A un año del Programa de Recuperación, Crecimiento y Prosperidad: ¿Qué es de la vida de El Petro?

Por: Luis Gavazut Bianco

Desde hace meses me he abstenido deliberadamente de hacer análisis y publicaciones en materia económica, principalmente porque consideré conveniente darle suficiente tiempo al así llamado Plan de Recuperación, Crecimiento y Prosperidad Económica lanzado por el gobierno nacional el 20 de agosto de 2018, hace ya un año, para poder evaluar con propiedad sus resultados.

En un artículo publicado en 15yultimo.com, intitulado: “El Plan de Recuperación Económica necesita Recuperación”, expuse con detenimiento mi opinión acerca de los resultados alcanzados por dicho plan en sus 100 primeros días de vida, llegando en ese momento a la conclusión y afirmando públicamente en consecuencia que el plan había fracasado debido a que no pudo impedir el avance inexorable de la inflación, el desabastecimiento y la devaluación. Y además celebré que después de tres meses restringiendo los bonos del Carnet de la Patria con el objetivo de lograr la “disciplina fiscal” y la meta de un “déficit fiscal cero”, el Ejecutivo Nacional haya comprendido que esa meta, derivada de la asunción a pie juntillas de la Teoría Monetarista de la Inflación, es incompatible con la estabilidad social en una población severamente sometida a graves carencias materiales. En consecuencia, el gobierno optó por reanudar la política de subsidios directos expansiva de la masa monetaria en circulación que, a mi juicio y en franca contradicción con la Teoría Monetarista, no es el factor determinante de la inflación, dado que la verdadera causa se encuentra del lado de la oferta. Es la caída severa de la oferta de bienes y servicios lo que determina que los precios suban, porque no hay por ello mismo los bienes y servicios suficientes para satisfacer la demanda. Además, no hay suficiente competencia en nuestra economía para contrarrestar el poder monopolista de fijación de precios.

Y ambos factores, la escasez de oferta y la alta concentración económica en los circuitos que abastecen los anaqueles de bienes industrializados, solo pueden contrapesarse mediante la inversión y la democratización de la producción. Si no hay inversión, no hay aumento de la oferta, y si no hay democratización de la producción, no hay competencia que mitigue la voracidad inflacionista de los monopolistas.

Bueno, en realidad sí existe otra forma de contrapesar la escasez de oferta y la fijación monopolista de precios… la renta petrolera; gracias a la cual la oferta de bienes y servicios aumenta por la vía de las importaciones (no porque se produzcan internamente en el país), y los monopolios no pueden subir los precios ilimitadamente porque el Estado inunda el mercado con bienes importados baratos que obligan a los monopolios a ser competitivos en precio.

Es natural que esa visión alternativa de la inflación y sus factores determinantes no sea compartida por los monetaristas, ni por los neoliberales ni por los monopolistas, pues coloca la responsabilidad de la crisis económica sobre sus hombros. En primer lugar, los monetaristas, con su propuesta de restringir la liquidez monetaria en circulación, son los culpables de la dramática caída en la demanda de bienes y servicios y, en consecuencia, de la severa recesión económica en que nos encontramos inmersos, además de ser los causantes del congelamiento del salario real y los beneficios sociales, que aumentan las penurias del pueblo venezolano hasta niveles insostenibles debido a la dramática caída del poder adquisitivo.

En segundo lugar, los neoliberales, con su propuesta de eliminar por completo la intervención del Estado en la economía, dejando al laissez faire de la mano invisible del mercado la responsabilidad de invertir y diversificar la economía. Son ellos los culpables de que el gobierno, en la creencia de que existe una “burguesía revolucionaria”, un empresariado genuinamente comprometido con el desarrollo del país, siga pensando a estas alturas de la crisis económica, que el sector privado es el que va a acometer las inversiones y diversificar las actividades productivas que requiere nuestra economía. Y de ahí la pertinaz insistencia en hacer llamados y convocar permanentemente a los capitalistas criollos y extranjeros para que inviertan, para que exporten, para que alimenten con el fruto de su esfuerzo la oferta de divisas en el mercado cambiario nacional. Nada de lo cual, evidentemente, ha ocurrido ni va a ocurrir en Venezuela. No porque no exista “confianza”, el manido argumento neoliberal salvaje para explicar todo lo que ocurre en la economía y justificar además su patética falta, precisamente, de condición revolucionaria, es decir, innovadora, visionaria, transformadora, progresista, patriota.

Con ello ocultan la verdad, la simple y cruda verdad: la falta de inversión productiva en Venezuela, ahora como antes, se debe a la escasez de renta petrolera que el Estado pueda asignar a manos llenas y barata a los empresarios privados que, al recibirla de ese modo, entonces sí invierten (aunque no gran cosa, por cierto, según lo demuestran las series históricas de Formación Bruta de Capital Fijo del Sector Privado) y, con ello, elevan la oferta de bienes y servicios en el país.

Es, por ende, la caída de la renta petrolera lo que en última instancia explica perfectamente la inflación, el desabastecimiento y la devaluación; es decir, los tres flagelos contra los cuales se propuso hace ya un año luchar el Programa de Recuperación, Crecimiento y Prosperidad Económica y en cuyo empeño, sin lugar a la más mínima duda, ha fracasado estrepitosamente; entre otras cosas, aunque principalmente en mi criterio, porque en la médula misma de ese plan económico, su mero meollo, está la creencia ciega de que restringiendo la liquidez monetaria en circulación se logrará abatir esos flagelos, esos tres demonios que andan desatados y enloquecidos en nuestra apabullada economía.

La renta petrolera es tan, pero tan determinante que también explica por qué funcionan los controles de precios en un momento dado y por qué no lo hacen en otro momento. Cuando la renta petrolera es abundante, las importaciones del Estado fuerzan a los monopolios a mantener precios bajos o al menos accesibles, que es la verdadera razón por la cual los controles de precios adoptados en esas épocas de bonanza petrolera aparentan funcionar. Se trata de una mera casualidad. La feliz circunstancia de que durante los controles de precios hay renta petrolera abundante y los precios realmente se mantienen estables gracias a ésta, no a aquéllos. También es cierto, como cabe esperar, que cuando disminuye la renta petrolera más allá de cierto límite, los precios comienzan a subir por esa causa y entonces los controles de precios aparentemente dejan de funcionar, que si porque ya duraron demasiado tiempo, que si porque la intervención del Estado en la economía es un desastre, que si porque los controles de precios atentan contra la “confianza”… y pare usted de contar.

