La vida después de Interbanex (II)

Por: Luis Salas Rodríguez

La idea original de esta segunda parte sobre la aparición “sorpresiva” de Interbanex era analizar sus consecuencias, ya que en la primera parte reconstruimos y contextualizamos dicha aparición.

No obstante, entre una y otra cosa -y dado lo vertiginosa y acontecida de nuestra realidad- terminó pasando que las medidas de bloqueo comercial y financiero contra el país se radicalizaron, lo que incluye el embargo de una parte de nuestras reservas en oro por parte del Banco de Inglaterra y de CITGO por el gobierno norteamericano.

En medio de este cuadro, optamos por modificar el plan inicial. Y aunque todavía daremos cuenta de las consecuencias de la aparición de Interbanex, en una tercera parte, en esta haremos algunas consideraciones en torno a un problema mucho mayor:

Cuáles son las posibilidades (si las hay) de salir de la crisis económica por una vía distinta a la planteada por los protagonistas del golpe de estado actualmente en marcha –que en líneas generales se resumen a una subasta de los bienes y activos de la República en manos del gran capital privado internacional como pago a su apoyo político–, pero también distinta a la prolongación indefinida de la pobreza y la precariedad en la que parecemos estar enredados.

Ahora, al respecto de esto, valga considerar que lo más complejo del contexto actual, a mi modo de ver, es que las medidas de bloqueo y asfixia financiero-comercial aplicadas contra el país y aquellas dirigidas a contrarrestarlas, guardan entre sí un estatus paradójico, por decirlo de alguna manera: y es que si bien el bloqueo y las medidas de guerra financiera se hacen más evidentes, la política económica que dice contrarrestarlas se vuelve cada vez más ortodoxa y convencional, lo que no sería problemático sino fuera por el detalle de que, en consecuencia, tiende a complicar aún más a lo interno lo que ya es complejo en el frente externo.

Para decirlo expresamente: la política económica de tipo ortodoxo convencional puesta en práctica al menos desde el 29 de diciembre de 2018 (pero que se venía gestando desde el mismo 20 de agosto de 2018 e incluso antes), no solo es inútil para hacerle frente al escenario de bloqueo financiero-comercial y las medidas de empobrecimiento del vecino puestas en práctica por los Estados Unidos y sus aliados, sino que peligrosamente tiende a amplificar los efectos del mismo, de forma que al cerco que busca asfixiarnos desde fuera se le agrega ahora un cerco interno, que tiene como protagonista estelar –por increíble que parezca– a la política cambiaria y monetaria del propio gobierno.

 O al menos, como ya dije, esa es mi hipótesis, que tratare de sustentar en lo que sigue.

La larga marcha del paralelo y el DICOM: capitulo Interbanex.

A estas alturas de las cosas todo indica que Interbanex fue el ariete de una planificada operación para voltear la tortilla en la “batalla” cambiaria. Lo que no queda claro entre otras cosas es a quién exactamente pertenece la operación.

Las dudas surgen porque, si bien Interbanex cuenta con el aval del BCV –aval del que lo único que se conoce son tuits– y si bien los voceros oposicionistas han salido presurosos a asomar lazos de la misma con el gobierno, son mucho más claros los lazos que unen a Interbanex con Leopoldo López, a la sazón del cuento, jefe político del diputado Juan Guaidó.

Como ya relatamos en la primera parte, de las dos empresas que fungen como propietarias de Interbanex, una está registrada por un abogado ligado a la defensa de López, mientras que la otra aparece relacionada a Dionisio Sifontes, sobrino de Herman Sifontes, quien además de ser cuñado del Jefe Político de Voluntad Popular, era el director principal de Econoinvest, la casa de cambio que encabezó la corrida especulativa en 2009, en razón de la cual el presidente Hugo Chávez intervino el mercado cambiario en 2010, cerrando las casas de bolsa y encarcelando a Sifontes y sus cómplices. Sifontes estuvo preso por este delito hasta que en vísperas del año nuevo de 2012, con Chávez convaleciente en Cuba, fue liberado junto a otros implicados.

Como quiera que esto sea, lo cierto del caso es que a dos semanas de la entrada en juego de Interbanex en el mercado cambiario, éste último muestra el siguiente rostro:

 

Como se puede ver, tras la unificación cambiaria de agosto 2018, el tipo de cambio oficial DICOM rápidamente fue dejado atrás por el paralelo. No obstante, tras los “factores de corrección” del 29 de noviembre, al DICOM le fue impreso un ritmo vertiginoso gracias al cual prácticamente alcanzó al paralelo a finales de diciembre pasado.

Debido a esto, en aquella oportunidad, pronosticamos que en cualquier momento se produciría una nueva unificación cambiaria, que estimamos en torno a los 800 bolívares soberanos por dólar, siempre y cuando ocurriera entre la última semana de 2018 y la primera de 2019.

Pero al parecer los tiempos no alcanzaron entre los feriados de fin de año y el receso de comienzos de enero, en razón de lo cual al reabrirse el mercado cambiario la segunda semana de enero de 2019, el panorama ya era otro: el lunes 07, en la víspera de la toma de posesión del Presidente Nicolás Maduro, el paralelo reapareció con un salto de 400 bolívares soberanos, para ubicarse en 1.182 bolívares soberanos por dólar, comenzando un nuevo sprint alcista que lo llevaría a 3.155 bolívares soberanos por dólar el 16 de enero, día de la rendición de cuentas del Presidente en la ANC.

