¡Sigue siendo el petróleo, estúpido!

Por: Ángel Daniel González

 

El 24 de enero de este año, coincidiendo con el inicio del último intento de golpe de Estado de la burguesía venezolana mediante la “autojuramentación” de Juan Guaidó como supuesto “presidente interino” del país, la Agencia Internacional de Energía de Estados Unidos (AIE) publicó su Reporte Anual de Energía 2019. Dicho informe abre con la noticiosa sentencia de que: “Estados Unidos se convertirá en exportador neto de petróleo en 2020“. Este titular sirvió de base para que los defensores del golpe de Estado en Venezuela argumentaran que el respaldo de Washington a la conspiración criolla no tenía nada que ver con el petróleo venezolano (la reserva certificada de crudo más grande del mundo), ya que “a Estados Unidos no le interesa el petróleo de Venezuela porque produce y exporta mucho más de lo que importa”.

Estados Unidos se convierte en exportador neto de petróleo en 2020, según el escenario de “referencia”. AEO2019.

 

Sin embargo, tal conclusión responde a una conveniente interpretación de los datos aportados por el mencionado documento. Interpretación promovida por la propia AIE, que en sus explicaciones se abstiene de comentar suficientemente las “condiciones” para que el escenario que plantea se cumpla a cabalidad. Afortunadamente, los datos están allí y hablan por sí mismos.

En primer lugar, hay que decir que estas aseveraciones corresponden a “proyecciones” y no a datos ciertos, por lo que siempre existe la “posibilidad” de que el comportamiento real sea distinto. Y allí está la clave del ocultamiento. El estudio muestra un gráfico de datos en el que se evidencia que el incremento de la producción de crudo gringo depende de dos factores fundamentales: “altos niveles de avance en tecnología petrolera” y “altos precios del petróleo“. Ambas variables tienen su explicación en otro dato que aporta el reporte, aunque solo 50 páginas más adelante de la primera afirmación: “el petróleo de esquisto continuará siendo la mayor parte de la producción total de petróleo de Estados Unidos“.

Producción de petróleo y gas de Estados Unidos continúa creciendo más allá de 2025, según el escenario de “referencia”. AEO2019.

Petróleo de esquisto domina la producción petrolera de Estados Unidos desde 2018. AEO2019.

 

De allí surge el dato real, que los analistas y medios de comunicación simplemente dejaron pasar, quizás más por interés político que por descuido o flojera. En las actuales condiciones, el crecimiento de la producción petrolera de Estados Unidos no se sostiene más allá del año 2022. No existe ni la tecnología que abarate los costos de la extracción de petróleo de esquisto, que se realiza mediante el conocido y costoso “fracking”, ni los altos precios del crudo que mantengan su rentabilidad. Todo el sensacionalismo de la noticia y su instrumentalización política se basa en supuestos, en un escenario de “referencia” que no es otra cosa que el promedio de todos los escenarios posibles, los optimistas y los pesimistas.

El petróleo de Venezuela sigue siendo la razón y el móvil de cualquier movimiento político respecto a nuestro país, tanto de Estados Unidos como de las otras potencias. La estrategia internacional de Trump, consiste en un repliegue geopolítico táctico, dirigido a recuperar el crecimiento de la economía estadounidense, que ahora mismo se ve comprometido y amenazado por el acelerado auge económico y geopolítico de China. Esto se refleja en su eslogan de campaña: “America first!” (“¡Estados Unidos primero!”). Y así lo explica el especialista geopolítico español Pedro Baños, autor del libro El Dominio Mundial, en una entrevista para BBC el 1 de febrero:

Desde mi punto de vista, lo que está haciendo en estos momentos EE.UU. es contraerse. Piense en un muelle: Estados Unidos se está contrayendo, se está retrotrayendo y reconcentrándose en sí misma, para una vez que haya cogido fuerza volver a ampliarse y tratar de recuperar ese dominio mundial que está perdiendo“.