Me recuerda el comportamiento ritual en animales, bien estudiado por la Etología o ciencia del comportamiento animal. En experimentos con aves, se ha demostrado que cuando se les suministra alimento de manera totalmente aleatoria, las aves tienden a asumir secuencias de movimientos que previamente han asociado con la circunstancia de recibir alimento. Si el ave, justo antes de recibir alimento, ha inclinado la cabeza tres veces y dado una vuelta sobre sí misma, por ejemplo, tenderá en lo adelante a inclinar la cabeza tres veces y dar una vuelta sobre sí misma de manera repetitiva y recurrente, es decir, una conducta ritual. Evidentemente, el ave espera con ese comportamiento tener la fortuna de obtener alimento nuevamente. Es como si el ave “explicara” la obtención de alimento “por causa” de su propia conducta ritual. Los experimentos de conducta animal son fascinantes.

Es evidente que el ave no recibe alimento en virtud de su conducta ritual, sino por otra causa completamente distinta y fuera de su control (la voluntad caprichosa del investigador). Pues bien, la adopción o eliminación de controles de precios no tiene ningún efecto causal sobre los precios de los bienes y servicios en la economía venezolana, pues la causa es otra completamente distinta, a saber: la disponibilidad o no de renta petrolera. Así de simple. Un principio fundamental de la filosofía de la ciencia reza que por regla general la explicación más sencilla es la verdadera.

Muchas veces los hacedores de políticas públicas no se diferencian de las aves en cuanto a la adopción de conductas rituales, dando “explicaciones” de fenómenos como la formación de precios “por causa” de la adopción o no de controles de precios o del aumento o disminución de la liquidez monetaria en circulación… y en tales casos están más perdidos que el hijo de Lindbergh. Tanto como un ave inclinando la cabeza tres veces y dando una vuelta sobre sí misma, en la esperanza fatua de que con eso obtendrá alimento caído del cielo.

Algo parecido ocurre con los controles de cambio, cuando la verdad es que la estabilidad de la moneda en el mercado cambiario venezolano no tiene nada que ver con el sistema de asignación de divisas que el gobierno decida adoptar en un momento dado, sea la total libertad cambiaria –como es el caso ahora mismo- o sea mediante un control de cambios en cualquiera de sus variopintas modalidades. Lo cierto es que la estabilidad de la moneda depende de la renta petrolera. En la medida en que haya abundante renta petrolera, habrá abundantes divisas con las que alimentar la oferta del mercado cambiario y, por ende, se logra satisfacer la demanda de divisas, lo que obviamente tiene el efecto de mantener estable el precio de la divisa, es decir, el tipo de cambio. Cuando la renta petrolera disminuye por debajo de cierto límite, el tipo de cambio comienza a subir.

No es por lo tanto la falta o el exceso de severidad en la aplicación de los controles de precios y los controles de cambio lo que determina la inflación, el desabastecimiento y la devaluación, sino la mayor o menor oferta de divisas en el mercado cambiario que, en nuestro país, proviene de manera casi exclusiva del desempeño económico de una única empresa, que además es pública: PDVSA.

Así que tanto los defensores como los detractores de los controles de precios y los controles de cambio han estado siempre equivocados. Aunque el control de cambios sí debería ser determinante para prevenir la fuga de capitales y la caída riesgosa de las reservas internacionales, pero los hechos han demostrado una y otra vez que no son efectivos para tales efectos, principalmente debido a la corrupción y falta de transparencia. Así que tampoco sirven para lo que sí deberían servir. Y digo esto porque para estabilizar el tipo de cambio no sirve el control de cambios más de lo que le sirve a un ave inclinar la cabeza tres veces y dar una vuelta sobre sí misma para obtener alimento.

Pero volvamos al Plan de Recuperación, Crecimiento y Prosperidad Económica. Recordemos que el mismo se planteó las siguientes diez líneas estratégicas:

  1. Establecer el equilibrio fiscal y tributario.
  2. Crear nuevas políticas cambiarias.
  3. Defender el salario de la clase trabajadora.
  4. Estabilizar los precios de los productos.
  5. Incrementar la producción.
  6. Aumentar ingresos del país en divisas extranjeras.
  7. Estabilizar y expandir el petro.
  8. Optimizar el sistema de transporte en el país.
  9. Consolidar el sistema de protección social del pueblo.
  10. Plan de ahorro nacional en oro y en petros.

A un año de haberse instrumentado este plan, con la enorme cuota de sacrificio que ha representado para el pueblo venezolano en términos de su poder adquisitivo, podemos con absoluta certeza concluir y en consecuencia afirmar que solo se logró uno de esos objetivos: Crear nuevas políticas cambiarias, dado que en efecto se creó una nueva política cambiaria, pues se eliminó el control de cambios y se sustituyó por el libre mercado. Aunque ello no significa absolutamente nada a efectos de la estabilidad de la moneda, como ciertamente ha quedado demostrado en los hechos, muy particularmente en las últimas tres semanas a lo largo de las cuales el tipo de cambio se duplicó y eso que ya no hay control de cambios.

Por cierto, son para coger palco las variopintas explicaciones rituales que los archienemigos del control de cambios están dando ahora sobre por qué la eliminación de ese control no ha logrado abatir la inflación, ni aumentar el abastecimiento ni frenar la devaluación de la moneda. Después que nos vendieron esa propuesta como la solución mágica a la crisis económica, ahora no saben por qué el inclinar la cabeza tres veces y dar una vuelta sobre sí mismos no sirve para conseguir alimento caído del cielo…

Eso ocurre porque no es el sistema de asignación de divisas a la economía el factor determinante del tipo de cambio, sino la mayor o menor oferta de divisas en el mercado cambiario que, en nuestro país, depende directamente de la renta petrolera aportada por PDVSA. Como el sector privado no aporta divisas a la economía (un hecho dramático no bien ponderado en la opinión pública en cuanto a sus insólitas repercusiones para nuestra economía) y como el Estado ya no puede aportarlas como antes por culpa de la escasez de reservas internacionales (determinada entre otras causas por la decisión de haber pagado 70.000 millones de dólares en servicio de la deuda externa entre 2014 y 2016, con lo cual ni siquiera se evitó ser declarados por Washington como una amenaza inusual y extraordinaria en 2015, y por no haber ahorrado durante la época de vacas gordas lo que ahora nos hace falta en esta época de vacas flacas) y por culpa de la debacle que ha ocurrido en PDVSA, determinada a su vez por errores cometidos por la alta gerencia, por la corrupción y por el bloqueo financiero y operacional orquestado desde Washington, el resultado es una severa restricción de la oferta de divisas en el mercado cambiario nacional y, por ende, una escalada pertinaz del tipo de cambio.

Ese fenómeno, indiscutiblemente, se ve agravado aún más por el impacto que tienen los portales web de información del tipo de cambio paralelo a los cuales todos los agentes económicos, sin excepción, les profesan ferviente credibilidad y validez, pero cuyos dueños manipulan, a veces incluso de manera burda y groseramente evidente, la cotización de la moneda, persiguiendo con ello dos objetivos: obtener jugosas ganancias de arbitraje y, al mismo tiempo, desestabilizar la base social de apoyo al gobierno bolivariano.

