Entre Marvel y una Yihad: fundamentalismo y propaganda de guerra en Venezuela.

Por: Eduardo Viloria Daboín

I

La actual ofensiva de Estados Unidos contra Venezuela supone la aplicación de una feroz propaganda de guerra, que busca empujar a una parte de la población para que apoye y se preste para una intervención militar de Estados Unidos y/o una guerra civil.

El desarrollo de esta mega operación de guerra psicológica es difícil de aprehender y monitorear puesto que sus canales son difusos y tiende a hacerse invisible. Estamos además adentro del laboratorio, recibiendo también el bombardeo de palabras, imágenes, símbolos, sonidos. Y tenemos siempre en el bolsillo, en la cartera o en la mano el canal por el que fluye mayoritariamente el torrente de mensajes.

II

Esta campaña trabaja varias líneas desarrolladas todas en múltiples formatos y lenguajes. No implica la difusión de contenidos que aludan frontalmente a la necesidad y conveniencia de una guerra, sino la difusión sucesiva de ejes temáticos distintos, que no aparentan formar parte de un discurso unitario, pero que construyen entre todos el mensaje final.

Las líneas discursivas son varias:

1) Alusión directa a la inminencia de una invasión militar a Venezuela encabezada por Estados Unidos, dibujando tal invasión como algo que no generará mayores pérdidas humanas y que será breve. Según este relato, ante la invasión no habrá mayor resistencia por parte del gobierno y el chavismo. De haber resistencia, ésta será débil y rápidamente derrotada. Y el carácter altamente tecnológico de la operación permite únicamente le ataque a puntos militarmente estratégicos, de modo que no habrá víctimas colaterales.

2) Las tropas invasoras son bienhechoras, comprometidas con una misión altruista y libertaria, regidas por rigurosas normas y convenciones internacionales, respetuosas de los derechos humanos y de la vida de las personas civiles inocentes.

3) Inyección de nacionalismo sensiblero, basado en códigos de la cultura publicitaria y del entretenimiento de TV.

4) Exacerbación amarillista y sensacionalista de la crisis social y económica que vive Venezuela.

5) Nicolás Maduro es un monstruo inclemente, de malignidad absoluta y morbosa, un ser diabólico que encarna todo el mal posible, contra quien cualquier acción que lo destruya, sea cual sea, es legítima.

6) Contenidos religiosos en los cuales se describe el actual momento como determinado por Dios, y en los cuales se anuncia el inminente advenir de una época luminosa y próspera, luego de transitar un breve y necesario período de oscuridad y expiación.

III

La técnica principal de la campaña es hacer que los contenidos no tengan autoría, no parezcan tenerla o la tengan pero anónima. No hay logotipos de organizaciones o partidos que aparezcan firmando los mensajes. En general, su elaboración es tosca, casera. Se construye la sensación de que es una percepción común, de todos(as), de que no tributa a ningún poder. Ante la absoluta falta de credibilidad de los partidos y dirigentes políticos opositores, esto es clave.

Entra, en este mismo método, la recolección, selección y difusión de mensajes espontáneos elaborados por personas comunes y corrientes. Así, se logra que, por ejemplo, el mensaje de un expelotero profesional puesto en su cuenta de Instagram, donde alcanzó apenas unas decenas de likes, se viralice por wassap:

“Parece que falta poco. Huele a Venezuela. No se porqué pero hoy empezó a oler diferente mi país. Huele como a empanada con maltin polar, huele así como huele la salsa de ajo, o la salsa alemana en un buen perro caliente de la calle del hambre, huele a como olía el metro de Caracas recién estrenado, huele a ponche crema y a panetton , huele a polarcita culo e foca. Huele a nucita y pirulin, huele a frescolita, huele a pampero con pepsicola. Huele diferente mi país, huele a libertad y progreso. Huele a esperanza. Huele a primavera venezolana. Empezó la primavera.”

Quienes reciban los mensajes sentirán que no hay una entidad superior pretendiendo convencer, que no hay un plan detrás, que no se trata de una campaña diseñada y fabricada. Así la campaña cobra vitalidad, es interactiva, y gana por ende carácter de realidad, de veracidad. En este enorme torrente de mensajes, videos, imágenes y audios es prácticamente imposible indentificar cuáles mensajes son resultado de esta interacción. Tampoco importa hacerlo: todo pasa a formar parte del gran discurso común que la campaña en su totalidad construye.