A partir de ese día la tendencia se revertiría: el paralelo inició una caída de una semana, exactamente hasta el 23 de enero, señalado como nuevo “Día D” por el oposicionismo y fecha de inicio del golpe de estado en marcha. Pasado el 23E, retomó ligeramente la tendencia alcista. Pero entonces, al fin de esa semana y comienzo de la siguiente apareció Interbanex y ya sabemos lo que pasó: se impuso una nueva cota de 3.200 bolívares por dólar. El paralelo se ajustó a la misma. Pero también, y aún más, lo hizo el tipo de cambio oficial que todo ese tiempo no había dejado de subir. En resumen: el BCV y el gabinete económico asumieron una nueva “meta de estabilización del mercado cambiario”, con un tipo de cambio oficial en torno a los 3.300 bolívares por dólar.

Interbanex: una dosis de shock

A partir de entonces, el debate se ha centrado en tratar de explicar qué fue lo que pasó.

Lamentablemente, dado nuestro contexto polarizado y no poco bipolar, la mayoría de las “explicaciones” sufren del vicio de los intereses políticos, en razón de lo cual suelen decir más lo qué quieren o les interesa que se entienda en torno a lo qué pasó, que a dar cuenta de lo ocurrido exactamente.

Para algunos, por ejemplo, se trató de una liberación cambiaria. Mientras para otros, de una jugada de alta envergadura que significaba la muerte del paralelo. Y así sucesivamente. Ninguno tiene mayores elementos de prueba: más bien afirman lo que sus deseos, intereses o preferencias les dicta.

Debido al oscurantismo que rodea la situación (más allá de los referidos tuits nadie nunca ha salido a dar una explicación) es de hecho difícil determinar por la vía de los objetivos manifiestos el propósito de esta jugada. Pero si no podemos por esa vía, sí lo podemos hacer por la de las consecuencias. Y en tal sentido, antes de encerrarnos en un debate a medio camino entre el agnosticismo y el thriller policial sobre lo qué se quiso hacer (y quién) con Interbanex, más útil e importante resulta hacerlo dando cuenta de lo que en efecto se hizo y logró.

¿Y qué fue lo que se hizo y logró? Pues la inyección de una fuerte dosis de shock al mercado cambiario que causó la estabilización (¿definitiva?) del mismo.

Y no un shock cualquiera, sino uno bastante profundo, del cual la diatriba política (y seguramente también el que en materia económica a los venezolanos ya nada parece sorprendernos) no nos ha permitido dimensionar completamente. Pero veamos:

  1. La meta de estabilización cambiaria fijada por el BCV y el gabinete económico tras la aparición de Interbanex –3.300 bolívares soberanos por dólar– representó un ajuste nominal de 58% en una sola jornada, y de hecho, el monto en bolívares prácticamente equivale al total de la variación del DICOM desde la entrada en circulación del bolívar soberano.
  2. O dicho de otra manera: el tipo de cambio fue ajustado en un solo día casi lo mismo que tardó en ajustarse los cinco meses y una semana previos, contados desde el 20 de agosto.
  3. El tipo de cambio oficial fijado como meta de estabilización el 29/01/19, es 5,1 veces superior al tipo de cambio oficial al cierre de 2018 (subasta DICOM del 28/12/18). Es decir, en un mes y un día, el BCV más que quintuplicó el precio del tipo de cambio oficial para poder “estabilizarlo”.

Así las cosas, todas las apuestas se centran ahora en determinar si el BCV y el gabinete económico tendrá éxito en las tres metas planteadas según la nota de prensa del BCV: “estabilizar el tipo de cambio”; “abatir de manera progresiva y definitiva la hiperinflación” y “proteger el poder adquisitivo de los venezolanos”.

A propósito de esto, ya en la entrega anterior adelantamos que, aunque la tendencia del paralelo históricamente es al alza, la misma no es necesariamente constante, en la medida que suele intercalar período al alza con caídas y retrocesos. De hecho, suele ocurrir que fuertes alzas son seguidas de fuertes bajas y viceversa. Y por lo demás, dato importante: siempre que el gobierno devalúa fuertemente el tipo de cambio oficial, el paralelo se ralentiza e incluso retrocede, luego de lo cual recupera su senda.

Por otra parte, hay un hecho estacional que también hay que tomar en cuenta: siempre por estas fechas (primeros trimestres de año) el tipo paralelo se estanca y retrocede.

Y por último, aunque no menos importante, tal y como ha demostrado recurrentemente Pasqualina Curcio: en tiempos de conflictividad política el tipo de cambio paralelo suele dispararse.

Pero si bien todo lo anterior es cierto, también lo es que en estos momentos existen particularidades que no han existido en otros (de manera tan clara al menos). O en todo caso una particularidad: y es que el shock cambiario se produce en medio de una restricción monetaria bastante profunda.

Y aquí entramos en el corazón de lo que señalábamos al principio con respecto a la peligrosidad de la política económica actual, pues aunque no han sido explicadas o anunciadas expresamente, es claro que las medidas tomadas para estabilizar el tipo de cambio se inscriben dentro de una receta monetarista en extremo ortodoxa consistente en estabilizar unas variables (tipo de cambio y precios) sumergiendo a la economía en una especie de estado catatónico.

Lo que de paso convierte a las metas planteadas por el BCV (estabilizar el tipo de cambio, abatir la hiperinflación y proteger el poder adquisitivo) en una versión criolla del trilema de Mundell-Fleming, esto es, en una trinidad imposible.