Por cierto que las jugosas ganancias cambiarias no son privativas de los dueños de esos portales web, pues son muchos quienes se lucran de esa actividad francamente criminal: comerciantes, empresarios, inversionistas, boliburgueses advenidos a esa condición por obra y gracia de la corrupción, entre otros.

En fin, incluso si la Teoría Monetarista de la Inflación fuese verdadera, el fenómeno del surgimiento y expansión gradual de la Liquidez Monetaria Paralela, estaría dando al traste con la política monetaria y fiscal restrictiva adoptada por el BCV desde el 20 de agosto del año pasado. No importa que no haya bolívares suficientes para poder comprar divisas a un tipo de cambio muy elevado, pues la divisa se está utilizando directamente como medio de pago y, por ende, está circulando en la economía con ese carácter. Y como también es una unidad de cuenta, su valor relativo al bolívar puede incrementarse como tal unidad de cuenta (valor referencial entre el bolívar y la divisa = tipo de cambio) incluso pese a que no haya suficientes bolívares en circulación, pues ahora hay divisas en circulación (o sea, liquidez monetaria paralela).

Y ese fenómeno también explicaría, adhiriéndonos a las categorías monetaristas, la inflación en divisas que también se ha venido observando a raíz de la adopción del Plan de Recuperación, Crecimiento y Prosperidad Económica, es decir, que el dólar cada vez vale menos en términos de poder adquisitivo en la economía nacional, incluso aunque los precios regionales en dólares sean menores, porque las dificultades financieras y logísticas para importar, entre otras razones por las sanciones unilaterales impuestas desde Washington, impiden que afluyan los bienes y servicios más baratos en dólares desde otros países de la región y que ahora son más caros en dólares acá en Venezuela.

¿Y, a todas estas, qué es de la vida del petro? Otro fracaso estrepitoso.

Sus objetivos explícitos eran fortalecer el bolívar, es decir, detener la devaluación e incluso revertirla, respaldando el valor de nuestra moneda en la riqueza petrolera y atrayendo divisas hacia el mercado cambiario nacional; así como proveer un medio para sortear las sanciones en el sistema financiero internacional, particularmente en el sistema de transferencias interbancarias Swift, es decir, un medio para poder hacer pagos internacionales sin pasar por el Swift y con ello sortear las dificultades para el normal desenvolvimiento de nuestro comercio exterior.

Huelga decir que ninguno de esos objetivos se logró. Cuando un proyecto no logra sus objetivos, se declara fracasado. Punto.

Aquí tuvieron que ver también una combinación de factores. Por una parte, las sanciones impuestas por Washington directamente contra el petro, impidiendo que el mismo pudiera cotizarse libremente en las exchanges de criptomonedas, aunado al intento infructuoso de contrarrestar ese impedimento por la vía de utilizar “caminos verdes” principalmente en países del bloque euroasiático, como Rusia, China, India, Turquía, etc.

Por otra parte, las contradicciones insalvables en la concepción e instrumentación del petro. Los cambios sucesivos en el White Paper, que le restaron credibilidad en el mercado. El respaldo en petróleo no comercializable (petróleo yacente en el subsuelo) con una garantía de valor mínimo o piso por parte del Estado que no es canjeable ni negociable en mercados secundarios. La dualidad de valores oficiales del petro. La falta de un mercado secundario donde negociar el petro. La falta de un valor de mercado del petro con base en la oferta y la demanda. La incongruencia en la estrategia a seguir para que ese eventual valor de mercado del petro se sostuviese en el tiempo. La falta de atractivo como inversión rentable. Entre otros muchos.

Todo eso confluyó para que el petro no se concretase como un activo financiero con valor de mercado que resultase atractivo para los inversionistas y, por ende, que pudiera ser competitivo frente a otras criptomonedas y, principalmente, frente al dólar como reserva de valor preferida por los venezolanos. Tampoco se concretó como una divisa, ni como un medio de pago en la economía interna, ni como una “stable coin”, ni como nada.

Al día de hoy, el petro, después de haber sido calificado por la agencia Dagong, la calificadora de riesgo más influyente de China, como una “genialidad financiera”, no es más que el hazmerreír del mundo de las criptomonedas. ¡Qué indignante decepción!

Quizás estoy siendo demasiado severo en mi crítica, pero en lo personal defendí tanto y aupé públicamente al petro con tanta esperanza y convicción, tanto en los medios de alcance nacional como en los de alcance internacional, que ver en lo que quedó convertido o, al menos, lo que apenas representa en este momento, es francamente decepcionante. Ojalá pueda abrirse camino en medio de tanta maraña incomprensible en su instrumentación y llegar a encontrar ese destino de genialidad al que siempre estuvo llamado.

About Luis Enrique Gavazut
Coordinador del Movimiento de Batalla Social Punta de Lanza. Director Ejecutivo de la Fundación Punta de Lanza. Coproductor del Programa Radial “Trinchera del Poder Popular” Investigador Independiente en Ciencias Sociales y Consultoría desde 1990.

44 Comentarios en A un año del Programa de Recuperación, Crecimiento y Prosperidad: ¿Qué es de la vida de El Petro?

  1. Ahora más que nunca, en el momento histórico concreto que nos ha tocado vivir, con la crisis del capitalismo, la geopolítica vista a través del prisma geosferoidal, el agotamiento de la ONU y sus instituciones como foros supranacionales para dirimir diferencias de todo tipo, la declinación prevista de nuevos descubrimientos de reservas de petróleo en momentos en que la civilización más la demanda (sin encontrar fuentes alternas viables economicamente), la crisis social, la explosión de la pobreza con millones de migrantes que amenazan los grandes centros de consumismo, la caída de las máscaras de democracia, legalidad internacional, moral frente a las drogas; en fin, en medio de un mundo convulsionado por cambios estructurales de una civilización insostenible en su modo de producción, Venezuela nuestro país, sirve como el principal experimento de un tipo de guerra que «baipasea» los mecanismos previstos para evitar las guerras convencinales que conocemos. Cual delincuente que inventa un delito que hasta el momento no está definido, tipificado y, menos aún penado, el poder hegemónico se burla de las naciones del mundo y, sin disparar un tiro, pretende cometer un genocidio contra el pueblo de Venezuela. La letra de las leyes internacionales no poseen la definición clara que pueda impedir tal desbarajuste. En cuanto, al espíritu de tales leyes, la discusión puede llevar décadas si se lo proponen. Mientras tanto, nuestros «líderes» siguen confundidos, ignorantes, impotentes; y sus tímidas respuestas, ajustadas a esas leyes inservibles, son improvisadas, desordenadas, ridículas. No están acordes con la dimensión y el tipo de los ataques. Cito aquí a Allen Dulles, con extractos del Arte de la Inteligencia: “En la dirección del Estado, crearemos el caos y la confusión. De una manera imperceptible,
    pero activa y constante, propiciaremos el despotismo de los funcionarios, el soborno, la
    corrupción, la falta de principios. La honradez y la honestidad serán ridiculizadas como
    innecesarias y convertidas en un vestigio del pasado.» «Encontraremos a nuestros aliados y
    correligionarios en la propia Rusia. Episodio tras episodio se va a representar por sus
    proporciones una grandiosa tragedia, la de la muerte del más irreducible pueblo en la tierra, la
    tragedia de la de􀂀nitiva e irreversible extinción de su autoconciencia.» Y este último, por ahora, que da grima: “El objetivo 􀂀nal de la estrategia a escala planetaria, es derrotar en el terreno de la ideas las
    alternativas a nuestro dominio, mediante el deslumbramiento y la persuasión, la manipulación
    del inconsciente, la usurpación del imaginario colectivo y la recolonización de las utopías
    redentoras y libertarias, para lograr un producto paradójico e inquietante: que las víctimas
    lleguen a comprender y compartir la lógica de sus verdugos”. A ese enemigo nos enfrentamos con POLÍTICAS CONVENCIONALES». HACE FALTA MÁS REVOLUCIÓN!!! MÁS DEMOCRACIA!!!! MÁS PODER PARA EL PUEBLO!!!! ABOLIR DE UNA VEZ POR TODAS TODOS LOS COGOLLOS!!!!!!

