Tanto trabajar y no tengo na’

Por: Jessica Dos Santos Jardim

Estamos en la víspera del día del trabajador y en mi mente no paran de mezclarse un sinfín de frases: “si uno no trabaja, no come” diría mi padre;  “pero algo malo debe tener el trabajo, o los ricos ya lo habrían acaparado” nos escupe Cantinflas; “la esclavitud nunca fue abolida, solo se amplió para incluir todos los colores” recitaba Bukowski.

No obstante, lo que más hace mi cerebro es tararear una vieja canción de la  Billo´s Caracas Boys, la cual se ha convertido, desde hace algunos años, en mi segundo himno nacional: “…Tanto trabaja’  y no tengo na’, tanto trabaja y no tengo na’…”

Yo empecé a trabajar a los 17 años, un poquito después de iniciar la universidad. Mis primeras faenas eran las típicas de una estudiante casi adolescente: call center, vendedora en tiendas, etc.

Sin embargo, un poco antes de graduarme, empecé a ejercer como periodista en una institución del Estado venezolano.

En aquel entonces, el salario mínimo venezolano era Bsf. 1.548,21 mensuales (unos $360 al cambio oficial).  Pero, mi sueldo como redactora era bastante superior, me alcanzaba para vivir bien, aportar al hogar de mis padres y ahorrar.

De hecho, dos años después, me compré mi primer carrito, nuevo de paquete, juntando mis aguinaldos, con algunos ahorros, y un pequeño crédito bancario.

Recuerdo que la entrega de ese vehículo coincidió, casualmente, con el día en que el presidente Hugo Chávez firmó la Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras (30 de abril del 2012).

Su firma incluyó una frase a pie de página “Justicia social” y unos ojos al borde de las lágrimas.

“Ahora hay que luchar para que se cumpla”, dijo Chávez, pocas horas antes de viajar a La Habana para un nuevo ciclo de radioterapias.

Aquel nuevo instrumento legal redujo la jornada laboral de 44 a 40 horas semanales con dos días de descanso continuo, estableció el pago doble en caso de despidos injustificados y el cálculo de las prestaciones con base en el último salario, eliminó la tercerización o subcontratación, estipuló la inamovilidad laboral, extendió el permiso prenatal y postnatal, entre muchos logros, que eran realmente históricos para la clase trabajadora venezolana (y que se alcanzaron aun en medio de las más fuertes polémicas).

Hoy, siete años después, yo sigo en la misma empresa, pero ahora como jefa de prensa. No obstante, mi sueldo ronda los diez dólares (según la tasa de cambio oficial), por ende, se traduce, en 1 kilo de carne y un cartón de huevos.

Y para comprarle al menos 1 caucho al mencionado carrito estimo que tendría que reunir de forma íntegra todos los sueldos de al menos un año, pero, al transcurrir los 12 meses, lo conseguiría diez veces más costoso.

De esta forma, he visto, poco a poco, como la administración pública (en general) se ha venido abajo. Hay una inmensa ola de renuncias, de la que nadie habla, pero que todos conocemos. Estos trabajadores han recibido liquidaciones, tras años y años de trabajo, que no alcanzan ni para un par de zapatos.

Hace días chequeaba un estudio donde se afirma que diariamente ocurren entre 300 y 400 renuncias e incluso algunos sindicatos estiman una pérdida de al menos 5 millones de empleos formales tanto en el sector público y privado.

Yo no sé si sus cifras sean ciertas o no, pero conozco de cerca lo que es tener que realizar el trabajo de varios porque sus puestos se quedaron vacíos y nadie los quiere ocupar o peor aún: son tomados por personas sin el conocimiento necesario (y lo realmente grave: sin disposición), lo cual podría no ser tan grave en un medio de comunicación (aunque intentar enseñarle a unos tarajallos de 40 años, que no quieren absorber un carajo, como usar sujeto+verbo+predicado tiene su complejidad), pero sí lo ha de ser en empresas estratégicas como PDVSA o CORPOELEC.

Mientras tanto, los trabajadores que seguimos nos sentimos explotados y nos preguntamos día tras día ¿por qué coño estoy aquí?

La verdad no existe una propuesta atractiva: no alcanza el sueldo, mucho menos los cestatickets, las liquidaciones son un fiasco, las cajas de ahorro ya no tienen sentido pues la hiperinflación las devora, los seguros médicos son risibles (no cubren ni una consulta), muchas veces no garantizan transporte, tampoco hay constancia en la entrega de la bolsa de alimentación.