IV

 “ALERTA. En el canal Fox de Estados Unidos para la región este, entrevistaron hace dos horas al General del Cuerpo de Marines de USA, Robert Neller, se le preguntó por el Plan militar “Libertad” (…). En palabras textuales del General: El cielo obscuro se iluminará de luces de misiles y aviones como jamás se vio, y el terror del sonido de los cohetes y el ataque masivo de aviones infundirá el temor en el régimen dictatorial y sus esbirros y abrirá la puerta a la libertad en Venezuela, no dejaremos escapar a ningún criminal, de verdad lamentarán haber nacido, trataremos en la medida de lo posible que la población civil inocente no sufra el embate de este ataque masivo para su liberación”.

El general Neller es real, pero la entrevista no existió jamás. El texto llega escrito a los grupos de wassap como si una persona cualquiera, común y corriente, se hubiera tomado el trabajo de transcribir y enviar lo dicho por el general.

Otro mensaje, en la misma línea, es un audio. Una voz masculina dice:

Ya está todo listo. La orden es entrar tanto por el lado del puente Simón Bolívar que divide a Cúcuta con Venezuela, y por la línea entre Venezuela y Brasil. Háganle llegar este audio a sus familiares y amigos. Son éstos los puntos donde va a haber quizás una operación mayor de las fuerzas de la coalición internacional dentro del territorio venezolano. Si hay disturbios, si hay motín, si a algún familiar de ustedes le van a saquear el negocio… señores, recuerden que son pérdidas materiales y éstas se pueden recuperar”.

Con estos mensajes se comenzó a inocular en la gente la aceptación que de que ayuda humanitaria e intervención militar van juntas. En ambos, aunque no es el contenido principal, se asoma la otra línea discursiva en torno a lo abiertamente militar: la invasión no generaría daños colaterales ni mayores daños ni víctimas inocentes.

Otros materiales, como el siguiente video, desarrollan más a fondo esto último, y profundiza la investidura de las fuerzas militares estadounidenses como bienhechoras. Está construido con fotos de militares estadounidenses, una bandera venezolanas junto a palomas de la paz, fotos de niños recibiendo agua desde la cantimplora de un marine y de un hombre con una bandera blanca en la mano presentándose de rodillas ante un marine. Sobre las imágenes se refuerza con texto escrito lo que el audio va diciendo:

¿Qué hacer cuando te encuentres con militares de la fuerza de la coalición internacional para el rescate de la democracia en Venezuela? La convención de Ginebra ofrece protección a las personas que no participen en combate, por lo tanto, te recomendamos seguir los siguientes pasos: no lo confrontes ni hagas algo que los haga sentir amenazados, deja las manos en el piso y sal con las manos en alto, ten una bandera blanca a la mano para indicar que te estás rindiendo. Los integrantes de la fuerza de la coalición te darán un trato digno y respetarán tus derechos humanos. Tendrás derecho a quedarte con tus efectos personales y a recibir alimentos y ayuda médica. Por favor recuerda no oponer resistencia y todo saldrá bien. Las fuerzas de la colación no son tu enemigo y no te tratarán como tal si no ofreces resistencia. Ellos están cumpliendo una misión para devolverle la libertad, la democracia y la prosperidad a Venezuela. Algo que sus militares no pudieron hacer.”

En el siguiente, esta vez en audio, se mantiene este contenido, pero se subraya la brevedad de esa eventual guerra y la ausencia o débil resistencia por parte de las fuerzas del gobierno y el chavismo. Aquí, además, se asocia directamente “ayuda humanitaria” a “intervención militar”:

Esa ayuda humanitaria es una intervención, sí. Pero no es una intervención gringa, es una fuerza multilateral encabezada por los cascos azules de la ONU. Pero no es como este señor dice, que van a matar. No, no. Ya los gringos saben cuáles son los puntos, dónde están los cohetes, dónde están los avioncitos que tenemos, dónde están los escondites de ellos, y eso son balas milimétricas con dirección exacta. Y viene de último la avanzada de paracaidistas. Se estima que si los militares venezolanos no dejan entrar la ayuda humanitaria, entrarían los gringos y en dos horas, máximo tres, se acabó el chiste.”

V

En un video casero, grabado con celular, se ve a una niña de unos 6 años, rubia, con el cabello adornado con un lazo amarillo, azul y rojo, sentada delante de una bandera de Venezuela. Luego de decir: “Venezuela, hoy hacemos historia”, canta la canción Venezuela.

