El último Round / Un infierno andante

El miércoles pasado (da igual que día usted lea esto) mis estudiantes llegaron tarde a clase (¡y yo también!) porque no había ni una sola camionetica que pudiera subirnos a la universidad, aunque estuviésemos dispuestos a ir montados en el techo. Empezamos con retraso y a medida que se acercaban las 8:00 p.m., cada uno iba “disimuladamente” guardando sus coroticos, aunque nuestra clase oficialmente terminase a las 9:30. LEER MÁS

1 2 3 5