Venezuela: ¿cuánto de externo hay en el conflicto interno?

Por: Ángel Daniel González

Si usted ha tenido la impresión de que en la situación de Venezuela lo que pueda o no pasar depende de lo que ocurra más allá de nuestras fronteras, o de las acciones de líderes y gobiernos de otros países más que de nuestros políticos y sus decisiones, es porque tal situación se hace cada día más evidente.

Mientras más avanza el año 2019, y la crisis económica y social de los venezolanos se agudiza, más nos damos cuenta de que nada de lo que dicen o hacen los actores políticos criollos va a resultar determinante en un posible desenlace político. Y esto se debe a que el venezolano solo es parte de un conflicto geopolítico mucho más grande, que estudiosos y analistas han venido a llamar una “nueva guerra fría”.

El Gobierno, en lo económico, parece entregado a un programa de choque monetarista no declarado totalmente, con la “esperanza” de que se logre frenar la inflación por la vía de la contracción del consumo (congelamiento de salarios, restricción del crédito bancario, reducción de subsidios). Pero parece no tener mucho margen de maniobra ante el avance agresivo de los bloqueos financieros y comerciales que Estados Unidos ha establecido sobre PDVSA y el propio Gobierno, aunado a la crítica situación del sistema eléctrico, que representa prácticamente un jaque a la economía nacional. En lo político, la maniobra pareciera ser similar, mantener un laissez faire laissez passer en cuanto a las acciones insurreccionales de Juan Guaidó y compañía, quizás en medio de una estrategia de “resistencia” esperando el desgaste del personaje y el consecuente pivote por parte de Washington.

Lo más concreto que se puede esperar es que en el marco del 1° de Mayo el Presidente anuncie un aumento salarial, probablemente acompañado de algunas medidas económicas complementarias y, quizás, algo relacionado a la prometida “reestructuración” del gabinete ministerial.

Pero algo como una solución a la situación actual no parece estar en manos de algo que pueda en este momento hacer el Gobierno.

Por el lado de la oposición, no existe ni la capacidad ni la intención de acometer acciones concretas en pro del mejoramiento de la situación económica. Por el contrario, su apuesta política es el colapso económico del país, con la esperanza de que el mismo conlleve a la “caída” del Gobierno. Su acción política, si se puede llamar así, consiste en la pantomima de la “solicitud” de congelamiento de cuentas y aplicación de sanciones por parte de otros países, lo cual no es sino hacerle el juego retórico a quien actúa en realidad, es decir Estados Unidos.

Pero la estrategia opositora para tumbar al Gobierno ha demostrado ser inefectiva, toda vez que, hasta ahora, no han logrado fracturar a la Fuerza Armada para que esta “se encargue” de defenestrar al Presidente. Esta es la única carta con la que contarían para hacer realidad la toma del poder, y es evidente que no la han conseguido por ninguna de las vías por las que lo han intentado.

Lo más concreto que han hecho es la reciente designación de una “junta directiva” de PDVSA que, según afirman, tiene la autoridad para “negociar la deuda” de los bonos con vencimiento en 2020, aquellos que pretenden tener como “garantía” la mitad de las acciones de CITGO, la filial de PDVSA en Estados Unidos.

Y, precisamente, el asunto petrolero es el lente por el que se debe mirar la situación de Venezuela. Las grandes potencias vienen por nuestro petróleo. Esto ha sido así desde que hay petróleo en Venezuela y es hoy el meollo del conflicto.

 

Geopolítica: petróleo y armas

El periodista y analista político estadounidense Robert D. Kaplan publicó un artículo en enero de este año titulado Una nueva guerra fría ha comenzado. Allí explica que “con el declive del orden mundial liberal, ha comenzado una más históricamente normal era de rivalidad geopolítica, y las tensiones comerciales son simplemente el acompañamiento de tal rivalidad. Para entender lo que está sucediendo, tenemos que dejar de separar artificialmente las tensiones comerciales entre EE.UU. y China y las tensiones militares entre EE.UU. y China”. El gigante asiático le está disputando a Estados Unidos la hegemonía económica, tecnológica, militar y política, aspectos que van todos engranados y son complementarios. Al mismo tiempo, Rusia avanza en el despliegue de sus capacidades militares ejerciendo una importante influencia en Medio Oriente y Europa. En este sentido, el reconocido especialista geopolítico estadounidense Michael T. Klare convalidó en febrero la tesis de la nueva guerra fría y agregó que Washington “está lanzando una nueva y aterradora carrera armamentística“.

