Kimberly Clark y el espíritu de Guaicaipuro

La corporación estadounidense Kimberly-Clark anunció el sábado “la suspensión indefinida” de sus operaciones en Venezuela. En un prepotente comunicado en donde no explica la situación en la que pretenden dejar a los trabajadores, la trasnacional nos dice: “Me voy hasta que vuelva el libre comercio, me dejen subir los precios y me vuelvan a dar una tajada de las divisas producidas por PDVSA”. Así no más, sin procedimiento de quiebra, sin diálogo con los trabajadores, sin liquidación de activos y distribución del mismo entre sus acreedores en forma equitativa y de conformidad con las leyes. LEER MÁS