    • * Cuando se menciona a Rusia, trasladado al momento actual puede ser cualquier país, sobre todo el mismo pueblo de los EEUU. Para nuestro caso en particular, es Venezuela el objetivo. El libro citado fue escrito en los ’50 del siglo pasado.

    • Estoy muy de acuerdo contigo José Rafael. Describes el cuadro geopolítico y geoestratégico actual y comprendes que las ideas convencionales y los paradigmas establecidos hasta ahora como parte de la superestructura de la dominación, obviamente no sirven para explicar lo que ocurre con nuestra realidad económica. Se necesita un pensamiento crítico revolucionario que permita idear y construir nuevas categorías para dar en el clavo y actuar en consecuencia, de una manera coherente y consistente.

  2. Muy bueno que hayas vuelto Gavazut…..el éxito se celebra……..pero el fracaso hay que estudiarlo y explicarlo para aprender y en esa tarea eres muy bueno.

    • Gracias Josefino, solo aporto ideas para el debate, con el propósito de establecer la verdad. Mi vida la he consagrado a la búsqueda sistemática de la verdad, mediante el ejercicio del método científico, único camino comprobado para, al menos, comprender, predecir y controlar la realidad, aunque tal comprensión sea siempre perfectible.

  3. te doy credito al poner en relieve el fracaso que se han venido dando en la economía, los responsable de toda esta pandemonio en el cual estamos viviendo no han dicho cuatro frases seguida (en publico) de por que ellos creen que no han funcionado sus políticas económicas y han dejado al pueblo venezolano a merced de unos señores que cada dia revisan sus cuentas bancarias para verlas incrementarse a medida que la calidad de vida del pueblo va desapareciendo tan rápidamente que a llegando al grado de pueblo arrasado por una guerra que ve sus bajas dia a dia, hace falta levantar la voz y seguir empujando al gobierno a que tome las medidas reales que ayuden al pueblo a aguantar este acoso en que sabíamos que llegaríamos pero nadie nos dijo que muchos camaradas revolucionarios (AHORA TODOS PRÓFUGOS VIVIENDO COMO REYES) con sus afán de enriquecerse haría la vida un infierno al resto del pueblo venezolano.

    • Es lamentablemente correcto lo que planteas Freddy. Lo mejor que puede hacer el hombre justo frente a la adversidad es mantenerse firme en sus convicciones e intenciones.

  4. Gracias, lo q uno reconfirma es la incapacidad de los » tecnicos» del gobierno para desentrabar el proceso de la puesta en practica d las politicas economicas . Como es que no se pudo tranzar el petro dentro de la economia de criptomonedas existentes en la esfera global? ni que fuera la 1ra!! Porque tanta experimentalidad? Porque el gobierno comete tanto errores, cuando analistas, economistas, pudieron señalar aspectos que debian ser considerados y que fueron obviados! . Que maltrato a la inteligencia, al conocimiento, a la estima del venezolano comprometido!! Cuanta gente buena dispuesta a ayudar, a resolver problemas, a pensar y discutir soluciones. Pero no, el gobierno se encierra en los «suyos» y los resultados dan al traste con los objetivos propuestos. Y todavia seguimos desconociendo los hacedores y responsables!! Con resultados asi ya estarian sus nombres y cargos en titulares y en la picota. Porque ellos no y nosotros pueblo si debemos cargar con tales resultados en contra de nuestra propia calidad de vida y estabilidad economica? Yo quiero ver responsables, sus nombres, y al gobierno, en un acto de humildad, retomar la estrategia por los cachos y en un salto cualitativo repensar este trance tan dificil en lo economico asi como suele hacerlo con tanta habilidad en lo politico.

    • Comparto tu llamado y tu clamor Laura. Los errores deben señalarse para sostener la frente en alto y la mirada firme. Quien por acción u omisión acompaña el error de otro, se hace su coautor. Yo solo expongo la visión que sobre nuestra economía me señalan los resultados de mis investigaciones y la revisión crítica de las investigaciones de otros.

  5. «a mi juicio y en franca contradicción con la Teoría Monetarista, no es el factor determinante de la inflación, dado que la verdadera causa se encuentra del lado de la oferta»

    Existe inflación. En una economia de trueque?

    • Pregunta linda: Si la inflación no se puede explicar según la teoría monetaria, es decir, la inflacion no tiene que ver con la emisión de dinero, por que el gobierno le cobra impuestos a los privados? Por que no sólo eliminan los impuestos y se dedican solo a emitir tanto dinero como quieran o necesiten, o mejor aun porque el gobierno no entrega vía mi casa bien equipada una impresora que permita emitir tantos billetes como necesite la familia, o porque no permite que el jefe de familia con su cuenta del banco de venezuela, bicentenario, o carnet de la patria tenga un usuario administrador que le permita el mismo colocar tantos bolivares como necesite?

      Espero su respuesta.

      Ternura.

      • Todo depende del cristal con que se mire. L economía tiene dos caras llamadas lados. El lado de la demanda y el lado de la oferta. Si se mira el lado de la demanda, es la cantidad y la velocidad de circulación del dinero lo que causa inflación o, en otros términos, es la disminución de la demanda de dinero lo que causa inflación. Sin embargo, si se mira el lado de la oferta, es la escasez de bienes y servicios lo que causa inflación, es decir, la disminución de la inversión productiva por parte de los agentes económicos. Como la evidencia objetiva indica que los precios suben en la economía venezolana antes que el aumento de la liquidez monetaria, y dado que un principio fundamental del conocimiento científico es la precedencia de la causa frente a la consecuencia, preciso es concluir que la hipótesis monetarista no está corroborada en los hechos, lo que conduce naturalmente a considerar la hipótesis del lado de la oferta. Si tú, Pedro, estás en conocimiento de evidencia científica que refute la escasez de bienes y servicios por disminución o ausencia de inversión productiva como causa de la inflación, te invito a compartirla en este foro.