La estrategia de Donald Trump apunta a “proteger” su economía para mantener su posición de dominio mundial, y esto se logra movilizando la industria armamentística, la industria petrolera y la industria tecnológica estadounidense, ya que el errático capital financiero solo ha puesto en riesgo el crecimiento económico, facilitando el avance de China, que se perfila como primera potencia económica global en menos de una década, de la mano del desarrollo de su industria tecnológica.

Ahora bien, ¿cómo entra Venezuela en este escenario? Nuestro país tiene las reservas de petróleo más grandes del mundo, necesarias para el despliegue militar. Además, tiene inmensas reservas de oro, hierro, aluminio y acero, también vitales en el despliegue del complejo militar industrial, el corazón político gringo. Y, por si fuera poco, también tenemos lo que llaman “tierras raras”, que son minerales esenciales para la fabricación de dispositivos tecnológicos, que ahora mismo son un motor fundamental en lo económico y lo militar. Para completar el cuadro, Venezuela está en la boca del Mar Caribe, el espacio geopolítico natural de EEUU en el frente atlántico. En 2015, China acordó con los países de América Latina un plan de inversión por 250 mil millones de dólares en proyectos de infraestructura y desarrollo. Venezuela es ahora mismo el puntal principal de la influencia económica y política de China en la región que Estados Unidos tradicionalmente considera su “patio trasero”, o en otras palabras su “espacio vital”.

Tanto Rusia como China tienen importantes intereses en la industria petrolera venezolana, con grandes participaciones en la explotación de la Faja Petrolífera del Orinoco, así como en los procesos de mejoramiento y exportación de crudo.

Por eso no es de extrañar que Washington haya convocado esta semana, y por tercera vez este año, al consejo de Seguridad de la ONU para “hablar de Venezuela”. Y que los protagonistas de tales discusiones sean precisamente EEUU, Rusia y China.

El periodista e investigador geopolítico francés Thierry Meyssan explicaba a finales de marzo en su página web que Estados Unidos tiene una nueva “gran estrategia”, que consiste en que Washington ya no considera el acceso a los recursos petroleros como algo vital para ‎sí mismo, sino que pretende que los “Estados estables” sólo peudan tener acceso a los recursos ‎a través de Estados Unidos. “Para imponer esa situación era necesario destruir previamente las ‎estructuras de los Estados en los países considerados “tanques” de recursos, de manera que ‎no pudiesen oponerse a la voluntad de la primera potencia mundial, ni prescindir de esta”.

Las palabras con las que Meyssan cierra su artículo son esclarecedoras:

Esa es la estrategia que Washington ha estado aplicando. Comenzó por el Gran Medio Oriente o ‎Medio Oriente ampliado –con las guerras en Afganistán, Irak, Líbano, Libia, Siria y Yemen. A pesar ‎de los anuncios de la secretaria de Estado de la administración Obama, Hillary Clinton, sobre el ‎‎«Giro hacia Asia» (Pivot to Asia), el desarrollo militar de China impidió aplicarla en el Extremo ‎Oriente y ahora Washington apunta a la Cuenca del Caribe, arremetiendo inicialmente contra ‎Venezuela y Nicaragua”. ‎

Es a la luz de estos datos que hay que interpretar lo que pasa, y lo que puede o no pasar, en nuestro país.

Mientras tanto, el Gobierno y la oposición se enfrentan en una retórica aérea, ambos más pendientes de denunciar o pedir bloqueos, sanciones y “ayudas humanitarias” que de sus propias capacidades para resolver los asuntos económicos y políticos internos.

En el marco de un ajedrez geopolítico que nos trasciende como nación, los actores nacionales se muestran dedicados a la disputa por quién controla el Estado y el poder político. Pero en realidad, aunque los venezolanos tengamos nuestras soberanas razones para actuar políticamente, todo lo que ocurre depende más de los intereses de las potencias que se ubican detrás de cada uno de los actores.