Esta contracción de Estados Unidos, esta “reconcentración en sí mismo” no se limita a ocuparse de los asuntos de política y economía interna. La idea de Trump implica concentrarse tanto en los asuntos dentro de su territorio, como de lo que en Geopolítica se conoce como “espacio vital”. Esto no es más que la expansión de las fronteras territoriales con la intención de “garantizar” la satisfacción de las necesidades de un Estado. El espacio vital de Estados Unidos es, naturalmente, América Latina y el Caribe (si hablar de Canadá, por supuesto, que es prácticamente un apéndice de Estados Unidos). Por eso, la estrategia del “América First!” de Donald Trump incluye distender escenarios de conflicto en zonas lejanas como Siria y Corea del Norte, o al menos limitar su participación “directa” en ellos, para centrar los esfuerzos en asegurar su territorio inmediato, política y económicamente, con la intención de preparar desde allí un nuevo envión de expansión imperial.

En este sentido, Baños describe el escenario de América Latina marcado por el enfrentamiento geopolítico entre Estados Unidos, China y Rusia. “EE.UU. había abandonado en cierto modo a esos países, su política exterior no se centraba en ellos, pero cuando ha visto la penetración de sus dos grandes oponentes ha saltado la alarma, se ha dado cuenta de que tiene que intentar recuperar su presencia en toda Latinoamérica si no quiere que sean otras potencias las que lo hagan”, explicó. Y a propósito de esto señaló que, si bien los grandes actores de la región son y serán México, Brasil y Argentina, “no debemos nunca olvidar a Venezuela, que probablemente tenga el 25% de todas las reservas probadas de petróleo”.

Y es que en el caso de que el escenario más favorable descrito por el informe de la AIE (altos precios del petróleo y altos avances en tecnología petrolera) no se concrete, lo cual es muy probable partiendo de las condiciones actuales, Estados Unidos volverá a depender energéticamente de las importaciones de petróleo. La proyección para que esto ocurra, siempre según los datos de la AIE, es de tres a cinco años. Y el suministro más abundante, seguro y económicamente rentable es sin lugar a dudas el de Venezuela.

No es casualidad, entonces, que la primera acción “sancionatoria” realizada este año por la Casa Blanca, como parte de su “apoyo” a los golpistas venezolanos, fuera el embargo de la empresa Citgo, valorada en más de 11 mil millones de dólares, que se encarga de la refinación y venta del petróleo venezolano que llega a Estados Unidos. Este paso es fundamental para controlar y aprovechar el petróleo de Venezuela, el principal interés de Washington en esta historia.

Es por esto que, al hacer un análisis político de cualquier tipo, hay que recordar la famosa frase atribuida al estratega de la campaña electoral de Bill Clinton en 1992, James Carville, que entre sus lineamientos de enfoque destacó: “The economy, stupid!” (“¡La economía, estúpido!”), convirtiendo luego la sentencia en una suerte de eslogan. De la misma manera, en la actualidad, Pedro Baños, en la misma entrevista citada, enfatiza: “Todos los conflictos, absolutamente todos, tienen un componente económico“. Y en el caso de Venezuela ese componente, como siempre hemos sabido, es fundamentalmente el petróleo.

13 Comentarios en ¡Sigue siendo el petróleo, estúpido!

  1. MUERTO EL PERRO, SE ACABA LA RABIA.

    En Estados Unidos sucede con la producción de petróleo lo mismo que en Venezuela con la de gasolina, que el gobierno la subsidia y compensa las pérdidas con otras fuentes de ingresos; en nuestro caso los costos de refinación se cubren con la renta proveniente de la comercialización del crudo, esto por las incidencias sobre los demás sectores de la economía de ser expendida la gasolina al consumidor a su precio real, amén de los impactos sobre las clases populares, que al final es a quien siempre se le endonsan dichos impactos.

    Ahora bien, en cuanto a la realidad norteamericana, la similitud con la nuestra es que por las implicaciones de altos precios del petróleo para su economía, se han dado a la tarea de incidir sobre la oferta de petróleo para hacer bajar los precios, para lo cual se valen del fracking para de manera artificiosa y mediática posicionarse en el mercado como el mayor productor, así sea produciendo a pérdida, las cuales subsidian con endeudamiento en espiral que crece de forma exponencial, esto dado que al Estado por tener la maquinita de imprimir dólares de la FED a su disposición, que solo le pide a cambio una “promesa de pago”; del cual cuyo objetivo no es en sí hacerla factible, sino afectar el verdadero valor del petróleo para que al hacerle bajar de precio, los ahorros de los crudos que importan compensen las pérdidas que el Fracking les genera.