        • «es la escasez de bienes y servicios lo que causa inflación, es decir, la disminución de la inversión productiva por parte de los agentes económicos.»

          si esto es así, y el dinero es una mercancía mas en el mercado, cual única función es de servir como mecanismo de intercambio, esto quiere decir que aumentar la cantidad de dinero aumentara la cantidad de bienes y servcios que anteriormente fueron declarados por usted como escasos? no seria todo lo contrario que al tener mayor cantidad de dinero X y por alguna razón la cantidad de bienes y servicios baja esa cantidad X de dinero (que supongamos no fue modificada) compraría menos de esos bienes y servicios y por tanto tendría que entregar mayor cantidad de unidades monetarias con lo cual el poder adquisitivo de dicha unidad monetaria bajaría?

          «Como la evidencia objetiva indica que los precios suben en la economía venezolana antes que el aumento de la liquidez monetaria,

          Es decir, que por una subida de los precios de un bien o servicio (por razones desconocidas) en vez de esperar que el precio coordine a los agentes (incentivo a producir mas del bien o servicio) su respuesta es una validación del precio vía emisión o aumento de liquidez lo que aumenta aun mas la cantidad de unidades monetarias en términos de esos bienes y servicios , luego usted lo usa como una evidencia que es primero el huevo (aumento de precios) que la Gallina (emisión de moneda) es flojita su evidencia.

    • Si en una economía de trueque hoy me dan dos kilos de harina a cambio de un kilo de arroz, y mañana me dan cuatro kilos de harina por un kilo de arroz, ha ocurrido una elevación del precio del arroz, lo que obviamente es inflación. El medio de pago es irrelevante a efectos del fenómeno inflacionario.

      • T0: 2 Kg de harina = 1 kg de arroz, entonces, 1Kg harina = 1/2 kg arroz.

        T1: 4 Kg de harina = 1 Kg de Arroz, entonces, 1 Kg de harina = 1/4 Kg de arroz.

        como vemos hay una reducción en la cantidad de arroz que tengo que entregar por la harina, como es que ocurriría un aumento generalizado de los precios «inflación» en el trueque, en el trueque no hay dinero, por tanto no hay inflación (suba generalizada de precios) por tanto la inflación es siempre y en todo lugar un Fenómeno monetario.

        muy Flojito Sr Gavazut.

  6. «podemos con absoluta certeza concluir y en consecuencia afirmar que solo se logró uno de esos objetivos: Crear nuevas políticas cambiarias, dado que en efecto se creó una nueva política cambiaria, pues se eliminó el control de cambios y se sustituyó por el libre mercado. Aunque ello no significa absolutamente nada a efectos de la estabilidad de la moneda, como ciertamente ha quedado demostrado en los hechos, muy particularmente en las últimas tres semanas a lo largo de las cuales el tipo de cambio se duplicó y eso que ya no hay control de cambios.»

    «En consecuencia, el gobierno optó por reanudar la política de subsidios directos expansiva de la masa monetaria en circulación que, a mi juicio y en franca contradicción con la Teoría Monetarista, no es el factor determinante de la inflación, dado que la verdadera causa se encuentra del lado de la oferta»

    WtF?

    • Ambos planteamientos que citas de mi artículo no son contradictorios entre sí, por lo que no se entiende lo que quieres decir con este comentario.

      • como es que se va a lograr estabilizar la moneda y el gobierno sigue dando dinero para subsidios? como aumenta la oferta de bienes y servicios si tiene a una gran cantidad de l a población viviendo de subsidios y regalos condicionados.?

  7. «Ese fenómeno, indiscutiblemente, se ve agravado aún más por el impacto que tienen los portales web de información del tipo de cambio paralelo a los cuales todos los agentes económicos, sin excepción, les profesan ferviente credibilidad y validez, pero cuyos dueños manipulan, a veces incluso de manera burda y groseramente evidente, la cotización de la moneda, persiguiendo con ello dos objetivos: obtener jugosas ganancias de arbitraje y, al mismo tiempo, desestabilizar la base social de apoyo al gobierno bolivariano.»

    Como obtienen las ganancias del arbitraje? En bolivares?

    Tierno

    • Compras dólares a un precio menor, manipulas el tipo de cambio, y luego los vendes a un precio mayor en virtud de dicha manipulación. O simplemente haces que tus dólares valgan más y así puedes comprar bienes inmuebles, por ejemplo, a cambio de mucho menos dólares de los que pagarías antes de la depreciación del bolívar. Antes del inicio de la guerra económica, un inmueble que a lo mejor valía 70.000 dólares, hoy en día pudiera valer 5.000 dólares.

      • supongamos que lo que usted dice es cierto:

        T0: Un «manipulador» compra 1.000 dolares con 10.000 VES, eso le da que por cada dolar pago 10 VES. tasa de cambio USD/VES: 10 Ves

        El «manipulador» ahora de alguna forma crea una pagina y dice que el precio del dolar es 100.000 VES.

        El «Manipulador» logra encontrar a alguien con tanta liquidez que le permite pagar ese precio y vende los 1000 $ a 100.000 VES, eso le da 100.000.000 VES.

        En términos nominales el «Manipulador» obtiene una ganancia de 10.000VES -100.000.000 VES = 99.990.000 VES, pero en términos reales no a ganado nada ya que si espera mucho tiempo para re-comprar los dolares de nuevo otro Manipulador puede hacer subir el precio del dolar desde su pagina con lo cual no podrá re comprar los mismos 1.000$ del inicio. y si suponemos que lo hace para comprar productos, en términos reales la inflación le va ganando a la apreciación del dolar en términos de bolívares.

        Una persona que haya alguna vez invertido en mercados Forex o cualquier otro mercado sabe que la ganancia esta en la volatilidad y en realidad el dolar no la tiene en términos de bolívares, ya que el bolívar tiene una sola tendencia y es en caída libre a Cero.

        una vez mas flojito.

        «Antes del inicio de la guerra económica, un inmueble que a lo mejor valía 70.000 dólares, hoy en día pudiera valer 5.000 dólares.»

        acá usted usa un concepto errado y habla de «Valor» para referirse al precio y es meridiana su equivocación , por que? El valor es algo Subjetivo, para lo que usted tiene algún valor para mi no lo tiene y esa subjetividad es vital para definir el precio. Veamos, usted trata de alegar que el precio de los inmuebles baja por un fenómeno inexplicable «inicio de la guerra económica» o por la depreciación del bolívar en términos de dolares, algo sin sentido como vimos. la realidad es que para nadie es un secreto el aumento de la oferta de los inmuebles con tantas personas huyendo del desastre económico socialista, con lo cual las personas compiten por vender rápidamente sus casas y la entregan por una cantidad de dolares que ellos creen que les servirá mas para su vida en otro país que tener un inmueble que cada vez se deteriora mas, en un país con servicios públicos colapsados, con una población cada vez mas empobrecida sin capacidad de tomar deuda para financiar la compra de viviendas, lo que provoca el colapso del precio de la vivienda.

        una Vez mas Muy Flojito Sr Gavazut.