Así sea amargo reconocerlo, actualmente somos el territorio y las víctimas de una guerra que en realidad no nos pertenece.

6 Comentarios en Venezuela: ¿cuánto de externo hay en el conflicto interno?

  1. Coincido compañero, pero considero importante resaltar que la disputa nacional entre gobierno y oposición incide en esa jugada externa, probablemente no de forma definitiva si la lleva ganada la revolución, pero si llegasemos a perderla definitivamente si le sería útil a los planes imperialistas de EEUU en el país

  2. ” Pero parece no tener mucho margen de maniobra ante el avance agresivo de los bloqueos financieros y comerciales que Estados Unidos ha establecido sobre PDVSA y el propio Gobierno, aunado a la crítica situación del sistema eléctrico, que representa prácticamente un jaque a la economía nacional.” La caida del PIB es previo al bloqueo economico y previo a la destruccion del sistema electrico. Si usted produce poco, importa todo, y depende solo del petroleo para sostener un pais, aumento la “inversion social no productiva” y es incapaz de producir mas petroleo, y cada escandalo de corrupcion se habla de miles de millones de $ el mayor culpable me parece Obama que a pesar de su espionaje no destapo esta olla de podredumbre antes.
    Si China esta tan interesado en nuestro petroleo, porque en lugar de invertir mas para extraer mas aprovechando el gobierno “socialista” dejo de invertir casi en su totalidad? La produccion petrolera venezolana cae en picada porque ni Rusia, ni China, ni España, ni los amiguitos de Chevron continuaron invirtiendo. El arco minero en cambio aca en Cucuta aseguran que va de maravilla, coltan y oro venezolano abunda en las calles.
    El conflicto Venezolano es geopolitico si duda alguna, y el actor principal es la ambicion Cubana, y ese modelo de empoderar a los militares en lugar del pueblo a demostrado funcionar bien para evitar alzamientos populares.
    En 15yultimo deberian dirigir sus articulos a Padrino si quieren ver algun cambion, pero sospecho ese no recibe ordenes de nadie en Venezuela.

    • Reventar LA ALIANZA CIVICO-MILITAR es el objetivo fundamental del corporativismo armantentista sionista para que Venezuela retorne a la conducta puntofijista; lo lamentable es permitir en nuestro alto gobierno que el escualidismo rojo continúe ocupando cargos estrategicos. NUESTRO MINISTRO De DEFENSA es una de las personas COMPROMETIDAS con LA ALIANZA CIVICO-MILITAR que nos Legó el Comandante CHAVEZ.

  3. Ángel Daniel González, ademas del comentario o análisis del que tu haces soportado, en parte, en las opiniones de otros analistas internacionales hay que resaltar lo siguiente: Esta confrontación geopolíticamente que estamos presenciando entre USA (por un lado) y Rusia, China, Turquía e Irán (por otro lado), ha dejado muy claro que el derecho internacional y la soberanía e independencia de un elevado numero de países es una gran mentira. No es independiente y soberana ni Colombia, ni Venezuela, tampoco Ecuador, Perú, Ucrania, Polonia y pare uno de contar. Venezuela al que otros países estamos a merced de las potencias. Colombia, Perú y Ecuador son sumisos a los dictados de los Estados Unidos de Norteamérica, y nosotros, Venezuela, estamos bajo el paraguas de Rusia y China, tan sencillo como eso, de lo contrario Maduro hubiera caído desde hace mucho tiempo. Señores, el juego es en el fondo en Geopolitico o Geoestrategico y nuestros politicos son simplemente un instrumento para este juego (Este es el papel que hace Juan Guaido y los otros pendejos con algunos dolares encima). Es tan así, que cuando la cosa se puso bastante fea a partir del mes de enero del presente año, los rusos se trasladaron a nuestro territorio a fin de garantizar la defensa del país y a su vez EVITAR QUE EL ARMAMENTO RUSO CAIGA EN MANOS DE LOS ESTADOS UNIDOS,
    ESPECIALMENTE LOS EXPORTABLES S-300 Y S-400. Esto mismo se esta asegurando Rusia con la venta que le tiene previsto hacer a Turquía con respecto estas batería antiaéreas. Señores, los rusos le vende este temeroso y letal sistema antiaéreo a sus grandes amigos. Estas son las razones de las disputas de USA con Turquía y la India.
    En cuanto al derecho internacional eso es otra pantomima. El derecho internacional se circunscribe a puñado de países, tales como: USA, RUSIA, CHINA, REINO UNIDO, FRANCIA Y CANADA. Estos países son los que deciden si te invaden o no, si ten sancionan o no, si te bloquean o no.
    Señores los poderosos son los que deciden sobre nuestro porvenir, prueba de ello son las amenazas de sanciones que emitió USA contra la Corte Penal Internacional (si se atrevía a investigar a los militares gringos), las amenazas que soltó China sobre Canadá (por la detención del alto cargo de Huawei) y por ultimo la desaparición del periodista de origen Saudita en el Consulado de Estambul (Arabia un poderoso del petroleo, y no le paso nada).