Me explico: y es que aunque es bastante poco probable que se alcance la estabilidad cambiaria, y aunque menos probable aún es que por esa vía se logre abatir la hiperinflación, en el caso de que se logre, dada la vía escogida, es sencillamente imposible que se haga protegiendo ni qué decir recuperando el poder adquisitivo de los venezolanos. De por sí, es exactamente lo contrario: debido al carácter ortodoxo monetarista de la política, la única y remota posibilidad de alcanzar las dos primeras metas es yendo contra el poder adquisitivo, es decir precarizándolo, al aplicarle una especie de ley de hierro ricardiana que los mantenga por debajo del nivel mínimo de subsistencia y por tanto no permita que la gente pueda seguir pagando los precios y por esa vía alimentando la hiperinflación.  

… en medio de una lobotomía monetaria.

Los efectos de esto último puede de hecho que ya los estemos observando. Ciertamente, es claro que en los últimos años los venezolanos y venezolanas venimos recomponiendo (es decir: reduciendo) la relación entre nuestros ingresos y nuestra canasta de consumo. Ya hace rato hay cosas que no compramos, siendo que cada vez más nos centramos en los bienes indispensables. Si esto no ha sido más dramático de lo que ya es, se debe básicamente a tres factores:

1) los constantes aumentos salariales del gobierno y entrega de bonos

2) la recepción de remesas

3) el acceso al crédito bancario, expresado fundamentalmente en el uso de las tarjetas de crédito para adquirir bienes de consumo básico.

Ahora, de agosto pasado a esta parte, pero sobre todo desde octubre-noviembre, es claro que el gobierno redujo el ritmo de los aumentos salariales. Pero aquí, más que en términos nominales, lo importante es lo que ha ocurrido con el ingreso en términos reales: y es que ante el fracaso anunciado de la política de precios acordados, la liberación de facto de los precios ha venido contrayendo el poder adquisitivo. Esto último, se ha potenciado por dos factores adicionales: el primero es la reducción de las compensaciones “para-salariales” (entiéndase bonos vía carnet de la Patria, etc.) que si bien están muy lejos de ser una solución estructural permiten a muchos resolver el día a día (más o menos bajo la misma lógica del CLAP). Y el segundo: la devaluación sostenida del bolívar soberano.

En cuanto a esto último, de agosto a la fecha la devaluación del bolívar anda por el orden del 98%, es decir, ha perdido el 98% de su poder de compra (en poco mas de cinco meses de su entrada en circulación, dicho sea de paso), lo que es tanto más grave si se considera que esto ocurre en el marco de una inflación que supera en promedio mensual el 150%, y que para el caso de los alimentos, en los dos últimos meses se encuentra entre el 250 y 300 por ciento mensual. A todas estas, debido a la combinación de política devaluacionista con rezago salarial, a la fecha el ingreso mínimo legal mensual (salario mínimo + bono de alimentación) es equivalente a 6 dólares mensuales, esto es, 55 veces menor al salario mínimo promedio regional.

La escalada hiperinflacionaria ha supuesto al mismo tiempo que los precios internos busquen equipararse y en muchos casos superen con creces al promedio regional. Lo que implica el siguiente problema: que el poder de compra de las remesas se ha reducido. Para decirlo en números, se estima que hoy día se necesitan unos 700 dólares para comprar lo mismo que hace un año se compraban con 100.

Los remates de esta política de secado profundo de liquidez monetaria los representan las medidas de encaje legal, que a todas luces, y tal y como se ha dicho, procuran evitar que una masa “ociosa” de bolívares capturados vía crédito bancario sean desviados a la compra de divisas en el mercado paralelo. El tema con esto es que se pasa una tabula rasa y en vez de realizar una mejor fiscalización y seguimiento del uso del crédito bancario, se opta por contraerlo en términos reales, lo que tiene un efecto contractivo aún mayor sobre la economía. Debe tomarse en cuenta además que en días pasados se aumentó la tasa de interés para las tarjetas de crédito, que pasó de 29 a 40 por ciento de un solo plumazo.

En este sentido, aunque pueda sonar exagerado, lo que está haciendo el BCV y los diseñadores de la política económica, puede equipararse en el terreno de la economía a lo que es una lobotomía en el de la medicina.

Por muchos años, la lobotomía fue un procedimiento popular para el tratamiento de estados psicóticos graves, como la esquizofrenia, ansiedad severa, depresión aguda con tendencias suicidas, etc. Tan popular que, de hecho, a su inventor le mereció un Premio Nobel de medicina. La misma consistía en la realización de una serie de cortes e incisiones en la masa cerebral, de forma de interrumpir la comunicación neuronal, y en consecuencia, eliminar las tendencias autodestructivas y/o agresivas de los pacientes. Aunque la mayoría de a quienes se les practicó murieron como consecuencia del tratamiento, en otros casos “funcionó”, pero bajo una condición: la “cura” alcanzada era el de un estado de postración catatónica, bajo el cual las personas eran sumidas en un estado de muerte en vida, incapaces ciertamente de agredirse o agredir a los demás, pero también de sentir, comunicarse, relacionarse. En resumen: la lobotomía en efecto resultaba, pero a condición de acabar con los pacientes, bien matándolos directamente o bien dejándolos en vida cuasi vegetativa. 

