¿Cómo terminará todo esto? (IV) A propósito del Plan de Recuperación, Crecimiento y Prosperidad Económica

Así la cotidianidad, nuestros intereses, deseos y expectativas no valen menos y pueden seguir siendo el motor de nuestras vidas, a mucha honra, como se dice, pero en adelante será imposible sostener las fantasías que tarde o temprano serán nuestra perdición en tanto que pueblo: aquella que nos coloca como puras víctimas impotentes y aquella que nos hace creer que todo va estar bien sin afrontar aquello que determina el padecimiento. LEER MÁS

Ir a la barra de herramientas