    Por ultimo, lo que haga Maduro en Política Económica por muy ortodoxa o liberal que sea o por muy heterodoxa también que sea debe contar con el apoyo y recomendaciones de sus aliados. Sin el apoyo de estas potencias el Gobierno de Maduro cae, ya que es el firme propósito que tiene Estados Unidos con la alfombra que le tienen tendida la oposición que hacen vida en el país del norte

  4. Estimados opinadores, desde que tengo uso de razon las potencias del mundo andan detras de las riquezas de los demas, esto ha ocurrido desde el imperio romano, venir a contar como las potencias quieren las reservas Venezolana me parece una perdida de tiempo para este y otros foros.
    No vale la pena repetir esos argumentos que todo el mundo lo sabe y quien diaga que no lo sabe es porque deliberadamente no quiere aceptarlo y si de verdad no lo sabe no vale la pena gastar tiempo explicandoselo.
    Lo que si no se dice es que aqui en venezuela y la mayoria de los paises latinoamericanos aplican sistemas de gobiernos que a la postre terminan de favorecer a las potencias y propiamente a las corporaciones. Sin caer en cuestiones ideologicas de izquierda y derecha , tenemos en el mundo paises bien desarrollados donde los gobiernos son de derecha pero las politicas que aplican son de izquierda y el nivel de vida de esos ciudadanos es muy elevado, cito por ejemplo Noruega, Holanda, etc.
    Entonce la gran interrogante es porque no buscar saber como hacen esas naciones y/o personas para lograr que sus riquezas que tambien estan bajo el control del estado signifique mejoras en el nivel de vidad de sus ciudadanos, aclarando que sus economias son capitalista y demas.

    Por que ni los gobernantes ni los opositores a ellos hacen un foro nacional donde expliquen esos fenomenos que para muchos de nosotros si son novedosos y como hacen para que funcionen. Siempre viene con la historia de que son personas diferentes, como si estuviesen hecho de otros elementos distintos a la tabla periodica, yo supongo que la historia de esas naciones ha contribuido a la solucion de problemas como los que hoy tenemos, pero porque no ir a buscar la informacion y dibulgarla, les pongo como ejemplo el efecto de la “enfermedad holandesa de la economia” que padecieron esas naciones recien descubierto en pertoleo del mar del norte como los corrompio y destruyo su aparato productivo, pero eso ocurrio desde los 60 a los 60 y nosotros padecemos de los mismos males desde los 20 hasta el presente, vamos a tener un siglo con el mismo mal que esas naciones tuvieron durante 20 años y de alguna manera lo resolvieron. Ahora resulta que nosotros aun no sabemos porque padecemos de ese mal ni como erradicarlo o por lo menos llevarlos a minimos efectos. No tiene que ver con el hecho de que unas persona sean distintos a nosotros, estoyh seguro que hay interes de que nunca arreglemos esto y par ello alejar lo mas posible tanto las causas, efectos y posibles curas de la sociedad venezolana.

  5. Tras el fracaso del intento de proyecto integracionista Castro se vio amenazado por un conflicto interno conocido como la Revolucion Libertadora, financiada por companias transnacionales y banqueros venezolanos que buscaban derrocar el gobierno y que no tuvo exito alguno, pero fue el primer hecho que demostro que se estaba iniciando una nueva era para Venezuela, se comenzaban a instalar las empresas de capital internacional y que determinarian por medio siglo algunos lineamientos de la politica economica venezolana.

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*