  8. «Por cierto que las jugosas ganancias cambiarias no son privativas de los dueños de esos portales web, pues son muchos quienes se lucran de esa actividad francamente criminal: comerciantes, empresarios, inversionistas, boliburgueses advenidos a esa condición por obra y gracia de la corrupción, entre otros.»

    Pero, por que si obtienen tantas ganacias, cada vez hay menos empresas y comercios? Por que quiebra de tantos comercios? Por que el PIB no para de caer?

    Lindo.

    • Todo eso ocurre por la recesión de la economía real. Las ganancias por especulación cambiaria son meramente financieras. Siempre son posibles siempre que exista un mercado cambiario donde se compran y vendan divisas a cambio de bolívares.

      • Pero, un comerciante puede vender productos como usted a dicho siempre a un mayor precio en bolívares, con lo cual recaudara mas bolívares, con lo cual tendrá mayor capacidad de especular con el precio del dolar, con lo cual se hace mas rico y eso le permite iniciar de nuevo el circulo en una espiral eterna de riqueza sin limites.

    • Todo eso que planteas se debe a la recesión económica. Las ganancias cambiarias son meramente financieras. Mientras exista un mercado donde se puedan comprar y vender divisas a cambio de bolívares, siempre se podrán realizar esas ganancias.

  9. «En fin, incluso si la Teoría Monetarista de la Inflación fuese verdadera, el fenómeno del surgimiento y expansión gradual de la Liquidez Monetaria Paralela, estaría dando al traste con la política monetaria y fiscal restrictiva adoptada por el BCV desde el 20 de agosto del año pasado. No importa que no haya bolívares suficientes para poder comprar divisas a un tipo de cambio muy elevado, pues la divisa se está utilizando directamente como medio de pago y, por ende, está circulando en la economía con ese carácter. Y como también es una unidad de cuenta, su valor relativo al bolívar puede incrementarse como tal unidad de cuenta (valor referencial entre el bolívar y la divisa = tipo de cambio) incluso pese a que no haya suficientes bolívares en circulación, pues ahora hay divisas en circulación (o sea, liquidez monetaria paralela).»

    M Rothbard
    Que ha hecho el Gobierno de nuestro dinero?

    «Al principio, cuando los precios suben, la gente dice: «Bueno, esto es
    anormal. El resultado de una emergencia. Pospondré mis compras y
    esperaré hasta que los precios vuelvan a bajar». Esta es la común
    actitud durante la primera fase de una inflación. Esta idea modera la
    propia subida de precios y oculta la inflación. Pero, conforme la
    inflación evoluciona, la gente empieza a darse cuenta de que los
    precios suben de forma perpetua como resultado de una inflación que
    también es perpetua. Ahora la gente dirá: «Compraré ahora, aunque
    los precios sean altos, porque si espero, los precios subirán aún más».
    El resultado es que ahora la demanda de dinero cae y los precios
    suben proporcionalmente más que lo que aumenta el dinero disponible
    u oferta monetaria. Llegados a este punto, es frecuente que se pida al
    gobierno que «alivie la escasez de dinero» causada por la subida
    acelerada de los precios, y que infle todavía más deprisa. Pronto, el
    país alcanza el estadío de hiperinflación, cuando la gente dice: «Tengo
    que comprar cualquier cosa ahora, lo que sea para desembarazarme
    del dinero que se deprecia estando en mis manos». La oferta de dinero
    se dispara, la demanda cae en picado, y los precios suben
    astronómicamente. La producción cae abruptamente conforme la
    gente dedica más y más tiempo a buscar formas de deshacerse de su
    dinero. El sistema monetario ha sido efectivamente destruido y la
    economía recurre a otros tipos de dinero, si se dispone de ellos: a otro
    metal, a moneda extranjera -si es una inflación limitada a un solo país-
    , o incluso se vuelve al sistema del trueque-. El sistema monetario ha
    sido aniquilado por el impacto de la inflación.»

    • Es muy interesante ese planteamiento, sin duda, pero parte de una premisa indefinida o indeterminada, pues da por sentado que “al principio los precios suben…” sin explicar la causa original de esa primera subida de precios. Evidentemente los precios suben por decisión voluntaria de un monopolio que no puede impedirse mediante oferta alternativa competitiva. Esta es una explicación del origen de la subida de precios que solo puede hacerse por el lado de la oferta. El monetarismo no explica el origen de la subida de precios y lo oculta o disimula al desviar la atención hacia la emisión de dinero por parte del Estado, pretendiendo con ello echarle la culpa de la inflación sin señalar la responsabilidad que tiene el sector privado que deliberadamente no invierte para aumentar la oferta de bienes y servicios, porque no le conviene disponer de sus propias divisas para hacer inversiones cuyo retorno en divisas no está garantizado porque la renta petrolera y la consecuente oferta de divisas en el mercado cambiario han disminuido por debajo del nivel de riesgo máximo aceptable para realizar la inversión. Claro, además de la intencionalidad política que también subyace a las decisiones de inversión en Venezuela.

      • veamos que nos dice el Mismo M Rothbard:

        «2.- Los efectos económicos de la inflación.

        En una economía de trueque, los funcionarios del gobierno solo pueden expropiar recursos de una forma: tomando bienes en especie. En una economía monetaria se encontrarán con que es más fácil tomar activos monetarios y utilizar entonces el dinero confiscado para adquirir bienes y servicios para el gobierno o para entregarlo como subsidio a grupos privilegiados. Esa apropiación se denomina imposición o tributación-

        …..Pero si el gobierno es capaz de encontrar formas de falsificar el dinero – de creación ex novo de dinero – puede crear rápidamente su propio dinero sin necesidad de molestarse en vender servicios o explotar minas de oro. Puede de esa manera apropiarse recursos sigilosa e inadvertidamente, sin levantar la hostilidad que los tributos llevan consigo. De hecho, la de dinero puede provocar en sus víctimas la ilusión dichosa de una prosperidad sin parangón. La no es sino otro nombre para la inflación, ambas crean nuevo
        «dinero» que no es ni oro ni plata y ambas funcionan de forma parecida. Y ahora vemos porqué los gobiernos son inherentemente inflacionarios: porque la inflación es un medio sutil y poderoso que les permite obtener recursos públicos, una forma de tributación indolora y de lo más peligrosa.