Así las cosas, en las dos últimas semanas hemos sido testigos de dos fenómenos. Por una parte, el tipo de cambio paralelo en principio bajó, mientras el oficial se mantiene relativamente anclado en torno a los 3.300, si bien en la última semana el salto del paralelo fue importante, aunque todavía se haya por debajo del paralelo. Con respecto a esto último, además de lo ya dicho sobre las oscilaciones del paralelo, hay que tomar en cuenta que la principal limitante para estabilizar el tipo de cambio, es que no hay divisas suficientes para alimentar el mercado cambiario, y todo indica que menos ahora, tras la situación de CITGO y lo asociado a este caso. Por esta razón es que el BCV ha optado por intervenir en el mismo  privilegiando las restricciones monetarias en bolívares, ya que lo que busca es reducir la demanda y por tanto la presión sobre el tipo de cambio (o los tipos de cambio). Sin embargo, el drama aquí es que pasa como con la esquizofrenia y la lobotomía:  si bien es posible que tenga éxito en la materia (lo que está por verse) los costos asociados de contracción de la actividad económica y disminución del poder adquisitivo son y serán muy fuertes.

Esto último se ha comenzado a notar al menos en la ciudad de Caracas. En algunas zonas (como por ejemplo el centro) los precios de bienes de primera necesidad no solo no aumentaron, sino que en varios casos incluso se redujeron. Fuera de los factores estacionales (en el caso de algunos vegetales y frutas) pensamos que esto está asociado a la caída severa del poder adquisitivo, es decir, es resultado de la lobotomía monetaria aplicada: la gente no tiene con qué comprar. Y por esa vía, las ventas se contraen, lo que necesariamente tendrá efecto sobre el empleo y el cese de mayor actividad económica.

Otro tema adicional que deben considerar los hacedores de política, es que al deterioro del poder adquisitivo en bolívares y a la cada vez más creciente no disponibilidad de los mismos como circulante (todavía no estamos en una situación de escasez como la del primer semestre, pero hacia allá vamos), la tendencia creciente y cada vez más marcada es a la dolarización de facto en el último terreno en el cual el dólar todavía no ha desplazado del todo al bolívar como medio de pago predominante.

Valga decir, para evitar malos entendidos, que nada de esto significa que las opciones de política planteadas por la derecha oposicionista y golpista sean mejores. Por el contrario: son una versión aún más radical y con menos escrúpulos de lo mismo.

En la tercera parte de esta nota ahondaremos un poco más al respecto, para cerrar haciendo las consideraciones en torno a las posibilidades de plantearse caminos alternativos.

About Luis Salas
Sociólogo (Universidad Central de Venezuela). Magister en Sociología del Desarrollo UARCIS-Chile. Docente e investigador de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Investigador CLACSO. Premio Economía Política y Derechos Humanos Universidad de las Madres de la Plaza de Mayo 2011 (Argentina). Premio Municipal de Ensayo Sociopolítico Gustavo Machado 2015 (Venezuela). Fue Ministro de Economía Productiva y Vicepresidente Económico de Venezuela.

30 Comentarios en La vida después de Interbanex (II)

  1. La inercia políticaeconómica nos ha forzado a tener que optar por alguna de las únicas dos opciones que se tienen para superar la crisis, entre las cuales no hay tonos grises, ni combinaciones de alto contraste que pudieran surgir del necesario claroscuro que debe ser pintado para agradar a la vista de todos. Lastimosamente, la situación nos ha llevado a asumir posiciones maniquieístas, donde los extremos se tornan irreconciliables; por tanto, la opción que cada bando escoja, tendrá que asumirla como la buena y por tanto, la otra es la mala.

    En cuanto a lo económico las únicas opciones viables son: Indexar o Dolarizar. Para la primera se requieren Bolívares y para la segunda se requieren Dólares. Siendo así, entonces cada quien me dirá por cual vía se inclinará y esto es lo que definirá de qué lado se está.

    ¿Ganarán los buenos o terminaremos en las garras de la FED y del FMI?

  2. Salas delirando
    La liquidez monetaria se ubicó en BsS 1,7 billones al 1 de febrero, último dato publicado por el Banco Central de Venezuela y que representa un alza de 97% (prácticamente el doble) con respecto al cierre de 2018.

    El resultado es inédito si se compara con el mismo periodo desde 1997, fecha más lejana que reporta el BCV en sus estadísticas públicas y ocurre a pesar de las fuertes restricciones para evitar la expansión del circulante que ha impuesto la autoridad monetaria a través del alza del encaje legal.

    http://www.bancaynegocios.com/liquidez-crece-97-en-las-primeras-cinco-semanas-del-ano/

