Ahorro e hiperinflación: ¿son reales las ganancias nominales?

Por: Equipo de 15 y último

¿Existe algún instrumento de ahorro o financiero que ofrezca mejores rendimientos (frente a la inflación) qué comprar por adelantado?

Vamos a verlo con el siguiente ejemplo, teniendo presente que una ganancia es real si su multiplicación nominal supera la de los precios (es decir a la inflación).

Usted en octubre de 2018 tenía 6.500 Bs y los invirtió en algún instrumento de ahorro. Hoy, gracias a ello, tiene 106.000,00 Bs , es decir, obtuvo una ganancia de 99.500 Bs, en términos nominales. Pero justo en este punto usted podría ser víctima de una ilusión monetaria. Y es sobre ella que queremos advertirle.

Una ilusión monetaria es aquella que se produce cuando un aumento nominal de nuestro ingreso genera el pensamiento equivocado de que hemos aumentado nuestro ingreso real, es decir, nuestro poder adquisitivo, cuando en realidad se erosionó, debido a que en el mismo tiempo el aumento de los precios fue mayor. Aunque se trata de un concepto económico popularizado por Keynes, la ilusión monetaria es una suerte de trampa psicológica, derivada de que en la vida diaria solemos pensar en términos nominales y no reales.

Veamos: tomando en cuenta la variación de precios actual en nuestro país, si en octubre con aquellos 6.500 Bs usted se hubiese decidido a comprar queso por adelantado –es decir, no para su consumo inmediato sino a futuro– habría adquirido 18,5 Kg., dado el precio promedio de aquel entonces (350 Bs el Kg.).

En cambio, si hoy usted va con los 106.000 Bs que tiene ahora gracias al “ahorro” que hizo, solo podrá comprar 13 Kg., pues el precio promedio del kilo de queso supera en la actualidad los 8.000,00 Bs.

Y la misma cuenta puede sacar con cualquier otro producto, sobre todo con los de consumo básico. Saque usted mismo su cuenta.

Es decir, aunque usted nominalmente tenga más, en términos reales tiene menos, pues se trata de un dinero con menos capacidad de compra o poder adquisitivo. En resumen: le salía mejor comprar por adelantado en octubre si la idea era rendir su dinero.

El problema del petro (hasta los momentos) es que no está funcionando como una criptodivisa, sino como un instrumento de ahorro con rendimientos menores a la hiperinflación y su liquidez es prácticamente nula.

Por último, pero no menos importante: Las “ganancias” nominales que viene ofreciendo el petro fluctuante al estar atadas a la variación del Dicom dependen, paradójicamente, de que nuestro bolívar soberano se devalúe.

15 y último apuesta porque esto deje de ser así, dado lo cual el día viernes 19 publicamos un artículo de Juan Carlos Valdez sobre el tema.

8 Comentarios en Ahorro e hiperinflación: ¿son reales las ganancias nominales?

  1. Jugando con candela, cual es la recomendacion? que compre 18.5kg de carne y congele, porque comprando hoy ahorra mas que en el banco, si alguien de gobierno los lee va a decir que estan incitando al acaparamiento de productos y alimentando la inflacion inducida presionando la demanda de articulos que la gente no necesita en el momento, que son agentes del imperio y promueven la guerra economica. Vamos para el segundo año de hiperinflacion Quien puede ahorrar en Venezuela?

  2. mientr no se ataque la hiperinflación y se busque un mecanismo en donde se ancle el bolívar con el dolar paralelo veremos este fenómeno, ya lo hemos vivido el año pasado y lo estamos viviendo este año, el capitalismo no va soltar y aflojar hasta ver caer el proceso revolucionario ya el pueblo ha dado muestra fehaciente de querer seguir este proceso, pero necesitamos respuestas claras y consis de parte de nuestros dirigentes, hay una frase muy popular que es “AMOR CON HAMBRE NO DURA” necesitamos que nuestros ministros se pongan en los actuales momentos a nivel de nuestro presidente .

  3. El fenómeno hiperinflacionario ha enseñado al pueblo consumidor. La función diaria del consumo de bienes y servicios, les ha demostrado que lo fundamental es la capacidad adquisitiva del dinero que tiene en el bolsillo y no la cantidad de éste. Los artículos del Equipo de 15 y último, señalan esta verdad de perogrullo; tienen por finalidad demostrar que lo fundamental en economía son las variables reales, sobre todo aquellas que tienen que ver con la producción, el consumo, el ingreso (sueldos y salarios, rendimientos, alquileres, etc.)), las tasas de interés, el tipo de cambio. Ambos artículos, ante el fracaso de las medidas de políticas de precios justos y acordados, monetarias y cambiarias, procuran orientarnos de qué forma o cómo podemos protegernos del impacto que genera la hiperinflación sobre nuestros recursos monetarios nominales. Es decir, salir a comprar: “no adquirir mañana lo que puedas adquirir hoy” como plan para proteger ex-ante la capacidad de compra disponible. Los aumentos de salarios mínimos nominales son ineficases sin control de precios. Causa preocupación e incertidumbre, desesperanza, cada vez que hay anuncios sobre
    aumentos de salarios con subsidios a los industriales y comerciantes-importadores para que no incrementen sus estructuras de costos, habida cuenta de estar autorizados por ley para obtener una utilidad del 30%. Medida errada. En todo caso, el subsidio corresponde al trabajador al no haber control de precios y no al empresario especulador. En revolución la economía y sus políticas de estabilización y crecimiento deben ser, en lo posible, heterodoxas. En la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, existen la normas que pemiten aplicar las medidas heterodoxas. ¿Cuándo la Asamblea Nacional Constituyente asumirá esta tarea legislativa? El tiempo apremia.

  4. Estos Chantas terminan de descubrir que la inflación es siempre y en todo lugar un fenómeno moneteria, no como les encanta decir a ellos: “es que la inflación es un fenómenos multicausal”, muy de Keynesianos.

  5. En este artículo se asume que la necesidad de gastar prevalece y no la necesidad de tener “un dinerito ahorrado (en cantidad casi que irrisoria)” con el cual contar venido el caso. Si un instrumento permite “mantener más o menos” la equivalencia del monto disponible en Bs. S con alguna divisa (para las personas que no tenemos la fortuna de contar con ellas). El sólo hecho de poder ahorrar pequeñas cantidades de Bs. S que no se conviertan en sal y agua al ritmo diario actual, en este entorno hiperinflacionario, para una ciudadana normal y corriente como yo, podría ser efectivamente un instrumento de ahorro.

    • No es eso Mónica. Lo que decimos es que la mejor manera de evitar que, como bien dices, tus bolívares “no se conviertan en agua y sal al ritmo diario actual” es comprando adelantado. Comprar adelantado te permite al menos dos cosas: adquirir bienes a un mejor precio que tarde o temprano necesitarás; liberar plata a futuro, que dedicarías si no a dicho bienes y puedes por tanto orientar a otras cosas. Después la decisión es personal. Igual por ejemplo a nosotros nos parece fundamental en un contexto como este tener disponibilidad inmediata del dinero a la hora que lo necesites. Y ese no parece ser el caso con instrumentos como los petros. Por lo demás, luego la decisión es personal y cada quien toma la que más le convenga, nosotros en todo caso estamos ofreciendo información que consideramos esencial para tomar mejores decisión, pero no estamos diciendo qué hacer.

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*