        Para medir los efectos de la inflación, veamos que sucede cuando un grupo de falsificadores realizan su trabajo. Supongamos que la economía tiene una oferta disponible de 10.000 onzas de oro, y los falsificadores son tan astutos que sin ser detectados logran inyectar en ella otras 2.000 «onzas» más ¿Cuales serán las consecuencias? Primero, los falsificadores obtendrán una clara ganancia. Cogen el dinero recién creado y lo emplean en comprar bienes y servicios. En palabras de una famosa viñeta del diario New Yorker, que mostraba a un grupo de falsificadores en sobria contemplación de su mañoso trabajo: «La venta minorista está a punto de recibir una necesaria inyección en el brazo». El nuevo dinero se abre camino, paso a paso, a través del sistema económico. Conforme el nuevo dinero se extiende, eleva los precios -como hemos visto, el nuevo dinero solo puede diluir la efectividad de cada dólar. Pero ese efecto de dilución lleva tiempo y es, por consiguiente, desigual; mientras, alguna gente gana y otra, pierde. En resumen, los falsificadores y sus distribuidores locales experimentan un aumento de sus ingresos anterior a las subidas de los precios de las cosas que compran. Pero, de otra parte, la gente que se encuentra en áreas remotas de la economía, que aún no ha recibido el nuevo dinero, experimenta subidas en los precios de los productos que compran que son previas a la de sus ingresos. Los minoristas de la otra punta del país, por ejemplo, sufrirán pérdidas. Los primeros en recibir el nuevo dinero son los que más ganan, a expensas de quienes lo reciben en último lugar. La inflación, entonces, no confiere un beneficio social generalizado; en cambio, redistribuye la riqueza en beneficio de los que son los primeros en recibir el nuevo dinero y a expensas de los rezagados en la corriente de dinero. Y la inflación es, en efecto, una carrera que consiste en ver quién es capaz de conseguir el dinero antes. Los últimos en llegar, los que en mayor medida sufren la pérdida, son con frecuencia llamados los «grupos de perceptores de rentas o de ingresos fijos».

        La inflación tiene otros desastrosos efectos. Distorsiona una piedra angular de nuestra economía: el cálculo económico. Como los precios no cambian todos uniformemente y a la misma velocidad, se hace muy difícil a las empresas separar lo duradero de lo transitorio y evaluar correctamente las demandas de los consumidores o el coste de sus operaciones. Por ejemplo, la práctica contable registra el «coste» de un activo por el importe que la empresa ha pagado por él. Pero si la inflación interfiere, el coste de reponer o sustituir el activo cuando se desgasta será muy superior al contabilizado en los libros. La consecuencia es que la contabilidad de la empresa sobrestimará considerablemente sus beneficios en períodos de inflación y puede hasta consumir el capital, mientras aparentemente, incrementa sus inversiones. Del mismo modo, los accionistas y propietarios de bienes raíces obtendrán ganancias de capital durante etapas de inflación que no son realmente «ganancias» en absoluto. Pero pueden gastar parte de esas ganancias sin darse cuenta de que con ello están consumiendo su capital original.»

        Como vemos El gobierno y su Banco Central no son mas que Falsificadores de dinero que ante la incapacidad o la impopularidad de ir y quitar directamente las especies a la gente lo hace por medio de la emisión de dinero para cubrir su déficit de recursos.

        Como vemos también los primeros en recibir ese dinero son los que se benefician mientras los últimos son los perjudicados, entre esos están los que tienen sus ingresos fijos, es decir, los trabajadores, pensionados, etc,

        a los lectores de este portal, tengan en cuenta que ustedes, los trabajadores y pensionados, son los mas perjudicados de la emisión de dinero y el aumento de la masa monetaria, que eso es un robo directo que el estado les esta propinando. que los académicos, economistas o articulistas que dicen que la emisión de dinero y que piden inflar aun mas, pidiendo mas dinero, son por lo general los que primero reciben ese dinero recién creado, por lo general no producen o tienen un trabajo que genere no genera bienes o servicios necesarios para el común de las personas, solo se dedican a escribir sin sentidos y teorías que carecen de sentido común.

  10. «Al día de hoy, el petro, después de haber sido calificado por la agencia Dagong, la calificadora de riesgo más influyente de China, como una “genialidad financiera”, no es más que el hazmerreír del mundo de las criptomonedas. ¡Qué indignante decepción!»

    Absolutamente de acuerdo, es una burla un chiste.

  11. «Quizás estoy siendo demasiado severo en mi crítica, pero en lo personal defendí tanto y aupé públicamente al petro con tanta esperanza y convicción, tanto en los medios de alcance nacional como en los de alcance internacional, que ver en lo que quedó convertido o, al menos, lo que apenas representa en este momento, es francamente decepcionante»

    Queda demostrado su ignorancia absoluta en el tema.

    • Con toda honestidad, Pedro, deseo que las conclusiones a las que he llegado en mi artículo sean fruto solo de mi ignorancia y además no tendría ningún problema en reconocerlo. Lamentablemente los hechos, la cruda realidad que todos estamos viviendo, demuestran que no se trata de afirmaciones ignorantes de mi parte, sino de los factores que señalo en mi análisis.

      • su ignorancia en particular es en el tema de Criptomonedas, una persona con lo mínimo de conocimiento se daría cuenta que desde el principio lo del petro era un sin sentido.

  12. En vista de algunas incongruencias plasmadas en este artículo, paso a dejar algunas ideas de un reconocido economista que no puede ser tildado de Liberal, neoliberal, ortodoxo, monetarista, o cualquier otro calificativo idiota con el que comúnmente se trata de forma peyorativa a aquellos que no tienen el mismo esquema de pensamiento que los «academicos» que en este portal escriben, con lo cual hacen gala de la falacia del hombre de paja. En este caso el economista que propongo es un laureado Nobel y que en múltiples ocasiones fue referenciado por articulistas de este portal, ese no es más ni menos que Paul Krugman. Veamos que nos dice sobre: déficit fiscal, emisión monetaria, Inflación y TMM. Espero los heterodoxo tiernos lo puedan disfrutar, tome algunas citas ya que el artículo está en ingles, igual se los dejo completo en el link, si es que Salas no se molesta y borra el comentario como comúnmente hace cuando algo no le parece agradable.

    Que los disfruten, tiernos.

    «Pongamos un ejemplo medianamente concreto. Supongamos que en una fecha futura (…) el gobierno de EE.UU. se compromete a gastar el equivalente al 27% del PBI mientras que las leyes impositivas solo le permiten recaudar el 17% del PBI. Consideremos qué sucede en ese caso bajo dos escenarios. En el primero, los inversores creen que el gobierno eventualmente incrementará su ingreso o recortará su gasto y están dispuestos a prestarle lo suficiente para cubrir el déficit. En el segundo, por algún motivo, los inversores se rehúsan a comprar bonos del gobierno.»

    «Entonces el gobierno termina financiándose con la impresión de dinero, haciendo que el sector privado acepte pequeños papeles verdes (violetas en nuestro caso) a cambio de sus productos y servicios. Creo que los teóricos de la Moderna Teoría Monetaria (economistas a los que se refiere Kurgman en el post que poco se diferencian de nuestros funcionarios) estarán de acuerdo con que esto generará inflación; no sé si se dan cuenta que un déficit financiado con emisión monetaria es más inflacionario que uno financiado con la emisión de títulos públicos.»