Además, esta suerte de nuevo beneficio (la bolsa), en algunos casos, se ha convertido en un especie de chantaje, como si por ella los trabajadores tuviésemos que anular cualquier posible reclamo o anhelo (reconquistar unas condiciones laborales dignas y un sueldo que alcance al menos para comer, por ejemplo).

Al contrario, ante nuestra aparente imposibilidad de cambiar el contexto, muchos (me atrevería a decir que todos o casi todos) hemos optado por modificar nuestra vida laboral.

De esta forma, algunos se fueron del país a trabajar en vainas que detestan cobrando mucho menos por el simple hecho de ser venezolanos, pero ayudando a sus familiares a subsistir a través de las remesas; otros seguimos en nuestras oficinas habituales pero trabajando para varias cosas a la vez (los famosos “tigritos”) y siendo subvalorados (a un diseñador suelen pagarle 400$ por un trabajo, pero si es venezolano le ofrecen solo 20$ porque “si los cambia en el mercado paralelo eso le alcanza”, “siempre hay algún venezolano necesitado que esté dispuesto a aceptar”, etc.), algunos se pasaron al mercado informal (venden o revenden cualquier cosa en sus estados de Whatsapp), etc.

De hecho, yo estoy convencida que ahí, en nuestra capacidad para el resuelve, en nosotros como pueblo creador, radica una de las razones por las cuales hemos podido encarar la crisis económica sin que exista, aún, un desbordamiento social. Pero ¿cuánto aguanta eso?

Mientras tanto, muchos supuestos líderes obreros del chavismo se dedican únicamente a mostrar por televisión su exceso de kilos, nos invitan a marchar el primero de mayo, y hasta nos culpan por supuestamente “no defender” los aumentos de salario que nos otorgan.

Por cierto, yo nunca he entendido ¿qué implica eso? ¿Cómo se supone que la gente debe defender su incremento salarial? ¿Saqueamos los negocios cuando apliquen sus aumentos o volteamos las camioneticas que siguen cobrando el pasaje al precio que les da la gana? ¿Nos matamos entre nosotros mismos? O ¿cuál es la propuesta cuando denunciar no da resultados y las autoridades te dejan sola en medio del ring?

Otros, los fanáticos de los eufemismos, nos hablan de porcentajes que suenan rimbombantes pero no alcanzan para nada, y hasta nos piden adoptar “la resiliencia” como estilo de vida, ¿a qué más tenemos que adaptarnos?

En Venezuela, últimamente los 1ero de mayo se suele debatir cuantas migajas de la torta le toca a los trabajadores, cuando el verdadero problema es que desde hace varios años dejó de ser nuestro cumpleaños.

Entonces, ¿por qué coño sigo, seguimos, unos cuantos millones, trabajando en el Estado? Algunos sacan una cuenta simple: en el ámbito privado se puede cobrar más pero la diferencia se evapora al ir a comprar (a precios no subsidiados) los productos de la bolsa de alimentos que da el Estado; otros porque en algún momento concebimos que nuestros proyectos laborales y el Estado de otrora (que estaba en constante fortalecimiento) eran un espacio de militancia política y ahora nos cuesta mucho despojarnos de aquella idea; algunos requieren sentir que poseen “estabilidad laboral” aunque esto no se traduzca en un buen salario; unos pocos piensan a largo plazo (pueden jubilarse con 30 años de servicios al Estado); y la inmensa mayoría creo que todavía conservamos la esperanza de que todo esto mejore… ¿Ustedes cómo lo ven?

 

Publicado originalmente en Venezuelanalysis

About Jessica Dos Santos
Licenciada en Comunicación Social (UCV). Locutora (UCV). Periodista en La Radio del SUR, Revista Épale CCS, entre otros. Autora del libro “Caracas en Alpargatas”. Profesora universitaria. Ganadora del “Premio de Periodismo Aníbal Nazoa 2014, mención impreso” y una mención especial del “Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar, mención radio” en los años 2016 y 2018.

27 Comentarios en Tanto trabajar y no tengo na’

  1. Qué cosas, no!
    Hay otros que les asienta muy bien la canción de la Billos, La Flor del Trabajo; no trabajan un día con nadie y viven mejor que el salariado que más gana en este país y tan solo porque les envían remesas que cambian en el mercado paralelo, el que menos recibe no baja de 100$ mensuales que afuera es nada.