    De esta manera, si producir un barril de petróleo con el fracking cuesta 72$, pero el precio se mantiene en 60$, nominalmente representa una pérdida de 12$ por barril, pero si del consumo total de petróleo, lo que se cubre con lo producido por ellos con el fracking no sobrepasa, digamos un 28% (por ejemplo), esto quiere decir que logra que el otro 72% que consumen se mantenga en 60$, cuando el precio justo de no tener la incidencia del otro 28% producido por el fracking de seguro que sobrepasaría los 100% por barril.

    Sin embargo, dado el inminente colapso en el que se encuentra la economía de EEUU, aún con esta artimaña no les basta para recuperarse, por que la impresión de dólares no da para llevar el espiral hasta el infinito y más allá, es por ello que en medio de su desesperación decidieron ahora si, tratar de venir por nuestro petróleo y hacérse del mismo por la fuerza, vía invasiones; tal cual como lo hacen en el Oriente Medio en complicidad con sus socios del Estado Sionista de Israel, que por cierto, nada tiene que ver con el Dios de Jacob, de Isaac y de Abraham (esto para quienes creen que son intocables o tienen patente de corso para masacrar pueblos en el nombre de Dios).

    A todas estas, el conflicto en puerta que geopolíticamente toma una connotación internacional a gran escala con la participación de Rusia, China, India, Irán, Turquía y otros aliados, podría representar la caída del imperio norteamericano, que ya no se libra con misiles y bombas nucleares, sino con monedas ycriptomonedas, que en medio de las pretendidas sanciones para debilitar las economías de países que le son adversos, estos buscarán refugiarse en otros mecanismos de intercambio comercial y de acumulación de riquezas como el oro, por ejemplo; que definitivamente le pueden dar la estocada final al dólar y muerto el perro, se acaba la rabia.

    Solo el pueblo salva al pueblo. Venceremos.

  2. De acuerdo, ya sabemos que usa quiere quitarnos nuestro petróleo, pero también lo quieren los rusos y los chinos, la cuestión es ante quien bajarse los pantalones….Por otra parte, cuándo van a hacer en esta página un a análisis sobre las 17 termoeléctricas compradas por el gobierno, que no están funcionando ahora que el Sistema Guire está colapsado…Gracias y hasta luego.

    • Saludos, Luis. Gracias por tu comentario. Mientras decides ante quién te gustaría bajarte los pantalones, te invito a pensar en el real punto del artículo: la política se encarga de hacerte creer que los motivos son espirituales y puros, pero SIEMPRE todo movimiento político tendrá como base una razón material, y además siempre será razón de dominación o de liberación.

  3. No solo el Petróleo….La única forma en que podríamos perderlo absolutamente todo es la derrota electoral. El 6 de diciembre de 2015 revela cómo podría producirse.

    Si queremos depender de otros como esclavos y súbditos, la receta es sencilla: sigamos dejando que el oligopolio de una docena de parásitos mate de hambre al pueblo con precios incontrolados, que un puñado de ratas continúe rematándolo con el contrabando de extracción, que ineptos o cómplices lo sepulten permitiendo la proliferación de terroristas paramilitares, hasta que el elector hastiado retire su apoyo al sistema político y de Venezuela no quede más que un agregado confuso de botín y falsos positivos. Antes de que tantos sean inmolados para satisfacer la vileza de tan pocos, actuemos para defender los derechos de todos.

    Luis Britto García

    • Saludos, Josefino. Muchas gracias por tu comentario. El petŕoleo es la razón geopolítica. Por supuesto también los otros recursos naturales. Pero el petróleo sigue siendo el principal.
      Respecto a eso que llaman “guerra económica”, ciertamente es tan devastador como una guerra de pólvora y hierro. Y sobre eso hay que hablar mucho, como se hace en esta página. El gobierno ha venido realizando acciones que van firmemente en la dirección de “perder” dicha guerra, en otras palabras, de empeorar el asunto económico. En esto pareciera más bien estar “aliado” con sus enemigos.
      En un próximo trabajo trataré de abordar este tema.
      Paz.

