23-F: Algo muy terrible va a suceder en este pueblo

Existe una categoría muy útil a la hora de comprender la particularidad de ciertos fenómenos sociales. Se le conoce como profecía autocumplida.

 Se habla de profecía autocumplida cuando el vaticinio sobre un evento específico genera las condiciones para que el mismo ocurra. La categoría se la debemos al célebre sociólogo norteamericano Robert K. Merton. Pero nadie la ha explicado mejor que Gabriel García Márquez, en un magistral relato breve denominado Algo muy grave va a suceder en este pueblo.

La historia es más o menos así: una mañana durante el desayuno, una señora de edad avanzada le cuenta a sus dos jóvenes hijos que tiene el presentimiento de que algo muy grave va a suceder ese día en el pueblo. No la toman en serio, pero el varón se va a jugar billar y al fallar una jugada fácil, termina excusándose con que estaba preocupado, porque su mamá le había dicho que algo muy grave iba a suceder en el pueblo.

El joven que gana la apuesta se va con la plata a su casa y la entrega a su mamá. Esta la pregunta de donde la obtuvo y él le contó la historia. Acto seguido, la mamá se va a la carnicería y le pide al carnicero la misma cantidad de carne de siempre. Pero mientras se la cortan recuerda lo que le contó su hijo y entonces le dice al carnicero: “mire, sabe qué, mejor deme otro poco porque por ahí andan diciendo que algo muy grave va a pasar en este pueblo”.

De allí en adelante se desatan los hechos: a la siguiente señora el carnicero le dice que, por previsión, debería llevar más, porque por ahí andaban diciendo que algo muy grave iba a ocurrir en el pueblo. Luego esa le cuenta a otra y esa otra a otra hasta que se entera todo el pueblo. El carnicero vendió más carne que nunca. Y cuando se acabó la carne, también se había acabado lo demás, ya que todo el mundo compró por precaución. La ansiedad y el miedo multiplicaron la ansiedad y el miedo.

Y así fue que en un pueblo donde siempre hacía mucho calor, la gente sintió que ese día hacía más calor que nunca. Y que el pájaro que todas las tardes pasaba a la misma hora por la misma plaza, era esta vez un mal presagio. Llegó un momento de tal tensión, que todos ya estaban desesperados por irse pero sin el valor para hacerlo. Hasta que el primero lo hizo: agarró sus muebles, sus muchachos, sus animales, los metió en una carreta y atravesó la calle central donde estaban sus vecinos viéndolo. Los demás se animaron. Pero antes de irse, empezaron a desmantelar literalmente el pueblo. Se llevaron las cosas, los animales, todo. Hasta que uno de los últimos que abandona el pueblo, dice: “Que no venga la desgracia a caer sobre lo que queda de nuestra casa” y entonces la incendia y otros incendian también las suyas. Huyen en un tremendo y verdadero pánico, como en un éxodo de guerra, y en medio de ellos va la señora que tuvo el presagio clamando: “Vieron, yo dije esta mañana que algo muy grave iba a pasar y me dijeron que estaba loca.”

Los acontecimientos de hoy 23-F promovidos por el oposicionismo extremista, fundamentalista e intervencionista, repiten al pie de la letra este patrón de las profecías autocumplida. Se afirma a todos los vientos que algo muy grave va a ocurrir en Venezuela. Pero en vez de evitarlo, se usan todos los medios posibles para provocar que pase.

Obviamente, se trata de crear una situación límite que genere la excusa (casus belli) que necesitan para intervenir. Fuera hasta gracioso sino fuera grave: se acusa al gobierno de ser una dictadura sangrienta al tiempo que se promueven hechos de sangre para “demostrarlo”. La operación mediática desplegada para tal fin la describió muy bien Eduardo Viloria en estas mismas páginas.

Pero tampoco es exactamente nueva. Desde los primeros días del gobierno del presidente Chávez e incluso desde antes –cuando ya era inminente su triunfo electoral- comenzó a gestarse.

Con el tiempo fue adaptando, perfeccionando, adecuándose a nuevos medios disponibles (redes sociales, etc.). Y ha hecho mucho daño. Extremado las cosas hasta puntos realmente explosivos, en especial en los últimos años.

Pero hasta ahora no ha tenido éxito en sus objetivos finales.