  3. De nuevo, repito lo que escribí en el artículo anterior
    Joaquín Ramos 1 Febrero, 2019 at 11:13 pm

    Sólo desde el 20/08/18, día de las medidas económicas y de la reconversión monetaria, los créditos bancarios ha aumentado alrededor de 2.400%., mientras que las captaciones bancarias ha crecido alrededor de 3.700% en ese lapso. La restricción que señala viene dada, como lo sostiene la doctora Curcio por el alza del tipo de cambio, que viene determinando el alza del índice de precios, sin relación causal con M2. y las disponibilidades bancarias, fondos recibidos por los bancos no aplicados a créditos o inversiones, en ese mismo periodo desde el 20-08-18 a la fecha han aumentado en alrededor de 7.000%, más del doble que M2 en el mismo lapso y el doble que el aumento de los depósitos de público, lo que afirma mi tesis de que las medidas de encaje no han restringido el dinero ocioso disponible.
    El BCV da las cifras de las cuales hago mi análisis; y ya incluyo el efecto real, cuando comparo el crecimiento de los créditos contra el crecimiento de las captaciones bancarias; y esto va también para “ronny” que hace observación sobre ese punto en el comentario que sigue a este.
    Ya estoy mostrando que las captaciones aumentaron más que los créditos; en cuanto a la supuesta cifra de INPC de la AN no puede ser avalada, por falta de rigurosidad. Pero, es obvio que si las captaciones, cifra que sí está comprobada, aumentaron más que los créditos, entonces, los créditos disminuyeron en relación a la Liquidez bancaria. En mis observaciones en los comentarios pasados ya lo aclaré, cuando expuse que las Disponibilidades ociosas de la Banca crecieron más que M2, que las Captaciones (depósitos del público) y que los créditos bancarios; lo que demuestra que el encaje NO ha impedido la concesión de créditos; porque las Disponibilidades ociosas de la Banca crecieron más que el resto de los Agregados Monetarios que cito; ¿me expliqué? Si fuere o contrario, dichos fondos ociosos habrían disminuido. Los bancos no ham concedido más crédito porque no le han sido solicitados, pero tiene capacidad ociosa para aumentarlos, a pesar de las medidas de Encaje.
    Nunca afirmé que “el encaje no afecta el crédito (sic)”, cuando conceptualmente esa es la función principal del Encaje; escribí, invito a leer de nuevo, que ” las medidas de encaje no han restringido el dinero ocioso disponible.”; es decir, NO HAN RESTRINGIDO, en tiempo presente y en esta particular ocasión, como lo demuestran las cifras OFICIALES que expuse; de nuevo, ¿me expliqué?.

    • Bueno en principio te recuerdo que todo este debate empezó porque usted dijo que las medidas de encaje no estaban teniendo efecto en contraer el crédito y de hecho citó cómo este había crecido desde agosto a la fecha.

      Por eso fue que yo le respondí que el que hubiese crecido nominalmente no quería decir que lo hiciera en términos reales, ya que había que considerar la inflación en el mismo período.

      Podemos no considerar la inflación de la AN, por la razón que tu dices e incluso por otras, pero el resultado seguiría siendo el mismo.

      En cuanto al tema de las captaciones y el deterioro del crédito, tienes razón en el punto de que no se han visto afectadas exclusivamente por las medidas de agosto. Ya las captaciones veían creciendo a un ritmo mayor a los créditos desde antes. Por lo demás, no solo venía disminuyendo el créditio en términos reales, sino también cambiando de naturaleza: de créditos para inversión a crédido a corto plazo bien para suplir liquidez de empresas o bien para ser desviados a la compra de dólares en el mercado paralelo (asumiendo que se podía hacer las dos cosas al mismo tiempo, por lo demás.) Por otra parte, hasta donde yo sé, la revalorización de las cuentas denominadas en dólares han tenido impacto en el rubro captaciones, lo que además entiendo también varía debido a la tasa con la cual se calcula que sube conforme sube el DICOM.

      A mi modo de ver, lo del crédito usado para suplir liquidez y/o especular es propio de procesos hiperinflacionarios. Por otra parte, la contracción de la actividad económica también tiene impacto sobre los créditos: después de cierto punto, a mayor contracción menos crédito. Pero incluso hay que considerar que el crédito también se concentra en los que sobreviven que por lo general son los que tienen posición de dominio de mercado, lo que es un detalle no menor.

      Por último, te cito lo que ya te contesté en el otro artículo: “en principio, la medida del encaje marginal pudiera expansiva porque los bancos buscarían más bien expandir el crédito y que las reservas excedentarias pasasen a legales, como señalas. Sin embargo, también puede ser (y de hecho creo ese es el propósito, pues si no no tendría sentido) un incentivo para restringiría al crédito porque el manejo de la “caja” del banco para se complejiza y exponen, en base a lo cual supongo varios bancos pequeños o más expuestos están recurriendo tanto al overnigth.”

      A mi modo de ver, lo que seguirá ocurriendo es que la overnigth (fuente histórica de grandes guisos) seguirá creciendo, el crédito seguirá cayendo y el paralelo en la semana (sino hoy mismo) superará al DICOm nuevamente. El dilema es que hará en consecuencia el gobierno para mantener el ancla, además en medio del contexto político. Si sigue manteniendo la actual política de liberación de precios con cuasi congelación salarial se arriesga a mayor conflictividad política y a mayor contracción económica. Y si opta por lo contrario (aumentar salarios, dar más bonos, etc.) según sus mismas conclusiones y las tuyas pondrá presión sobre el tipo de cambio. Por eso hablaba del trilema de las metas: con la actual política económica puedes de hecho en algún momento estabilizar el tipo de cambio y hacer retroceder la inflación, pero no recuperar el poder adquisitivo porque de hecho: la pérdida del poder adqusitivo es la condición de posibilidad de la estabilización cambiaria y de precios. Es lo que hizo Caldera en el 96 y lo que está haciendo Macri actualmente. Si a eso le sumas una mayor restricción externa por efectos del boqueo las prespectivas de contracción económica son aún mayores.

      Creo que ese es el verdadero debate.