En la líneas discursivas de inyección sensiblera de nacionalismo un elemento clave ha sido la canción “Venezuela”. Al menos cuatro versiones distintas han estado circulando en los grupos, en los que se asocian principalmente a los mensajes de exacerbación amarillista de la crisis económica y de instrumentalización de la misma a favor de la ayuda humanitaria. Además de la versión cantada por esta niña, está otra cantada por un niño y una interpretada por la orquesta sinfónica juvenil Simón Bolívar. También circula un audio, aparentemente de un locutor de radio que, en tono educativo y pedagógico, informa y analiza aspectos históricos, musicológicos y poéticos de la misma canción.

Se trata de un seriado programado para preparar el terreno de sensibilidad nacionalista y luego impactar fuertemente con una versión final de la misma canción pero con la letra cambiada:

“Llevo tu cruz y el dolor en mi piel, y el duelo en el corazón. Llevo en mi sangre lágrimas de sal y tu derrumbe en mis ojos. Soy destierro, herida, muerte y horror, y al andar sangran mis venas al clamor de un pueblo en el corázon que me desvela. Entre tus calles quedó la verdad, tendida y al viento y al sol. Balas y escudos, traición y valor, asesinos contra el honor. De los montes quiero la claridad y del río toda su fuerza, pues por ti tus hijos destrozarán estas cadenas. Y si un día muere el monstruo falaz, siete estrellas nos esperan. Volveremos juntos a construir a Venezuela.”

VI

De la línea de contenidos religiosos, basten como ejemplo, estos dos. El primero, a cargo de un famoso teólogo español, el padre Forte,:

Si de la justicia humana dependiera tu futuro, podrías escapar. Pero lo que tiene que estremecerte es el Lago de Fuego. Ahora mismo Maduro no desearía otra cosa que poder cortar, como Calígula, el cuello de todo su Pueblo. Nicolás si pudiera mataría a todos sus súbditos con sus propias manos haciéndole sufrir todo lo posible. ¿Qué monstruo puede usar los poderes del Estado para impedir que los niños y los ancianos se alimenten, para que no lleguen las medicinas más imprescindibles para la vida? Todas las mañanas, ¡todas!, me levanto con la ilusión de poner las noticias y escuchar que Maduro está detenido. Pero una condena que dure una vida es demasiado poco para el creador de tanto sufrimiento.

El segundo, a cargo del Padre Thomas, de la Urbanización La Trinidad en Caracas, quien “tuvo una revelación de la Virgen” y esto es lo que dijo:

“La hora de Venezuela llegó y viene una noche de oscuridad, mucha oscuridad. Pidamos por el alto mando militar, por los sacerdotes, los estudiantes, y nos encomendemos a los corazones de Jesús y María. El bien triunfará sobre el mal. Viene un gran acontecimiento. Ya salió el ángel de la muerte para Miraflores. Pásalo que llegue hasta quien tiene que llegar y se despierten las conciencias porque el fuego vendrá del agua y la inocencia.”

Sobran las palabras ante estas dos expresiones provenientes de la Iglesia Católica. Si se trata de la palabra de Dios expresada a través de dos de sus voceros en la tierra, ¿quién puede oponérsele? ¿quién refuta?

VII

La campaña sigue en desarrollo y tiene se climax en el crescendo generado en torno al concierto en Cúcuta, con el que se preparan los acontecimentos en torno al 23 de febrero, fecha en que se supone se hará entrar la supuesta “ayuda humanitaria”, para lo cual se anuncia incluso la posibilidad de que esto implique el uso de fuerzas militares.

Dicho concierto, con la participación de figuras emblemáticas de la farándula y la industria del entretenimiento latinoamericano, vendría a ser la pieza clave, el broche, un escenario montado para que sea el cierre de ese desarrollo propagandístico dirigido a que la población venezolana, al menos la porción opositora más radicalizada, se muestre apoyando las acciones de fuerza militar que se deriven del alto poder de EEUU. Lo que finalmente ocurra en torno a este espectáculo mediático y al día 23 de febrero determinará el curso siguiente de los hechos, tanto en el teatro de operaciones real como en el teatro de operaciones del discurso y elaboración mediática. Está por verse qué sucederá.

About Eduardo Viloria Daboín
Cineasta. Director y guionista de “¿Hay alguien allí?” (Largometraje documental sobre el autismo). Fue colaborador de la revista cultural Sujeto Almado. Miembro del equipo del periódico alternativo Proceso, así como de la Cooperativa Audiovisual “La Célula”. Libros publicados: En trance de sonar (2004); Silencio cantado hacia el abismo (2008).