    «Bueno, lo es. Y en mi hipotético ejemplo, es muy probable que el déficit financiado con emisión termine en una hiperinflación.»

    «… es claro que cualquier intento de extraer demasiados recursos del señoreaje (…) lleva a una infinita espiral alcista de la inflación. En efecto, la moneda se destruye. Esto no pasaría, incluso con el mismo déficit, si el gobierno todavía pudiera vender bonos.»

    Artículo completo, en ingles:
    https://krugman.blogs.nytimes.com/2011/08/15/mmt-again/

    • Oh!! Gran Sabio Sr Pedro explique usted con su gran sabiduría que es lo que se necesita hacer para que la economía de nuestro país funcione? Muchas quejas de parte de usted al artículo, pues proponga con su suma sabiduría acciones a tomar.

      Tierno.

    • jajaja, eso es muy gracioso, y quién dice que eso no está sucediendo en EE. UU., no es un ejemplo ficticio, esa es la realidad. ¿y dónde cree que termina la mayor parte de esa inflación escondida bajo la alfombra en Estados Unidos? tierno. jajajaja, no digo yo.

    • Bueno, yo no soy académico. Mi desempeño está en la investigación independiente. Si alguien asume una escuela de pensamiento y la defiende a ultranza, debe afrontar la responsabilidad por las consecuencias que para millones de seres humanos tienen sus recomendaciones. Lo contrario es escurrir cobardemente el bulto ante la tragedia ocasionada por la irresponsabilidad profesional.

  13. Saludos, Luis Gavazut.

    Los planteamientos de su artículo son muy interesantes, pero más aún lo son las respuestas suyas a los comentarios tendenciosos que le hacen el lobby a una corriente de marketing que desde las redes intenta posicionar y dar autenticidad cómo únicamente válida a la matriz de opinión de que la causa de la hiperinflación en Venezuela se origina por la generación de “dinero inorgánico” de parte del Estado, para lo cual incluso, se adjudican la propiedad académica e intelectual para sostenerlo y hasta para descalificar cualquier otra posición opuesta que les demuestre lo contrario.

    Estas vocerías por supuesto, obedecen al interés particular de ciertos sectores de poder que necesitan mantener la hegemonía del dólar; los cuales sin embargo por sí solos desmontan tales afirmaciones al no saber explicar cómo es que en Estados Unidos en poco más de 6 años (de 1999 al 2006) se haya duplicado la masa monetaria y no se produjo inflación, al menos en los niveles esperados. O en tales circunstancias, si el supuesto “dinero inorgánico”, así llamado, resulta de la emisión de dinero sin respaldo en la producción y que según lo que ellos afirman con tanta vehemencia, es lo que la produce la inflación. ¿Cómo es que Estados Unidos lleva más de una década cubriendo el déficit fiscal con emisión de deuda, al punto que dicha deuda durante ese período se haya más que duplicado y ese “dinero inorgánico” (dado que si estuviera respaldado en la producción no hubiera déficit ¿no creen?), tampoco genera la inflación que todo ello supone?

    Sin embargo, para ir directo al punto y para ver qué tanto se ponen en evidencia, a los tales les preguntaría: En un supuesto hipotético, por demás para mí negado, cancelado y trasmutado; si el Gobierno Bolivariano se dejara convencer por las voces academicistas que “Derrotaron al Control de Cambio” y en un fase superior (porque ya nada me sorprende) propusieran que se tomara el 8% de las Reservas Internacionales para recoger toda, entiéndase bien, TODA la liquidez monetaria en base a la paridad que surge del “libre mercado” y el gobierno decidiera seguir tal recomendación y a partir de entonces “dolarizara la economía” (perdóname pueblo por semejante disparate), entregando la hegemonía monetaria como ustedes quieren ¿Creen que con los niveles de producción tan bajos que tenemos y el porcentaje de demanda insatisfecha, con esa cantidad de dólares circulando se controlaría la inflación sin aumentar la producción?

    Antes de apresurarse a dar una respuesta casi orgásmica con su acostumbrada verborrea de que eso atraería inversiones, les abriría las puertas hacia la Libertád (con acento en la de “d”, se lo puse a la “á”, porque el procesador de palabras no me permite acentuar consonantes),… and so on; consideren la reality interruptus que la Burguesía Revolucionaria y la que no lo es también, se quejarían porque serían obligados a adecuarse a los márgenes de ganancia de la economía global que en el mejor de los casos no supera el 8%, cuando aquí la Ley les permite un máximo de un 30%, pero que todos sabemos que la dinámica oligopólica y rentística que ellos impusieron les genera utilidades por el orden de unos cuantos de cientos de veces más.

    Ah, pero además, en ese supuesto anterior, que no les quepa la menor duda que Papá Estado saldría a protegerlos a los porecitos empresarios, tan buenos ellos y nos colocaría restricciones al pueblo para que no salgamos a hacer compras al exterior donde siempre sería más barato, esto para no quebrarlos a ellos que aunque especulan dan empleos, de paso inyectando todos las divisas que ingresan por concepto de rentas, petrolera y minera, a la economía para corresponderse con lo que exige la dinámica, pero sin observar que se eleve la producción de los bienes de consumo que se necesitan para cubrir la demanda insatisfecha, toda vez para el privado siempre sería más fácil subir los precios para captar dólares que producir y más cuando se tiene el monopolio en un mercado cautivo.

    De esta manera, les reformulo la pregunta ¿Es la inyección de dinero la que causa la hiperinflación en Venezuela o la falta de producción que se origina de la cultura rentística y parasitaria del sector privado?

    …y como en los tiempos cuando pasaron por sus Alma Mater, razone su respuesta!

    Solo el pueblo salva al pueblo.

  14. ¡Diablos!
    Vengo a leer el artículo, pero lo único que veo es que los argumentos van hacia la defensa del gobierno, culpar a los empresarios de monopolistas y culpar al monetarismo. El problema es que el problema económico se sale del análisis acerca de la paridad cambiaria, el monetarismo y la retórica. ¿Qué podíais esperar de Maduro y su plan?
    Esto no tiene sentido ya, el debate capitalismo vs socialismo acabó, son discusiones dogmáticas y obsoletas, eso de buscar al capitalista como enemigo ya no es tema de discusión. Más bien propongan como mejorar la gobernanza, la institucionalidad del país, la profesionalización del sector público y la efectiva política social; sin sesgos ideológicos. Realmente, todos sus escritos que buscan proteger al gobierno y justificar sus fracasos, solo sirven para mantener en el poder a los rentistas que están en el seno del poder, que representan a un gran porcentaje de la burguesía nacional.
    Por ahí anda más de un gobernador del partido «socialista» unido de Venezuela, haciendo negocios y demostrando abiertamente su tendencia capitalista y burgués.

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*