo va a tragar mierda para que se pueda recomenzar.

        Claro, moriran los pendejos pero estos que dirijen van a seguir por ahi.
        Sr GAvazut, con todo respeto, ud que acaba de perder a alguien no se de el lujo de ser un arrodillado hipocrita y DESPIERTE

        • Es curioso, la mayoría piensa que este artículo es en contra del gobierno… Cada quien interpreta la realidad a su manera. Yo solo pretendo mostrarla tal cual es.

  1. Sin pelos en la lengua, la verdad de nuestro día a día la cruda realidad, lo que mas me impresionó fue la aseveración de que dependemos del exterior en un 99%

  2. Los propios cara de tablas, luego que con las politicas socialistas que defienden, acabaron con la economía del país y su aparato productivo, vienen en como pilatos a lavar no digo manos, el cuerpo entero, haciendo ver que ahora su estrategia es la Destrucción creativa. Viene cara dura y sinvergüenzas. Si no fuera trágico será hasta comico.

    • El problema no es la política, sino la dependencia económica. Es nuestra realidad estructural. Esto es lo que siempre enfrentaremos cada vez que a PDVSA le vaya mal.

      • El problema es que de la Revolucion Alimentaria que llamaba Chavez no se hizo nada porque o son corruptos los que quedaron como el flamante fiscal actual o mayoritariamente son ineficientes, inutiles e ignorantes. No son ni estan aptos para gobernar y eso se demuestra cuando quieren resolver la carne y nada mas se les ocurre meter militares a los mataderos, que fundamentalmente no saben un carajo.

        • Pienso que no hay gobernante que pueda superar una caída abrupta de la renta petrolera en nuestra economía. Sin renta petrolera la economía venezolana se reduce a la nada… Con renta petrolera abundante no hay quinto malo… ni cuarto tampoco…

      • A PDVSA no le va mal porque salio de un repollo. le va mal porque destruyeron su capacidad productiva, los políticos y sus economistas muy socialistas y Keynesianos fueron los que destruyeron a PDVSA, no fue un repollo. y portales como este tienen año defiendo a esas políticas económicas destructivas.

        “El Socialismo es la alternativa al capitalismo, asi como el cianuro de potacio es la alternativa al agua”

        Von Mises.

        • El cianurio de potasio como alternativa al agua ? Buena te quedo….aunque no seas quimico …pero el problema no es quimico ….es politico y de competencia. …muchos ineptos y pocos preparados academicamente….y los militares haciendo su agosto …pues pase lo que pase ellos estaran alli siempre…….que verguenza pa ra Bolivar y su gran ejercito libérador….de 6 naciones . …

        • Qué más da? El meollo del asunto es que sin PDVSA no hay Paraíso… Cada quien que crea lo que le dé la gana en el marco de sus propios fanatismos. Eso no cambiará la cruda verdad de nuestra dependencia económica.

      • Con todo respeto mi letrado Sr Gavazut, pero nuestro problema SÍ ES POLÍTICO!!!! porque son los políticos (…y politiqueros) quienes han manejado, manejan y hasta manipulan las riquezas de esta nación a su antojo con criterios particulares según los gobernantes de turno. Es desde el Estado donde se generan todas las políticas de gobierno.
        Además desde el ejecutivo; el de turno, nunca se ha generado una verdadera y eficiente política de Estado; que se mantuviera en el tiempo, para así fomentar la cultura de la producción agrícola, de la ganaderia; es decir, de todos los recursos no petroleros. Somos un País libre, soberano e independiente pero, muy dependientes del ingreso petrolero; donde además son nuestros políticos quienes siempre han impulsado la cultura de la importación porque podemos pagarlo todo con las divisas que genera la venta de nuestro petróleo.

    • Pedro…. ¿Que acabaron con la economía del país y su aparato productivo del país?….A cual aparato productivo se refiere?…. ¿A ese que en 100 años no fue capaz de producir y mucho menos exportar unos miserables calzoncillos, un piche par de medias y pauperrimo brazier?…. ¿Se te olvidó que hasta para eso, de la renta petrolera se les dio dolares a esos empresarios mercachifles para que los importaran?. Ponte a estudiar histroria económica de Venezuela, no sea vago.