5 Comentarios en Entre Marvel y una Yihad: fundamentalismo y propaganda de guerra en Venezuela.

  1. Excelente análisis sobre la manipulacion psicológica a la que se somete a todos los países del mundo cuyo objetivo es la dominación con el uso del terror. Dios bendiga a los pueblos que resisten. Venceremos

  2. Bertiale Eduardo, desde que estudiabamos juntos en el bachillerato me llamaba mucho la atención la manera como analizabas las cosas, como estudiabas de manera distinta, ya se perfilaba como una persona con una capacidad muy particular, ya se veía que cualquier oficio al cual se dedicara se iba destacar.

    De verdad lo admiro hermano, no solo por la facilidad como puede hilvanar un mensaje, que motive al lector a continuar con ganas de seguir la lectura, sino por todo ese trabajo que ha realizado buscando respuestas en las entrañas del pueblo, además de visibilizar temas de la sociedad que necesitan nuestra atención y conocimiento como el autismo.

    Ahora, después de tantos años, estamos en la misma lucha y aunque compañeros, amistades y familiares nos cuestionen por abrir los ojos gracias al gigante, al invencible, vale a pena seguir dando la batalla y hacer que la vida tenga significado.

    Siga adelante hermano y estoy a la orden,

    Saludos

  3. ¿Por qué no analizas también la brutal política propagandística chavista durante 20 años, que mantuvo adormecida a los venezolanos, pero que el hambre y la miseria los despertó? Que cierran canales de televisión, estaciones de radios y periódicos independientes que no se prestan a arrodillarse ante el régimen.
    Yo estoy conciente de que los gringos no son para nada unos santos, ni “dan puntada sin dedal”, pero lamentablemente necesitamos de ese mal necesario, porque durante 20 años de régimen autoritario y populista, la dictadura se han enquistado y anquilosado en el poder, y no es posible derrotarlos por las vías democráticas porque los poderes públicos están secuestrados por militantes del PSUV y del injerencismo cubano. Y quien tiene las armas es el usurpador de Maduro, que por cierto, entre el 23 y 24 de febrero atacaron las unidades de ayuda humanitaria y masacraron al pueblo fronterizo de Santa Elena de Uairén, impidiendo que llegue medicamentos al único hospital de esa zona para que los heridos se terminen de morir desangrados. Sacaron de las cárceles más peligrosas del país a miles de presos, los vistieron de militares y son los que están desgajando a la población civil que clama por ayuda humanitaria y a los indígenas los están matando también.
    ¿Es que acaso el mundo entero está loco porque todos están en contra de Maduro?
    Las monedas siempre tienen dos lados de la cara, no veas uno solo. ¡A menos que hayas recibido dinero del dictador Maduro, y estás cumpliendo órdenes del régimen!

    • Usted utiliza aquí un conjunto de términos y conceptos que son justamente los que promueve la propaganda a la que me refiero en el artículo. Es bastante sintomática su respuesta. Gracias, porque me ayuda a comprobar su efecto sobre la población. Por suerte, como se dice en las últimas líneas de la editorial de estos días en esta página, en Venezuela hemos desarrollado anticuerpos contra esas operaciones de manipulación mediática, tanto como para evitar que el efecto sea sobre la gran mayoría de la población.

  4. Un día de estos vamos a explotar hartos de las manipulaciones y tomaremos la rienda de nuestra sociedad. Hay que seguir en el camino de pensar y repensar en lo que nos está pasando, tomar conciencia de que solo nosotros somos quienes podemos decidir nuestro futuro. Sr. Ridsser Hernández, le pregunto: qué es eso de que tenemos que aguantar el “mal necesario” de la intervención extranjera? Es que acaso después de una guerra de indepenencia, las “montoneras” y la guerra civil ahora somos unos peleles? La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela establece todos los mecanismos para decidir quién nos debe gobernar: democracia participativa y protagónica con elecciones libres, referendos consultivo y revocatorio y la voluntad de un pueblo para luchar y defender sus derechos. Estamos afectados por la brutal guerra psicológica que nos acosa pero no hemos perdido la perspectiva de gozar de la soberanía y la libertad, principios de nuestra Constitución.

1 Trackbacks & Pingbacks

  1. 23-F: Algo muy terrible va a suceder en este pueblo – 15 y Último

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*