      • Vamos a organizarnos, como dice el chiste. Voy a tratar de explicarme más claro aún. Como dice, el debate comenzó cuando rebatí su afirmación tajante de que las medidas de encaje del BCV estaban contrayendo el crédito; y demostré con cifras que ello no ha sido así, porque las Disponibilidades de la banca han aumentado en mayor proporción que los créditos bancarios, medidos ambas magnitudes desde el 20-08-18. Si los bancos tienen, proporcionalmente, más dinero ocioso que antes, es obvio que no han tenido restricción real para haber podido conceder mayor cantidad de créditos; y si no lo han hecho no ha sido porque un encaje legal más lato se los haya impedido. Y lo que afirmo es cierto tanto en términos nominales como en términos reales; porque, obviamente no sólo habría que indexar el monto de los créditos, sino también el monto de las Disponibilidades y de las Captaciones y todos los demás agregados monetarios; por lo que, proporcionalmente, quedamos en lo mismo: Si los bancos, proporcionalmente, tienen ahora una porción mayor de dinero ocioso que la respectiva porción de créditos concedidos, es decir, que sus Disponibilidades crecieron, proporcionalmente, más que sus créditos, entonces el Encaje Legal no ha sido restricción para la potencial concesión de mayor cantidad de créditos.
        Dos cifras: en el lapso referido, desde el 20-08-18 hasta el 02-02-19, el verdadero Índice de Encaje neto, o sea, cuánto debieron encajar realmente los bancos con respecto a sus captaciones, fue en promedio de sólo 23% (ni siquiera el 31% del Coeficiente Ordinario) y hubo semanas que sólo fue del 16%. Debe saberse que hay una gran cantidad de rubros de las captaciones que están excluidos de la Base de cálculo para el Encaje legal.
        Usted parece sostener, según se deduce de sus escritos, que no debería aumentarse el Coeficiente de Encaje.
        Pero, hay otro elemento a considerar: el Encaje Legal afecta el lado del Activo del Balance General de los bancos, es decir, el dinero del que disponen; mientras que a Liquidez Monetaria (M2) está compuesta por el Efectivo en poder de público y por los Depósitos Bancarios, y los Depósitos Bancarios figuran en el lado del Pasivo del Balance General de los bancos (lo que deben); por lo que el Encaje legal no afecta la Liquidez Monetaria, la capacidad adquisitiva del público, que entiendo es parte de su exposición. Los depositantes siguen disponiendo del monto total de sus depósitos bancarios para la adquisición de bienes y pagos de servicios.
        Ya comenté antes que aún bajo las nuevas reglas de Encaje legal, los bancos más bien están incentivados a conceder más créditos, lo que perfectamente pueden hacer, y así no tendrían que mantener mayores sumas en el Encaje legal.
        Entiendo y comparto sus nuevos comentarios sobre la calidad del crédito, pero percibo contradicción con su crítica a la presunta restricción del crédito que antes expresó, entonces, restringir el crédito es malo, pero dar crédito también es malo, y aumentar el encaje también es malo; ¿qué acción en concreto haría usted en este aspecto específico?

    • Con la comparación de dos valores nominales o su crecimiento no se incluye el efecto real.

      Sobre su argumento: El encaje forma parte de las disponibilidades. El crecimiento desproporcionado de las disponibilidades comparado con los créditos significa de manera alguna que los bancos tenían dinero de hecho disponible para dar créditos.

      • Cierto, pero las Disponibilidades también incluyen otros rubros adicionales que sí están libres para otras operaciones. De hecho, en Disponibilidades se incluye el saldo de la Cuenta Única de cada banco en el BCV, cuenta que, a su vez, contiene no sólo el monto del Encaje legal (bloqueado), sino también el monto excedente, por encima del monto obligatorio del Encaje. Ese monto excedente en el lapso del 01-02-19 hasta el 08-02-19, promedió casi los Bs. S. 300 millardos, el 17,5% de M2 .
        Y, si el Encaje hubiera sido restrictivo, por su misma afirmación, entonces las Disponibilidades deberían haber disminuido, proporcionalmente y en términos absolutos; pero, en cambio, aumentaron más que los créditos, tanto el términos relativos como absolutos.

        • Nada que he afirmado implica que las disponibilidades en su total deberían haber disminuido proporcionalmente. Por el contrario. (Y aun menos absolutamente.)

          Lo relevante para este tipo de argumentos con los valores nominales son las disponibilidades menos los encajes (ambos valores podemos saber) *y menos* la parte de las disponibilidades que la banca necesita para su buen funcionamiento (que no conocemos y *no* se puede determinar simplemente en base del balance): Las disponibilidades no son simplemente dinero ocioso y determinar el dinero ocioso en el sistema no es un simple ejercicio de contabilidad.

          Sobre las reservas excedentes: Antes de 20-08-18 en el promedio eran los 38% de M2, con el encaje especial cayeron a menos de 0,7% (!) y con el fin del encaja especial subieron a los 17,5% (o mejor 15%), todavía menos que la mitad del promedio anterior. (Y parece que van a caer de nuevo.)

          • Las reservas operativas sí se saben, AL MENOS QUIEN HA TRABAJADO EN LA BANCA lo sabe; y, como sea, los saldos ociosos eran excesivos, antes del 20-8-18 y hasta el 11-02-19; y claro que deben disminuir según se aplique la nueva regla de encaje; que, en todo caso, es revisada semanalmente por el BCV.

  4. Para aclarar Términos, ya que para los Salas todos los que no piensan como el Son de Derecha.

    Quien es alguien de Izquierda? R: Es un tipo que es un reprimido en lo comercial, es decir, no te deja comerciar con quien quieras, pero es un liberal en lo social, es decir, te deja meterte en la cama con quien quieras.

    Quien es un tipo de Derecha? R: Es un tipo que es liberal en lo económico, es decir, te deja comerciar con quien quieras, pero reprimido en lo social, es decir, no te deja meterte en la cama con quien quieras.

    Quien es un liberal/libertario? R: Es un tipo que es liberal en lo económico y liberal el lo social, es decir, te deja comerciar con quien quieras y te deja ir a la cama con quien quieras.