  3. Estoy muy de acuerdo con el análisis. Yo le agregaría como síntesis y conclusión que para una salida revolucionaria de la crisis hay que desarrollar, desde el Pueblo, el campo venezolano! La actual dirección política tiene una política agraria que lo hegemónico no es el desarrollo del campo con las y los campesinos!. Debemos luchar porque sea así. Incluso desde nuestra posición como pueblo es más factible incidir en la política del campo que en la industria petrolera ( igual hay q dar la lucha)

  4. coño luis, tremendo articulo de pana. Aqui en Ocumare-Aragua desde hace 3 años arrancamos la sembradera y la cría, y con eso nos bandeamos para seguir organizando.

  5. Señor Gavazut. Saludos. Luego de leer su análisis le pregunto: ¿¿Cuál es su opinión con respecto a volver a los famosos convenios operativos con las transnacionales petroleras?? ¿¿Seria factible a éstas alturas del camino?? Por lo menos seria una manera de recuperar los niveles de producción petrolera a mediano plazo. ¿¿O tal vez eso sea muy descabellado??

    • El negocio petrolero es muy rentable. Así que esos convenios son factibles. Estará por verse cómo ese tipo de negociaciones serán compatibles con el mandato constitucional de garantizar la soberanía nacional sobre nuestros recursos naturales.

      • DE LO DECLARADO POR NM AYER 14, LO QUE NOS SALE SON LAS INVERSIONES EXTRANJERAS BAJO LA FORMA DE JOINT-VENTURES Y DE ZONAS ECONÓMICAS ESPECIALES, QUE HOY SE DAN HASTA EN COREA DEL NORTE

    • Yo no sé si el oro negro es una maldición, no lo creo; pero su efecto en nuestra economía ha sido el que describo en el artículo.

      • Saludos desde Paris camarada Gavazut. …jodido pero en Paris….muy de acuerdo con tu análisis. ..Maduro y su combo…se van a entregar à los Chinos rusos iranien y turcos….aunque estos ultimos massacren à los kurdes en Siria. En algun momento em pueblo se va dar cuenta que este gobierno es un paquete neoliberal con disfraz socialista Bolivariano. …en democracia hay que desenmascararar à esta élite civicomilitar militar…sin volver à la IV Republica. …YA VEREMOS QUIEN ES QUIEN EN EL NUEVO GABONET DE MADURO. …OTRO ENROSQUE Y LOS MISMOS BATES QUEbrados….

  6. Sr Riera, su payasada ya no hace ni reir ni llorar al venezolano muerto de hambre…es usted patético,,,,El señor Gavazut ya nos quitó la venda de los ojos: el madurismo intenta llevar al país a sólo actividades primarias, que nos dediquemos todos los venezolanos a la agricultura, a la minería manual, a la ganadería, etc, porque el en esas condiciones el comunismo es más facil de aplicar y también se puede controlar a la población por tiempo indefinido… Para eso es necesario eliminar Pdvesa, inerner, aislarse internacionalmente….Muchas gracias sr. Gavazut, no es santo de mi devoción, pero esta vez reconozco su claridad.

    • A cada quien se le presenta el argumento que se plantea para que se lo tome según sea su preferencia; cómo análisis para los analistas, cómo crítica para los críticos o cómo payasada para los payasos. Si la agricultura, la ganadería o la minería manual son la vía que impone el comunismo para llevarnos al desarrollo de nuestra economía, pues déjeme decirle que en tal caso esto sería preferible antes que la opción capitalista que lo llevó a usted a lavar pocetas a México para ganar en dólares como le gusta.

      Saludos.