    • Si, pajúo, porque seguramente los 100 dólares que se enviaron no hubo que trabajarlos en otro sitio (limpiando pocetas, de más está decirlo) donde no representa varias decenas de sueldos mínimos _y_ adicionalmente el mercado negro de divisas lo creó el estado mismo a sabiendas de que es una meca de corrupción y por eso no hay forma de que desde el gobierno eliminen el control de cambio porque afectaría mucha gente (cuantos rojos rojitos?) con poder conectada con el bello negocio de que te asignen divisas a precio de gallina flaca y sin mover un músculo que no sea el que se requiera para dar la vuelta, venderlo a precio de piedra lunar en el mercado negro. Si quieres soltar alguna lágrima de indignación, deberías soltarla para quejarte de los que crearon este caldo de cultivo de horrores económicos y no de la gente que tiene que sufrirlo (de que carajos sirve que te envíen 100 dólares si vives en Maracaibo y tienes que sufrir con apenas un par de horas de luz al día…. para que en Caracas no se vaya la luz…yupi!!! Viva la revolución de la igualdad).

  2. Yo coincido contigo en que quienes seguimos en la administración lo hacemos porque tenemos esperanzas, y porque sabemos que somos esa esperanza de algun modo, es decir ¿si todos renunciamos quien queda? ¿quien sigue? probablemente haya otros dispuestos a hacerlo, pero como las razones de uno son las que uno conoce, y como las razones de uno estan ligadas a razones de militancia y credo político pues se hace sumamente díficil abandonar los espacios, porque de una u otra forma significaría abandonar las razones. Creo que en eso que dices

  3. Todo esta dicho, sin nada que agregar, mi hija comunicadora social y estamos en lo mismo. mi esposo con buen salario y ya tenia un salario justo ya 19 años en su trabajo y se va jubilado con la tan buena y anhelado sueldo 18.000 bs que ya no sirve ni para adquirir un paquete de papel toilet.

  4. Estimada Dosantos pusiste el dedo en la llaga. La clase trabajadora de este bello país fue pulverizada. La crisis de los organismos públicos es mucho peor que la que atravesaron en la IV república. No se que coños se va a celebrar este primero de mayo. Yo como trabajador de un organismo publico y creo que la mayoría de mis compañeros también nos hacemos la pregunta ¿qué coños hacemos aquí? y ahora es que queda tela que cortar con una hiperinflacion que sigue y seguirá haciendo estragos. Algunos personeros importantes del alto gobierno dicen que ellos van a vencer ¿pero a que costo? ¡será una victoria pirrica! donde nosotros estamos llevando la peor parte. Estamos claros que en ningún país del mundo un trabajador vive dignamente con una salario mínimo pero es que aquí ni con dos ni con tres. Sólo espero que este pueblo mas pronto que tarde haga lo del ave fenix.

  5. Saludos querida Jessica. Finalmente con luz e internet desde aquí la descriminada Barquisimeto para poder leerla. De verdad que entiendo muy bien lo que usted describe. Imagine como será para personas como yo, con 60años y dele…que ya no podemos, por edad y salud, trabajar. Terrible. De verdad que para las “personas de la tercera edad”, lo que nos queda es resistir RECORDANDO lo horrible de la 4ta.ASESINA que pudimos sobrevivir. Para ustedes los jóvenes, tal cual como dice en sus reflexiones “la inmensa mayoría creo que todavía conservamos la esperanza de que todo esto mejore…”

  6. Vaya, es nuestra realidad, pareciese que ahora todos los venezolanos tenemos tantos puntos de coincidencia, pero la verdad algunos decidimos quedarnos por que tenemos esa esperanza de que todo cambiará tan latente en nuestra alma, que luchamos contra el hecho de tener más de 15 días sin agua, de tener lo justo para comer y aun así trabajamos, trabajamos y aunque se quiera tirar la toalla luchamos por cumplir un pedacito de un sueño que vive con nosotros.