Lo que entre otras cosas demuestra que los venezolanos y venezolanas hemos desarrollado anticuerpos y en buena medida hecho inmunes a sus efectos. Pero no hay que bajar la guardia.

10 Comentarios en 23-F: Algo muy terrible va a suceder en este pueblo

  1. Definitivamente algo muy terrible va a suceder (terrible para quien no tiene deseos de superación), algo que es temido por quienes por 20 años han mantenido el poder, los vientos de la libertad soplan a favor de Venezuela, una nueva Venezuela que recuperará su potencial para generar riqueza y no hablo de la “riqueza” que les gusta a los populistas, hablo de la capacidad de generar riqueza que tiene cada uno de los ciudadanos mediante su trabajo y su capacidad para emprender e innovar, algo va suceder y desde distintos sectores se sabe que es inevitable, se abre la posibilidad de construir un modelo de libertades individuales donde el ciudadano pueda elegir y no se deslastre de las cadenas ideológicas que por dos décadas impidieron que Venezuela explotara todo su potencial y se convirtiera en una verdadera potencia, el socialismo quedará, como siempre termina siendo, como un amargo recuerdo en las páginas de la historia. No será fácil pero cuando los ciudadanos recuperemos nuestra libertad podremos aportar cada uno desde nuestra posibilidades para la construcción de una nación prospera que se convertirá en el próximo milagro económico. Algo está por suceder y es algo muy bueno.

    ¡No hay vuelta atrás!

      • Luis Salas quisiera que hicieras público la forma como vives. Nos gustaría sabe como vives y si dependes de una caja clap mensual. A diferencia de ti yo soy un ciudadano común que debe trabajar por un sueldo quincenal y que hace maromas para poder sobrevivir, yo no estoy becado por el chavismo, yo estudie y lo continuo haciendo, y mis estudios los ha costeado mi trabajo, no soy un mantenido como tu. A diferencia de ti yo si soy un ciudadano común que todos los días usa el transporte público para ir a su trabajo y a la universidad donde hace un postgrado mientras tu defiendes una revolución que empobrece la población.

        • Igual compa, no se trata de eso. Usted es uno de los más asiduos lectores de esta página así que lo creo capaz de reconocer que no defendemos al gobierno por defenderlo y que por el contrario somos bastante críticos. También hago maromas para sobrevivir con un sueldo ridículo, uso transporte público, pago condominio, recibo caja clap y todo eso como el 80% o más de las personas en este país hoy día.

          Tengo diferencias con usted en el diagnóstico y por tanto en las soluciones, y en cuanto a estas últimas, creo que por desesperante que sea la crisis lo último que necesitamos es una guerra. Y a eso es lo que intentan conducirnos los mensajes de estos días.

  2. El viejo discursito liberal. “Libertad”. La libertad que conocen en Colombia, por ejemplo, donde casi todos los que llegan a conseguir un empleo deben confirmarse a lo sumo con un sueldo mínimo. La “libertad” de la salud privatizada. La libertad de no haber creado una sola universidad nueva en décadas, y tener menos universidades públicas que en Venezuela, a pesar de tener, por lo menos, diez millones de habitantes más (y esa cantidad de personas es aproximadamente la misma cantidad de indigentes). La libertad de poder trabajar sólo por contratos temporales. La libertad de no cobrar más por trabajar horas extras. La libertad de no contar con un fin de semana para compartir con la familia porque tu jefe explotador se desenvuelve en el comercio, y es durante los fines de semana y los festivos que más se vende. En resumen la libertad de los que más tienen para explotar a su antojo a los que no, y la manipulación del gran poder económico egoísta descaradamente autodenominada “libertad de expresión”. ¡Degenerados neoliberales son los que tienen el mundo cómo está!