      • Sr, Riera, su torpeza es superior al afán de ofenderme, eso es lo de menos, a quien ofende es a los venezolanos que se mueren de hambre…pero ayer su ídolo y jefe de usted, el gordo de miraflores ya nos aclaró que no llegaremos a la edad de piedra, que aunque ha gritado y amenazado al capitalismo, ahora el país saldrá adelante con el “apoyo” e “inversión” de empresas chinas, rusas, y desde luego gringas….y también pidió a los “empresarios” del país para que le ayuden a levantar al país…así que todos estamos equivocados, usted, Gavazut y yo, y todos los chavistas y opositores, maduro es un miserable entreguista, ahora a suplica que venga capital extranjero a levantar las empresas “públicas” expropiadas, mientras los “comunistas, izquierdistas, chavistas y patriotas” le aplaudían ayer emocionados como focas…

        • No es una cuestión de quién detenta la propiedad del capital, sino de si hay o no renta petrolera. Con renta petrolera todas las empresas del país, tanto públicas como privadas son productivas y eficientes. Sin renta petrolera todas las empresas son una cagada, con independencia de si el dueño es Vanguard, State Street o el Estado Venezolano.

  7. El profe Gavazut le mete de frente a la especulación metafísica-económica, como economista que és, cree saber de lo divino, lo profano y lo profético…pero adolece de una falla de origen su vision está signada por el paradigma neopositivista. L a cual lo conduce al derrotismo y sobre todo a profetizar desastres y catástrofes totales. Los pequeños burgueses están en estado de pánico desde hace veinte años! Son los mismos que fracasaron estrepitosamente tratando de tumbar la cuarta república y si no llega El Comandante Chávez y los desenmascara hubiesen pasado a la historia como héroes. Falsos en su opinión, que no pensamiento; porque mienten en su unilateralidad encierran en sus análisis fragmentos de verdad tomando lo relativo por absoluto, la parte por el todo, el momento por la totalidad…no pierdo mas tiempo con el Profe Gavazut tratando de rescatarlo del oscuro fondo del absurdo y la sinrazón, ya que ha perdido por lo visto los argumento filosóficos. Adolece de la praxis ese lugar donde la filosofía se encuentra con la política, y eso es mucho para un economista que se la sabe todas!

    • Para muchos hogares y familias de nuestro país, la catástrofe no es profecía, sino abrumadora realidad. Yo no soy economista, tampoco filósofo. Solo observo los hechos y trato de comprenderlos. Mi forja es en la investigación científica y también en las montañas de Guatire, junto a los productores agrícolas, impulsando la siembra, y en las playas de Boca de Uchire construyendo junto a los descamisados el sueño comunal, y en la militancia partidista en los puntos calientes arriesgando la vida frente a fanáticos de la derecha con ansias de venganza. También en las aulas de clase de la Misión Ribas, formando vencedores con conciencia revolucionaria. Y en los equipos de investigación del alto gobierno cuando se me ha dado la oportunidad. He tratado de ser útil, ante todo eso.

      • Me faltó mencionar mi lucha en la praxis concreta contra corruptos con poder político, cuyas amenazas de muerte tuvimos que afrontar mi camarada Zulika King y mi persona, como consta en los audios de nuestro programa de radio Trinchera del Poder Popular, y en cuatro expedientes presentados en su momento ante la entonces Fiscalía de Luisa Ortega Díaz. Para hacer revolución no hay que temer a la muerte, solo a la indignidad.

  8. carlos zambrno 15 de enero de 2019
    leo todos los analisis de los economistas , pienso q son buenos , no todos seran perfectos , pero tienen verdades.
    Entonses , no termino de entender que realmente quiere el gobierno de nicolas maduro, esconde un carta bajo la manga, realmente quiere el control total de la sociedad, miente y engaña a sus gobernados, busca el desrrollo, ya no puedo seguir siendo leal, al ver este desastre , que por los cuales vote, y puse mi confianza esperndo un bienestar para todos.
    mi mayor decepcion es no ver ningun funcionario del alto gobierno dar una explicacion