  7. Estimada amiga voy a hacer de un twits que tome de Fernando Buen Abad, en el que creo se resume todo lo que pueda decirse al respecto.
    La ideología de la clase dominante ha invadido los cerebros de muchos dominados y los ha convencido de que son “emprendedores” libres en un mundo de “oportunidades” para la “libre competencia”. Falacias para esconder al capitalismo en la casa de los pobres con ayuda de los pobres

    • Compa. Usted no tiene ni prepagada idea de lo que es socialismo, precisamente el capitalismo es el que ha hecho que menos del 1% de la población mundial acumule más riqueza que el 60%.así que anda usted algo desubicado y en Venezuela lo que nos agobia es justamente el neoliberalismo que de facto nos impuso la derecha y los carteles oligopólicos con su aberrante sistema de libre cambio de la moneda para pauperizar los salarios y apropiarse del trabajo del pueblo llevandolo a niveles de esclavitud, cuando la referencia en el mundo para medir la pobreza es la de personas que viven con menos de un dólar diario y aquí tenemos familias que sobreviven con menos de 4 dólares mensuales que son los 18mi BsS esos en lo que está el salario mínimo, al tiempo que le imponen los precios de libre mercado, donde el costo de la canasta básica va por el orden del millón y medio. Claro eso solo lo entiende quien trabaja, el que vive parasitando y se sirve de la especulación cambiaría que vino de la mano de lacras académicas como el personaje ese al que cita, jamás lo enentenderá. Que hay salida, claro que la hay, lease el Artículo 91 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y ahí la encuentra.
      Saludos y feliz día del trabajador para quienes trabajan, que tarde o temprano la justicia social de la que hablaba el Comandante Chávez será una realidad.

  8. El gobierno tiene 2 caras las externa y la interna, la externa es maduro padrino lopez arreaza jorge rodriguez ect. Carlos

    La interna son aquellos funcionarios que no son conocidos mediaticamente y esos son los q realmente gobiernan. Carlos

  9. Compa, usted no es más inocente porque no se levanta más temprano, ¿de dónde saca que este estado de miseria generalizada tiene algo que ver con un socialismo que nunca se ha implantado? cuando es maldito neoliberalismo el que pulveriza el Bolívar y el salario, impuesto de facto por los carteles oligopólicos que desconocieron el control de cambio y nos llevaron a un régimen de libre convertibilidad de la moneda, siendo que no generan ingresos en divisas, pero si demandan divisas, amén de que toman como referencia precios dolarizados, pero lo salarios los pagan hasta 75 veces menos de lo que se paga en el mercado internacional.. No te engañes, las cartas están echadas los poderes dialogan, llegan a acuerdos y negocian cuotas de poder, ¿por qué crees que Lorenzo & Cía no se han anotado en las aventuras golpistas del Guaidón? Porque que esta “Guerra Económica” le está dejando ingentes ganancias a costa del hambre del pueblo, sino explicame como es que un paquete de harina pan en Colombia es más barata que en Venezuela, siendo que allá le toca pagar salarios que son 54 veces más altos que en Venezuela.

    • Alexander te graduaste de manipulador. Así que Empresas Polar se puede dar el lujo de vender la harina más barata en Colombia que en Venezuela porque en Venezuela se están forrando (cosa que no pongo en duda, que quede claro) y con eso se pueden dar el lujo de vender BARATO en Colombia? Ok… te compro la tesis. Cual entonces es ma explicación para que haya otras harinas que son incluso MAS BARATAS que harina PAN? (No me crean solo porque lo digo…. miren con sus propios ojos: https://www.exito.com/Mercado-Alimentos_y_bebidas-Despensa/_/N-2amt?Ns=product.displayName%7C0&No=1150&Nrpp=50). Supongo que cada una de esas empresas tiene sus garras metidas en algún otro país del que están chupando para compensar las pérdidas.

  10. Buen dia apreciada jessica, ud siempre da en el clavo con sus articulos me encanta su sinceridad, a veces hasta suelto una sonrisa. Aqui creo que debemos ver y analizar, las causas y los efectos, las medidas que nos están aplicando desde los EEUU y sus satélites no son juegos de carritos, pero también, nosotros y cuando digo nosotros no me refiero a ud y a mi, me refiero a los que han manejado durante tantos años la hacienda publica, ahora, bien como puede funcionar bien una economía si le cierran, toda posibilidad de financiamiento externo, como podemos avanzar con este bloqueo criminal, creo que hay que tomar medidas que estén fuera de los manuales, hay que producir a como de lugar, hay que explotar nuestros recursos, alli tenemos unas playas hermosas, en miranda que no son explotadas, con el turismo por ejemplo, hay que dejar de hablar gamelotes, pasar de la cultura del lloriqueo a la cultura de la producción.