    Liberalismo/libertario: Respeto irrestricto al proyecto de vida del prójimo

    Salas, ustedes y especialmente Usted esta ética y moralmente desprestigiado como para dar consejos, el proyecto que usted defiende es una maquina de crear pobres.

    “Las Emergencias siempre han sido el pretexto con el que se han erosionado las salvaguardas de la libertad individual”
    August Von Hayek

    Lo único que usted puede mostrar en su gestión es un decreto de emergencia que solo sirve para erosionar las salvaguardas de la libertad individual.

    • Este vídeo lo vi por casualidad y me parece que recoge muy bien algunas ideas acerca de como el socialismo no es más que una ideología fracasada que termina por empobrecer el entorno donde se aplica. Lo dejo por aquí para que sirva de reflexión ante lo que será sin duda un cambio de 180 ° (no de 360° como les gusta a los revolucionarios socialistas) en la forma como debe ser manejada la economía de Venezuela en un futuro no muy lejano, el cambio viene y se requiere que la sociedad se encamine hacia la defensa de sus libertades individuales y deje atrás el Estado todopoderoso que tiene que elegir por todos porque es el más “sabio”.

      La estruendosa superioridad del capitalismo | Javier Milei | TEDxSanNicolas

      https://www.youtube.com/watch?v=jEEQ4bevw1Q

  5. Hola a todos, yo de economía no se nada pero creó entender que el crédito bancario es muy importante para el pais pero muchos lo usan para comprar dolares y no invierten en nada y así presionan para que siga subiendo . Mi pregunta es que pasa si el Estado indexa o ancla (no se como se dice ) todos los créditos al dolar Dicom ( que siempre debería estar mas alto que el paralelo) de esta forma todo el que recibe crédito deberá pagar las cuotas sus intereses al precio del dolar de ese Dia?? De modo que el que usa el Crédito para comprar dólares no le sirve porque igual tendra que devolver su equivalente al dia . Y el que pide credito para invertir pues no le afectara ya que todos los empresarios y comerciantes venden sus productos dependiendo del dolar … me pueden aclarar esto?.. Gracias

    • Simon, llegas muy tarde con tu pregunta, y permiteme aclararte, hace muuuucho que el chavismo por ejemplo los testaferros de Diosdado piden creditos en $ para invertir en Bs. por ejemplo Navibus. Antes habia creditos turisticos en $ que los daba el gobierno, como por ejemplo el que dieron para comprar el Ferry ese HSS que termino decomisado en Curazao por contrabando de Gasoil. Pero que casualidad, pedian el credito y en ese momento exacto que el Bs. se desplomaba, que tino. Fijate que Salas, hace referencia a este comportamiento “incompresible” del paralelo, porque seria inconsevible que los rebolucionarios hubieran hecho algo asi, es la “guerra economica”. Hace bien Salas en cuestionar quienes estan detras de todos estos negocios de convertibilidad de la moneda y no es Leopoldo Lopez. Ya nadie se acuerda de Muller Rojas “Chavez esta sentando en un nido de alacranes”.

      Simon tu propuesta esta como las maquinas captahuellas, y todas las locuras que hicieron para controlar errores, un error no se arregla con otro, si la gente pide creditos para comprar $ HAY UN PROBLEMA!, resuelve ese problema no inventes la rueda.

    • En lo personal nunca he estado de acuerdo con que el Estado tenga que adjudicar divisas de la renta petrolera al sector privado para la adquisición de insumos o servicios de importación, en su lugar he propuesto que el Estado financie al sector privado con créditos en divisas, pero PARA SER CANCELADOS EN DIVISAS, no en moneda nacional. En tal sentido, y para que las empresas puedan optar a dichos planes de financiamiento, necesariamente debe exportar una parte de su producción, siempre y cuando no desabastesca el mercado interno.

      Esta medida aunada a la de subastas DICOM siempre a tasas más altas de la que se coticen en el mercado paralelo (recientemente adoptada), mas la de internacionalizar salarios e indexarlos a la paridad cambiaria, erradicarían la Guerra Económica, estabilizarían el valor de la moneda y dentendrían la hiperespeculación, teóricamente llamada hiperinflación.

      • Yo no me refería a que la banca preste dolares , me refería a Los créditos en bolívares que son importantes para mover la economía y ayudar a las pequeñas y medianas empresas industrias comercios etc pero estos empresarios desvían estos créditos en bolívares para comprar dólares y luego pagan el. Credito ridículamente en bolívares . Mi pregunta es que pasa si los bancos dan créditos en bolívares pero calculandolos en dolares para sus pagos . Por ejemplo a mi me prestaron 3.000.000 de bolívares si el dolar esta en 3.000 pues serian 1.000 dolares pero al yo pagar el credito no pago 3millones de bolívares sino el equivalente de 1.000 dolares cuando me toque pagar sus cuotas o su totalidad. Asi no tendría gracia pedir creditos para comprar dolares y guardarlos ya que a la hora de pagar si el dolar subio el triple pues el monto de la deuda tambien. Pero todo aquel que necesite credito para crecer su empresa si le sirve ya que todos los productos que vende una empresa estan dolarizados . Alguien que pueda aclararme esto… Gracias

  6. no soy economista , pero leo y entiendo alguns datos aqui , en resumen el gobierno esta haciendo esta yratando de hacer en 2 meses todo lo que debio hacer desde el año pasado , por lo tanto igual veo como suben los precios en los comercios un simple jabon de tocador en una famosa cadena 5. 760 bolivares soberanos que hacemos ? claudicamos?

