Sociólogo (Argentina). Allí militó en la Asociación Anahí, en HIJOS y en el Frente Popular Darío Santillán. Desde comienzos del 2013 vive en Caracas. Autor de los libros: “Siempre regreso al pie del árbol”, “Días fundados” y “Crónicas de comunas, donde Chávez vive”. Actualmente colabora en Telesur, Resumen Latinoamericano, Notas, Revista Sudestada, Anfibia, entre otros.



ARTÍCULOS


El Nula, crónica de la frontera con Colombia

La frontera con Colombia es durante kilómetros un río, con algunas casas de un lado, siembras, arcos de fútbol, casas humildes, y muchas veces solo llanura, árboles, esteros. Quien no conoce no sabe que está en la frontera, que la orilla en frente, justo ahí, idéntica a esta, es otro país, donde está gran parte de lo que no se consigue aquí. Allá está la guerra, aquí también, y ese río que transcurre es parte de ella. Se debe aprender a observar y escuchar: esa canoa que pasa con dos personas dentro, ¿contrabandea o pesca? LEER MÁS

15 de octubre: la pelea por el tiempo

El tiempo ha vuelto a estirarse como pantano. El cotidiano son los precios que suben, los sueldos más flacos, los antibióticos que no aparecen, los billetes que escasean, la liturgia de campaña demasiado idéntica a sí misma. Los días ya no están comprimidos, a punto de estallarnos en la cara. LEER MÁS

Las oportunidades urgentes del chavismo

¿Es pasado el pasado? Una pregunta para contestar sería: ¿dónde están los grupos de choque que se perfeccionaron durante tres meses, las estructuras paramilitares que asediaron pueblos durante días, las bandas que actuaron mercenariamente? Resulta difícil pensar que hayan regresado a sus casas. LEER MÁS

Subestimaron al chavismo

Querían pelear y el chavismo peleó. El resultado fue inmenso: 8.089.820 votos a favor de la Asamblea Nacional Constituyente. No se lo esperaban los analistas de derecha que pensaban al movimiento de Hugo Chávez contra las cuerdas, casi rendido. LEER MÁS

De la paranoia al fascismo hay un paso

Lo que mata de las balas es la velocidad. Como las dos que atravesaron el cuerpo de Brayan Principal el martes por la noche. Tenía catorce años, vivía en la Ciudad Socialista Alí Primera, en Barquisimeto, su madre lo había enviado a comprar empanadas. LEER MÁS

1 2 3