  11. Querida Jessica, quizás el articulo más hermoso que he leído de ti. No porque sea un poema o una cosa romántica no. En definitiva, porque en este artículo haces un collage de sentimientos encontrados y, resumes todos nuestros sentimientos, nuestros anhelos y, nuestro diario sufrir. No tengo nada que agregar a tus duras pero, muy reales palabras. Nuestras profesiones no son muy diferentes, ambas son humanistas.. mientras tú te formabas en una sala de redacción yo, me formaba en un hospital. Ambos sentimos y, vivimos el diario sufrir de los demás y nos toca trabajar con la emocionalidad de un problema sea social o médico. No entiendo y, nunca entenderé de economía pero, lo que nunca podre entender es ¿cómo se construye un país fuerte y, soberano con una clase trabajadora empobrecida? y, mucho menos ¿cómo levantas una nación con salarios de mierda? No puede ser que la “Guerra Económica” sea la patente de corso para justificar tanta mala gestión gubernamental. En mi opinión “los salarios de mierda” deberían ser tomados como una terrible amenaza para la seguridad de nuestra nación. Porque estos destruyen los hogares, la familia, destruyen las esperanzas de un colectivo y, finalmente destruyen por dentro todo un país.

  12. Cómo lo veo?… Hay seres humanos como los albatros; leales a un sentimiento, a una idea a su pareja a “los suyos”o así mismos y hay otros cuyo comportamiento es más parecido al de los bonobos y chimpancés. No sé cuánto de base genética hay en eso y cuanto de formación.

  13. AMIGA JESSICA LA VERDAD, LO VEO CADA VEZ PEOR, LO CONTRADICTORIO ES QUE UN GOBIERNO QUE DICE SER DE CARACTER SOCIALISTA PERMITIERA QUE LLEGARAMOS A SEMEJANTE SITUACION, CUANDO LO PRIMERO QUE DEBIA DEFENDER ERA EL VALOR DEL TRABAJO, EL SALARIO Y A AQUELLOS QUE NO TUVIERAN EMPLEO, CON LAS BOLSAS SOLIDARIAS DE ALIMENTACION. HOY DIA TODOS SOMOS PRACTICAMENTE PARIAS…ERA UNA GUERRA AVISADA…DEMASIADOS EJEMPLOS EN LATINOAMERICA Y EL MUNDO A LO LARGO DE TODO EL SIGLO 20 Y LO QUE VA DEL 21, QUE NOS DECIA A GRITOS LO QUE VENDRIA Y MAS AUN ,CUANDO A DIARIO REPETIMOS LAS BONDADES DE ESTE PARAISO LLAMADO VENEZUELA: SU PETROLEO, SU ORO , SU COLTAN, SUS ACUIFEROS, SU FARMACIA EN LAS SELVAS Y SERRANIAS AUN INEXPLOTADA, HASTA LAS GRANDES IDEAS DEL CHAVEZ SE POSTERGARON, SINO SE ABANDONARON…DEMASIADO BUENO ESTE BOTIN…..PERO DEMASIADOS TRAIDORES, DEMASIADA DEPENDENCIA INTELECTUAL Y CULTURAL NO NOS PERMITEN SALIRNOS DE VIEJAS TEORIAS Y CONCEPTOS COMO LA INVERSION EXTRANJERA POR PONER UN EJEMPLO…Y AUN ESPERAMOS QUE ELLA NOS SALVE….RESULTA PARADOJICO QUE UN PAIS CON TANTA RIQUEZA REQUIERA DE INVERSIONISTAS EXTRANJEROS, CUANDO NUESTROS CAPITALES A LO LARGO DE MAS DE CIEN AÑOS LEVANTARON A MUCHOS PAISES….NO APRENDEMOS , POR ESO VEO DIFICIL EL CAMINO….AHORA EXPORTAMOS JUVENTUD Y PROFESIONALES CUANDO DEBERIAMOS ESTAR IMPORTANDO PROFESIONALES QUE NOS AYUDARAN A GENERAR TECNICAS Y TECNOLOGIAS , PARA LA PRODUCCION, LA SALUD ETC ETC ¿SALARIOS DE ESCLAVITUD?…NO, PEOR. A UN ESCLAVO HAY QUE DARLE COMIDA,SALUD,TECHO,VESTIMENTA…LOS SALARIOS ACTUALES NO ALCANZAN NI PARA COMER…TRISTE Y MAS TRISTE AUN ES QUE DESPUES DE CASI 20 AÑOS EN EL PODER NUESTROS LIDERES PROPONEN CONSULTAR PARA OIR PROPUESTAS…QUE EN ULTIMA INSTANCIA MADURO DECIDIRA LA MAS CONVENIENTE…POR DIOS! LE HE ESCUCHADO DECIR TANTAS VECES QUE EL SABIA LO QUE HABIA QUE HACER PERO NO ERA EL MOMENTO, QUE SI DESPUES DE TAL O CUAL ELECCION ETC ETC….NOS VEMOS MAL….MUY MAL…HE LLEGADO A LA CONCLUSION QUE NO TIENE LA MAS MINIMA IDEA DE LO QUE HAY QUE HACER….
    LA PROFESORA PASCUALINA CURSIO HACE UN DIANOSTICO PRECISO HAY QUE TOMAR LOS CORRECTIVOS A PARTIR DE ESE DIAGNOSTICO, QUE RIERA ALEXANDER VIENE PERIODICAMENTE PROPONIENDO INDEXAR LOS SALARIOS, A LO QUE AGREGO; MODIFICAR LA LEY DE IMPUESTOS SOBRE LA RENTA QUE ELEVE EL PORCENTAJE A PAGAR: A MAYORES GANANCIAS MAYOR TASA DE IMPUESTO, PARA ASI LIMITAR LA AMBICION DE GANANCIA DESMEDIDA, QUE LOS SALARIOS ESTEN ANCLADOS AL COSTO DE LA CESTA BASICA Y SE AJUSTEN DE ACUERDO A ELLA AUTOMATICAMENTE, ASI SE DESESTIMULA LA ESPECULACION DE PRECIOS Y DEL DOLAR…ASI SE REACTIVA EL MERCADO Y COMENZAMOS A SALIR DEL ESTANCAMIENTO POR EL BAJO CONSUMO, EVITAMOS LA FUGA DE CEREBROS Y JUVENTUD, SE REACTIVA LA PRODUCCION Y LA PRODUCTIVIDAD YA QUE LA GANACIA ESTARA SUJETA A ELLA Y NO A LA ESPECULACION….ES UNA ECONOMIA ORGANICA CONSUSTANCIADA CON EL SER SOCIAL Y NO CON LOS CAPITALES FORANEOS…SERIAN PASOS ESPERANZADORES DE LLEGARSE A DAR…CORREMOS GRANDES RIESGOS POR EL CAMINO QUE LLEVAMOS