  3. Sres. maduristas, celebren su “victoria” sobre los escombros humanos y materiales del pueblo vencido, por el momento su “gloriosa fanb” y sus esbirros armados “vencieron” a un pueblo desarmado…celebren ahora que pueden….más tarde quien sabe si lo puedan hacer…

    • Aquí no hay ni vencidos ni vencedores, la guerra esa que se añoran y anhelan no ha ocurrido aún. Ese discurso melodramático, tan de programita de farándula conducido por dos ex misses y/o galanes de novela, es una muestra de la falta de argumentos y el exceso de panfletos. La realidad está allí, los abruma, pero solo se quiere ver un enemigo donde no lo hay. Aunque veas los videos y las fotos tu creerás que Maduro en persona quemó la gandola y además obligó a tu esposa a que te montara cachos y en la madrugada te pinchó los cauchos y tiene un culto satánico y bla bla bla. Nunca los veo defendiendo luchas gremiales justas de venezolanos, ni condolidos por las gente que es abandonada a su suerte por los mercaderes de la salud privada, ni indignados con los mini markets que ahora abundan y su forma arbitraria de colocar precios a los alimentos. Es hasta ofensivo que habiendo tanta gente inteligente, noble y proba que está, con sobradas razones, contra el gobierno de Maduro les hayan impuesto a punta de memes y manipulación sentimental a un bobalicón llamado Juan Guaidó y que además se lo calen y lo sigan encumbrando en una fantasía tipo comiquita de Disney donde el justiciero lucha contra los malvados y todos felices y comieron perdices. La única vencida aquí es la lógica y por momentos luce derrotado el sentido común. Rectifica en favor de tu patria y la patria que le heredaras a tus hijos, no para que te vuelvas madurista ni nada que se le parezca, sino para que por lo menos no apoyes la masacre de tu pueblo por ejércitos extranjeros. Hazlo ahora que puedes….más tarde quien sabe si lo puedas hacer…

      • Se nota que eres madurista, y qué les vas a decir a tus hijos cuando todo esto pase? Y a tus nietos? les dirás que te humillaste por una bolsita clap? Mientras que la cúpula madurista saquea al país? Tu crees que me ofendes a mi? Y tu que eres? Tienes el valor de criticar a maduro, eh? Le temes al sebin? a los colectivos? a las faes? Eres un miserable arrastrado que prefieres vivir agachado recogiendo los bonos y la comida madurista mientras que tus hijas emigran y hacen cualquier trabajo en otro país, porque en maduro inevitablemente acabará de destrozar a Venezuela…sigue celebrando y ponte a bailar como el gordo..,

        • Si lees con la mente y no con la “sensibilidad novelera” notaras que no te estoy ofendiendo en ningún momento. Y no lo tomes personal que la realidad sigue siendo la realidad así tu creas que no porque no la asumes. Y te repito no es personal. A mis hijos y a mis nietos les diré que jamás me arrastré delante de un ejercito extranjero y que nunca aplaudí sanciones contra mi propia gente, así pensaran distinto que yo. No s personal pero como te lo tomas tan a pecho y eres tan básico te doy algunos pequeños datos. No puedo estar detrás de un bono ya que no tengo carnet de la patria. No es normal que todo el que defiende la patria lo intentes descalificar como madurista así como si eso fuera una aberración tipo quemar gente viva o deleitarse con decapitados con guayas. La posición política que asumas no tiene porque ser la de vende patria. Se puede estar contra Maduro y no apoyar una invasión foránea. Es muy reducido tu campo de análisis, pero no es tu culpa ya que estas tan influenciado por La Patilla y Maduradas que de verdad hasta todavía mandas cadenas con lo de los muchachos reclutados. Somos hijos de una misma patria y que adverses a Nicolas Maduro no debería ser una plataforma para que otros con oscuras y macabras intenciones te usen para carne de cañón o simplemente para convalidar cualquier vaina absurda y hasta criminal.

          • Dices que “somos hermanos”, sí pero no condenas que maduro mande a disparar a “tus hermanos”: dices que no tienes carnet de la patria y casi se entiende que no eres enchufado, entonces cómo sobrevives? De remesas? O bachaqueas, o robas, o comes de la basura?. Tambien escribes que no te arrastras ante ningún extranjero, pero maduro y padrino se arrodillan con cuba y se bajan los pantalones con los chinos y rusos, y tu no condenas eso, lo alcahueteas, dónde está tu congruencia? Eres un farsante. Dices que yo estoy influenciado por no se que, y muy soberbiamente dices de un tal campo de “analisis limitado”, y tú de que estas influenciado? Seguro de vtv, del siquiatra de maduro, del “gigante” disecado que inició la quiebra de Venezuela; anda, ilumíname con tu sabiduría de agachado, dime de quien estás influenciado? Te repito, eres un farsante.

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*