  4. Muy buena explicación, creo que tocas un elemento poco difundido por los medios , tanto del gobierno como de la oposición, siempre las guerras de Estados Unidos son por petroleo. Agregaría
    Creo que acá se esta decidiendo no solo la caída de Estados Unidos como imperio, sino, la existencia o continuidad de la vida sobre el planeta Tierra.De allí que siempre es interesante respaldar a tdo país que surja con una idea de desarrollarse pero en un intercambio comercial, político,tecnológico de igualdad, de ganar ganar , por eso apoyo la fuerza con que viene avanzando China , Rusia, La India,Iran, Turquía. Veo a esta naciones como el contra peso frente a un imperio asesino, destructor, conducido actualmente por malandros y asesinos, dispuestos a invadir naciones e incluso utilizar armas nucleares como elementos disuasivos, como lo han señalados voceros oficiales como Pence, Pompeo. La humanidad está en serio peligro de extinción con estos mal llamados luchadores de la libertad. Su política es salvaje , colonialista. Siempre he considerado la cúpula que gobierna a los Estados Unidos de Norte América y países europeos como los salvajes reales, los animales primitivos. Nuestros indígenas son más inteligentes que ellos, durante siglos han practicado la armonía con la tierra sin poner en peligro la supervivencia de la humanidad.

    • Saludos, Yoni. Gracias por tu comentario. Muchos hablan de la inminente caída del imperio. Algunos afirman que “El trumpismo es lo que pasa cuando se acaba el imperio”. Creo que asistimos a momentos coyunturales. Nocreo que el imperio se “acabe”. Ciertamente, está tratando de resolver importantes contradicciones y resurgir con fuerza para mantener y profundizar la dominación. Cambiará, habrá transformaciones. La guerra geopolítica global podrá “dividir” nuevamente el mundo. Pero no creo que termine el imperio.
      Paz.

  5. El drama geopolitico no es con Rusia, ni China, este par son solo victimas con musculo, victimas de su propia ceguera, el plan del narco castrismo ES insostenible, quienes creen esto es por petroleo no comprenderan lo que sigue contra el Narco Castrismo ni han entendido el plan es detener la expasion impresionante que habian logrado grado en America, ya frenaron Argentina, Brasil, Ecuador, Honduras, Peru, Panama, entre otros, y continuaran con Bolivia, Nicaragua, Cuba, Uruguay, y la guinda del Pastel sera Mexico lindo a quien le prometieron Muro y cierre de fronteras. Esto apenas comienza.

  6. Un artículo muy interesante. Aclara muchas dudas sobre la base técnica petrolera. Ahora, pregunto Señor Angel: si la intención de EEUU es apoderarse de nuestras reservas y de nuestros yacimientos petroleros ¿porque el Gobierno Venezolano mantiene una política petrolera tan torpe? La actual industria petrolera venezolana se encuentra prácticamente paralizada. Los salarios de los trabajadores de PDVSA son paupérrimos y, las condiciones laborales son deplorables. Una empresa que no cuenta con los equipos básicos para mantener su propia operatividad lo cual deviene en los actuales niveles de producción que se encuentran en sus históricos más bajos.. ¿es esa la manera de enfrentar las amenazas que se ciernen sobre el negocio petrolero? ¿Cuál es nuestra política petrolera actual? Revise objetivamente cual es el estado real dentro de Petróleos de Venezuela, el estado de sus trabajadores y las condiciones laborales la pregunta ¿¿Que vamos a hacer con PDVSA?? y por Dios ¿¿Que paso en PDVSA??

    • no tienen salarios por la guerra economica obliga al gobierno pagar sueldos de hambre para defender la revolucion, pero hemos nombrado a cientos de generales en los cargos claves de las industrias para fortalecer los aspectos militares de todos y evitar el saboteo, ha sido un exito. Estamos ganandoel futuro de PDVSA esta garantiza sera el mismo de la CVG, millones de barriles. Estamos haciendo trueques con Mexico de petroleo por cajas Clap y con Cuba por medicos, a los Chinos por aires acondicionados, y a los Rusos por medicinas, no tienen de que preocuparse lo empleados de PDVSA. PDVSA es de todos! no volveran!

  7. Fuentes secundarias de la #OPEP reportan que #Venezuela produjo en Marzo 2019 0.7 millones de barriles por día, un quinto (21% para ser exactos) de lo que #Venezuela produjo en 1998, un año antes de la llegada de Hugo Chávez, pero que es lo que esta pasando camaradas con los Rusos y Chinos que no sacan suficiente petroleo? que paso con la fabrica de taladros chinos? porque Ortega se abstuvo de votar en la OEA? el FMI nos niega hoy 400millones $, cuanto oro nos queda en el BCV pa seguir pagando a los militares se queden quieticos? yo creo que Chavez le hubiera dado un golpe o dos a Maduro.

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*