  7. en una entrevista que le hicieron en mejico durante la toma de posesion de Lopez obrador , el presidente maduro admitio que su principal error fue dejar que el dolar paralelo se posicionara como indicador . todos sabemos que durante la nefasta direccion de nelson merentes en el bcv nunca hubo datos oficiales y por lo tanto , la posicion prponderante de dolar today en ese tiempo , donde esta Nelson merentes ? seguira el gobierno en esto de ensayo y error?

  8. GRACIAS profesor Salas. Leido. De corazón sigo agredeciendo los esfuerzos del profesor Salas por ayudarnos a entender esta terrible realidad económica. De verdad que no se vé ninguna esperanza. Duele decirlo. Para mi, pueblo de a pie, que ya aprendió a decirlo en el fino estilo francés “Deja vu”. Aquí, en criollito, es lo mismo que IMPUNIDAD de la derecha criminal. HOY, 17 de febrero, recordamos que hace poquitito, 1K de queso a BS.4.500, igual al salario mínimo. Ejemplo sencillo. Terrible. Y ahora está a BS.18.000. “Deja vu”. IMPUNIDAD HASTA EL INFINITO. Como creer y sentir esperanzas?

    • Hola Mlrian, el problema no es el queso, al cambio equivalente esos 18mi son poco más de 5$, el problema es el salario que al cambio equivalente debería ubicarse en 300 $ y apenas está en poco más de 5$,igual que el queso, o sea, el salario en, BsS debería estar alrededor del millón de BsS. no en 18mi.

      • Hola camarada Alexander, saludos solidarios y gracias por leer y responder. El problema está precisamente allí, entre lo que”debería” ser y lo que “es” en la realidad. Puse el ejemplo del 1K de queso igual al salario mínimo, precisamente porque es ejemplarizante de la terrible realidad. No “debería” ser así, pero lo “es”. Por eso escribí que, de verdad, duele terriblemente, pero no se ven esperanzas de que la revolución lo RESUELVA. Por qué? Ni idea.

        • alguien que le explique a Miriam porque el gobierno no logra indexar los salarios.
          En lenguaje no economista: No pueden indexarlos porque no tienen los $ y si imprimen mas Bs. aumenta el paralelo y por aca te diran: LA GUERRA ECONOMICA! es decir, no pueden con la economia. Si la guerra economica funcionara, Korea del norte, Siria, Cuba, estarian igual que nosotros con inflacion de millones pero no.
          El estado venezolano se lleno de empleados, y de beneficios sociales pero sustituyo la produccion nacional por importaciones. Hoy que producen menos petroleo y esta full de deudas con todos, pues no hay como sostener esos beneficios ni este estado.

          • No tienes Ni la más Prepagada Idea (NPI) de lo que afirmas, ¿quién te dijo que la economía gira al rededor del dólar? Esa basura verde, que no vale más que la tinta y el papel con los que se imprimen, no tienen porqué representar el capital requerido para indexar los salarios. Compa, salga de ese maldito dogma que les inculcan en las universidades. El gobierno puede indexar los salarios sin necesidad de tener dólares, es más, sin necesidad de emitir BsS a través del BCV, más allá del necesario para equilibrar la economía,en tal caso, los bolívares que se requieren, saldrán del bolsillo de los empresarios que costearán sus nóminas y con el pago de sus impuestos, también indexados, generarán los ingresos a la administración pública para pagar sus nóminas. ¿Así, o más claro?

  9. Interesante sus publicaciones profesor Salas. He venido siguiendo sus artículos del Bucle y La Vida Después de INTERBANEX; me gustaría poder comunicarme con Ud. por mail. Concuerdo completamente con Ud. en sus críticas respecto de la política económica y monetaria que actualmente se está implementando.
    Yo sostengo una idea que puede sacarnos de ésta locura que vivimos en la economía: Indexar según la inflación los salarios, los impuestos y la tasa de cambio. Tengo dos propuestas de como hacerlo:
    1)Utilizando el salario como unidad de cuenta (con una ecuación de cálculo que utiliza el valor de la onza troy de oro como constante de proporcionalidad)
    2)Utilizando un activo como unidad de cuenta (moneda) cimentado en el oro bajo el concepto de “equivalente en valor”, cuyo precio en BsS esté indexado por la inflación y, sirva para fijar los salarios los impuestos y las tasas de cambio.
    En resumen: creo que la estrategia debe ser la misma que se uso en Alemania con el Rentenmark, para frenar tanto la hiperespeculación como la manipulación política de la tasa de cambio.

  10. Me pregunto constantemente, ¿cómo harán todos estos analistas económicos para realizar sus análisis, valga la redundancia, cuando es un gobierno lleno de corrupción, ineficiencias, con baja credibilidad y sin instituciones serias? Duraron como 4 años luchando, afirmando que el dólar es criminal, pero Maduro les lanzó un sistema cambiarlo con un referente mayor al paralelo.

6 Trackbacks & Pingbacks

  1. Estabilidad cambiaria y caída de precios: ¿qué está pasando? (Interbanex III). – 15 y Último
  2. Dolarización: ¿el cisne negro? – 15 y Último
  3. [OPINIÓN] Dolarización: ¿el cisne negro? – TatuyTV
  4. Apagón electrico + apagón económico: implicaciones, riesgos y oportunidades (I). – 15 y Último
  5. [OPINIÓN] Apagón electrico + apagón económico: implicaciones, riesgos y oportunidades (I). – TatuyTV
  6. El 1º de mayo que nunca fue (o érase una vez el salario) – 15 y Último

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*