  14. Obstina la impotencia de ver que lentamente el SOCIALISMO DEL SIGLO XXI nos está llevando a la precarización del salario y a la depauperización de la población con una ” GUERRA ECONÓMICA que ya cumplió seis años con un solo perdedor, quien no es más sino el afanado pueblo que mantiene viva su esperanza de que por lo menos pueda encontrar en su duro trajinar algo de equidad entre el sacrificio de ese bonachón llamado “pueblo” y las retóricas medidas o anuncios hechas por quienes lo liderizan.
    Es inaudito que nuestro “pobre país rico” desde el 2013 hasta la actualidad no haya podido salir de esta grave crisis económica pero sigue presenciando los dis-pendiosos presupuestos que se aprueban para “x o y” proyectos, programas, importaciones, siembras y cultivos. Igual con la extracción y exportación de minerales estratégicos además de oro y diamantes. Finalmente, si no hay control o disminución en la corrupción y de la burocracia. No nos llamemos a engaños. Porque el pueblo es paciente y consciente de quien ha precarizado su salario y quien ha depauperizado su calidad de vida.

  15. Excelente artículo que describe bien lo que cada dia sentimos y vivimos quienes aun nos mantenemos al frente de una dependencia pública. ¿Que coño hago aquí? es pregunta rutinaria de muchos nos hacemos con una mezcla de tristeza, pesimismo, incertidumbre y arrechera. ¿Capacitarte durante años, llegar a ser bueno en lo que haces y servir honradamente a tu patria para luego terminar de mozo o buhonero en Lima? Las ganas de pegar las carrera no faltan pero tambien creemos que alguien tiene que quedarse a cuidar la casa y darle de comer al perro…por ahora.

  16. Una verdadera debacle, donde el gobierno parece no tener brújula ni solución ni nada. En mi caso me fui de la administración luego de más de una década sirviendo en ella, literalmente echando a la basura alguna posibilidad de obtener el derecho constitucional a la jubilación, pues era eso o anular cualquier tipo de aspiración personal y familiar ante la precariedad material. Triste dilema en el que nos pusieron y más tristes aún las decisiones que hemos tenido que tomar. A mi la esperanza no me alcanzó para tanto.

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*