  9. Bueno Gavazut eres demasiado fatalista y dramático deberías escribir para UN en la crónica negra, no te das cuenta que luchamos con contra un monstruo nada fácil y herido,han utilizado todos los medios y maneras posible de destruirnos. Los medios se prestan además presionan a los países satélites, la oposición que no es más que el mismo imperio han utilizado golpes de estado, magnicidios, huelgas petroleras, asesinatos seleccionados, han quemado personas, terrorismo en la electricidad, en hospitales en medios de transporte, chantajes y por último las guarimbas que fueron duras y se soportaron sin hacer la represion que los anhelban. Con menos de eso fueron varios gobiernos y países separados. Sí hemos recibido golpes muy duros traiciones etc. Es posible que nos falte todavía pero se estamos buscando las soluciones y saldremos de ésta y fortalecidos.

    • El artículo no tiene nada que ver con lo que mencionas. Yo no he hablado de causas ni culpables. Que cada quien crea al respecto el credo que mejor le plazca. Yo solo hablo de hechos, consecuencias y escenarios factibles.

  10. Una pena Luis no abordaste las causas de la destruccion, recuerdas cuando Muller Rojas le dijo a Chavez que estaba sentado sobre un nido de alacranes? Es clave porque no hablamos solo de la corrupcion de los adecos y copeyanos, hablamos de gente con muchisimo menos talento, un estado de criminales que secuestran, extorsionan, y expulsan a los competidores por la renta, compran opositores y los filman para chantajear, no quieren se produzca nada en el pais, solo quieren divisas, destruyeron la CVG, PDVSA, agropatria, impidieron iranies hacer su fabrica carros, ni los chinos los trenes, o fabrica de taladros o buses, ni los rusos de fusiles, nada puede funcionar con alacranes. Si sigues los hilitos llegaras siempre a los alacranes de Miraflores y Fuerte Tiuna, si no cambias los podridos, no puedes construir nada, ni con el modelo perfecto. Conozco de primera Mano como robaban en el 2001 en MSDS e IVSS, cuando lo denuncie a mi tio al defensor del puesto me dijo deja eso asi, la arrechera de la injusticia y mi idealismo aun me carcomen, no lo acepto. Mantilla y su combo desfalcaron el IVSS en las narices de Chavez y me corto un dedo el sabia, pero como bien dices tu, ese parece el precio para que no te den un golpe de estado. Tenemos Patria?

    • Camarada, al parecer hemos tenido que aprender amargamente todos nosotros que una revolución en paz y en democracia es imposible. A lo mejor Chávez con poderes dictatoriales hubiera podido evitar tanto vicio y corrupción, aunque difícilmente hubiera podido evitar la depauperación de nuestra economía si se hubiera quedado sin renta petrolera. A veces me pregunto cuál fue la clave en el caso de Marcos Pérez Jiménez, que avanzó tanto en tan pocos años y sin tanta renta petrolera… aunque en honor a la verdad él tampoco desarrolló la industria ni sentó las bases para nuestra industrialización. Hay quienes aseguran que si hubiera tenido un poco más de tiempo lo hubiera hecho. Tal vez Chávez con un poco más de tiempo hubiera hecho cuajar nuestro desarrollo agrícola por lo menos. No cabe duda de que lo intentó y destinó muchos recursos para ello, pero tal vez los alacranes, junto con la zona de confort del pueblo y la falta de amor patrio de los capitalistas, fueron factores que explican su estrepitoso fracaso en esa área. Cómo quiera que sea, de nada sirven las lamentaciones. Solo nos queda aceptar la realidad y actuar cada quien en consecuencia. Un abrazo.

  11. Sobre el escenario que das como el mas probable yo discrepo. Trump seria muy torpe si permite a este estado plagado de criminales continuar robando y expandiendo sus redes de crimenes. Una vez se acabe la renta PDVSA para todos, la ambicion los guiara a producir drogas, al arco minero, extorsiones, secuestros, etc. los alacranes se comeran entre ellos y buscaran exportar el crimen.

    • Cualquiera de los cuatro escenarios catastrofistas que mencioné en el artículo son probables y pueden ocurrir en cualquier momento.

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*