El PIB es un mal indicador de bienestar material. Tiempo para un nuevo enfoque

Quién preferiría ser: un monarca medieval o un trabajador en una oficina moderna? El rey tiene ejércitos de sirvientes. Viste las sedas más finas y se alimenta con los más ricos manjares. Pero también es un mártir del dolor de muelas. Es propenso a las infecciones fatales. Le toma una semana, trasladarse en carruaje de un palacio al otro. Y está cansado de escuchar a los mismos bufones. La vida de un oficinista del siglo xxiparece más atractiva una vez que se piensa en la odontología moderna, los antibióticos, los viajes aéreos, los teléfonos inteligentes y YouTube. LEER MÁS